Estoy indignada

Abr 10, 2018- 19:51

En apenas 20 días se organizó una MARCHA PRO VIDA que se llevó a cabo el pasado 7 de abril. Un grupo de ciudadanos preocupados por la agenda pro aborto, entre ellos varios pastores, se reunieron para discutir el llamado de la diputada del FMLN, Lorena Peña, para despenalizar urgentemente el aborto en 4 famosas causales. “En la próxima legislatura será más difícil”, reconoció ella misma porque cambió radicalmente el formato de diputados. La mayoría de diputados nuevos son de pensamiento pro vida, y la fracción del FMLN bajó notablemente su representación, y con ello, la posibilidad de pasar nuevas leyes absurdas que solo la agenda izquierdista maneja.

Estoy indignada, como una ciudadana común, que no sabe de política, pero que ama la vida, y la defiendo, y me indigna que haya tantas personas locales y extranjeras que vienen pagadas a interrumpir nuestra legislación empujando y casi que obligando, a aprobar una ley que la quiere una pequeña minoría, liderada por la izquierda. La iniciativa tan bella del 7 de abril, organizada por el Movimiento de Transformación Nacional, esa, debería ser noticia agradable y perfecta para el pueblo salvadoreño. No hay ingresos de extranjeros, ni tampoco patrocinios, sino el corazón ardiente de salvadoreños de todo trasfondo que defendemos la vida.

Simples ciudadanos, católicos y evangélicos se unieron apoyando la iniciativa que organizó en poco tiempo el Movimiento de Transformación Nacional. Nadie les pagó por participar, nadie los obligó, nadie los amenazó. Es simplemente una forma de decirles a los diputados que El Salvador es pro vida. Bien dijo Moisés Urbina en su entrevista que este país está compuesto por el 99.9 % de personas católicas o evangélicas. Y si metemos a Dios en este asunto del aborto, la conclusión es lógica —la Biblia dice “No Matarás”. Punto. Matar a un bebé en formación en el vientre es igual que matar a un adulto. No hay diferencia.

Estoy convencida de que los embarazos no planificados son enviados de Dios al mundo, como Juan Pablo II y Steve Jobs por mencionar a dos famosos. Los embarazos planificados son un regalo de Dios a las parejas que los planificaron.

No se sabe cuál es la gran misión de vida que Dios le ha entregado a ese ser que se está formando en el vientre de una mujer, que no lo planificó. No podemos jugar a ser Dios.

Conozco de primera mano a dos personas con la siguientes historias: la primera le dijo el médico que su bebé venía mal y sugería terminar el embarazo —decidieron seguirlo y dar a luz así como viniera ese bebé. Resultado: nació una bebé sana, entera y sin ningún problema. La segunda historia: le dijeron que su bebé estaba bien. Todo estaba perfecto, si no “se hubiese detectado antes”, les aseguró el médico. Resultado: nació un niño con síndrome down. OTRA DE LAS CAUSALES —EL DOCTOR DETERMINA SI VIENE MAL O NO EL BEBÉ Y DEBE TERMINARSE EL EMBARAZO… en ambos casos se equivocaron los doctores.

TERMINAR (“INTERRUMPIR” DICEN ELLOS) CUANDO ESTÁ EN PELIGRO LA VIDA DE UNA MADRE: Ya existe esta solución, pues el médico tiene toda la potestad para determinar cuándo la mamá está en peligro y debe hacerse una cesárea de emergencia y tratar de salvar AMBAS vidas. No necesita otra ley que le otorgue ese permiso. Tres de mis 4 embarazos fueron de alto riesgo. No debieran existir ninguno de mis hijos. ¿Entonces? ¿Me morí? NO. ¿Estuve en peligro? SÍ. ¿Nacieron mis hijos y están sanos? Totalmente… ¿ A cuál tenía que haber matado, Sra. Lorena? ¿Con la que tuve preeclampsia y placenta calcificada? ¿Con el que nació prematuro? ¿O la que tuve placenta previa? ¿Cuál de los 3 quiere que mate? Tres seres extraordinarios.

Yo le pregunto a la futura exdiputada Lorena Peña: ¿Y si la hubiera abortado su mamá? Un aborto es un aborto. Matar a un bebé inocente es algo que no debemos tomar tan “light”. Es cierto, hay diversas circunstancias por las que las mujeres salen embarazadas, y la mayoría de veces es “inconveniente” estar embarazada, y esta es la razón numero uno para buscar hacerse un aborto. Ninguna de las causales cubre la “inconveniencia”. Las cuatro causales solo son excusas.

Mujer, si fuiste violada y decidiste tener a tu bebé, cuenta tu historia. Si tuviste un bebé especial y te lo dijo o no el doctor y lo estás criando, cuenta tu historia. Si fuiste forzada y engendraste un bebé, cuenta tu historia. Si tu vida estuvo en peligro y tuviste un embarazo de alto riesgo y decidiste tener a tu bebé, cuenta tu historia. Si te recomendaron tener un aborto y abortaste, cuenta tu historia. Envíala a decidocontarmihistoria@gmail.com. De esta manera me ayudas a contar historias reales de bebés que han cambiado la historia de tu vida, nacidos y no nacidos. Este es el momento de hablar, contar tu historia. No tardes en hacerlo. ¡¡El Salvador necesita escucharla!! Puede ser anónima, pero detalla la edad y la circunstancia por la que estuviste embarazada y cómo lo resolviste. ¡Espero noticias tuyas!

Colaboradora de
El Diario de Hoy

Te recomendamos

Noticias La “Mansión Guirola” y la historia de la enigmática familia
Noticias El Salto de Malacatiupán y sus míticas leyendas
Noticias Comuna de la capital anuncia creación de Corredor Urbano