×

Síguenos en

La importancia del silencio

El importante es el silencio desarrollado voluntariamente y con la finalidad de encontrar la paz interior, que casi siempre ha sido relacionado con los aspectos espirituales o religiosos de la humanidad.

Por Mario Aguilar Joya*

Sep 24, 2016- 19:29

La importancia del silencio como atributo es trascendental desde tiempos antiguos, es así como descubrimos que la mitología griega contaba con un dios del silencio, llamado Harpocrates. Esta figura mítica era representada como un niño desnudo y con el dedo índice de la mano derecha cruzando los labios, en la clásica insinuación universal que todos conocemos como indicación para guardar silencio. Además tenía una corona y en el cabello una trenza que caía por el lado derecho de su cabeza en una forma similar a la que usaban los egipcios, lo que ha hecho suponer que fue un dios tomado de esa cultura. 

Como vemos, el silencio es una condición voluntaria reconocida como significativamente importante desde la antigüedad. Sin embargo, no nos referimos al silencio que acompaña a la indiferencia o al silencio que escolta a las personas enemistadas, tampoco es el silencio de la indolencia frente al semejante que sufre y que denota nuestro desinterés en el bienestar de nuestros semejantes. 

El importante es el silencio desarrollado voluntariamente y con la finalidad de encontrar la paz interior, ese es el silencio que casi siempre ha sido relacionado con los aspectos espirituales o religiosos de la humanidad. 

Es el que desarrollan los monjes de diferentes religiones quienes han utilizado el silencio en la práctica diaria en su vida contemplativa como un preámbulo para la meditación y la oración. La importancia de esta práctica radica entre otras cosas en la comprensión que el Misterio de Dios está relacionado con experiencia del silencio. 

Es en esta búsqueda para que el público no religioso comprenda la importancia del silencio que se realizó el documental “Into Great Silence” (Dentro del Gran Silencio) de Phillip Gröning, quien en el 2003 filmó durante seis meses la vida de los monjes Cartesianos en el monasterio francés de Chartreuse en los Alpes franceses. 

Este documental no tiene sonidos respetando el voto de silencio de estos monjes, haciendo notar sonidos que rara vez oímos y por tanto no estamos acostumbrados a ellos. Aun cuando el documental pertenece al “cine mudo” fue catalogado como uno de los diez mejores documentales del año en que se estrenó, con un 80% de personas considerando que había tenido un impacto positivo en sus vidas, incluyendo la mejoría en el ánimo y en la sensación de bienestar general. Estadísticas que no deberían extrañarnos pues cada vez con más frecuencia la ciencia médica atribuye propiedades curativas al silencio. Esto es, las personas que se permiten periodos tranquilos y en ausencia de sonido en su vida cotidiana logran tener menos episodios de ansiedad e hipertensión arterial y logran controlar mejor trastornos neurológicos como dolores crónicos. 

En un mundo cada vez más agitado, intranquilo y ruidoso debemos recordar que la importancia del silencio va mas allá del simplemente “no pronunciar palabras” para escuchar lo que otros tienen que decir. Es decir, trasciende el silencio de las palabras para llevarnos al silencio del cuerpo y de la mente. Debemos entender que esta práctica milenaria puede convertirse en un modo de vida que nos lleve a ser más sanos permitiendo así que la práctica del silencio se convierta en una forma de medicina preventiva. 

*Médico y colaborador 
de El Diario de Hoy.