Carta a ‘La Juana’, la Chayo Murillo salvadoreña

Por Paolo Luers
Periodista

Feb 19, 2020- 15:25

Como las cartas siguen y reflejan la agenda política, lo más lógico sería escribir una a Frederick Benítez, el presidente de ANDA, y a Ana Orellana Bendek, la ministra de Salud. Ambos fueron interpelados por la Asamblea para explicar la reciente (o permanente) crisis del agua y no pasaron el examen. Hasta Carolina Recinos, la comisionada presidencial que Bukele puso a coordinar su gabinete y que pasó tres días enteros en la Asamblea para pastorear a sus protegidos, dijo “pendejos” cuando escuchó cómo mutuamente se echaron la culpa por la ausencia de control científico del agua potable.

Pero a esta altura, cuando ya todo el mundo hizo burlas al “maistro de ANDA” y “la maistra de Salud”, ¿rematar el chiste con una carta? No. Mejor me quedo con este otro personaje, que últimamente está cobrando mucha importancia en el gobierno Bukele: Carolina Recinos. Ha estado muy cerca a Nayib Bukele, desde su incursión a la política como candidato a alcalde de Nuevo Cuscatlán.

Brincaron varios en el FMLN: No otra vez “Las Juanas”. Así fue conocido el grupo de las hermanas de Carolina Recinos, también incluyendo a sus respectivos maridos, que con gran cantidad de conspiración lograron incrustarse en las estructuras del poder del FMLN, sobre todo en la capital.

Eran los años de las luchas entre revolucionarios y renovadores dentro del FMLN. En medio de estas dos tendencias que tenían ideologías definidas quedó un grupo indefinido, del cual luego nació el FDR. Y dentro de este grupo estaban “Las Juanas” y su cabeza, Carolina Recinos.

Durante el mandato del Dr. Héctor Silva, Carolina nunca logró el poder detrás del trono que ella reclamaba y que le encanta, viendo como actúa hoy, arropada del poder de Bukele. Pero el momento de ella y sus “Juanas” llegó cuando Carlos Rivas Zamora asumió la silla edilicia en San Salvador. Detrás de este personaje débil, Carolina llegó al poder como gerente general de la alcaldía. La mezcla entre oportunismo político, conspiradora nata y tendencias autoritarias hizo que la comenzaran a odiar tanto los renovadores de Facundo como los revolucionarios de Schafik.
Salió y fracasó con el FDR y se separó de la política.

En 2012, a la par de Nayib (o más bien detrás de él), la vieron regresar triunfalmente. Nadie del Frente le dio la bienvenida. Nunca la volvieron a dejar entrar al partido. Bukele era un personaje desconocido y extraño para ellos, pero Carolina era la vieja conocida, la conspiradora con ansias de poder, de la cual se acordaban demasiado bien. “Vino la Chayo Murillo, buscando a su Daniel Ortega que la lleve al poder”, dijeron otros…

Incondicional con el líder que la lleva al poder, o sea hacia arriba, y manipuladora y autoritaria hacia abajo. Así la conocieron cuando Rivas Zamora la puso como gerente general. ¿Habrá cambiado hoy que controla un buen pedazo del poder del Ejecutivo?

A Nayib Bukele le gusta este tipo de servidores. Adecuó las instituciones de Casa Presidencial para ellos. Desapareció la Secretaría Técnica que era un poder propio en Casa Presidencial difícil de controlar por los presidentes e instaló, hecho a la medida para Carolina Recinos, la Comisionada de Operaciones del Gabinete. Buen título para una típica operadora política, sin profundidad de conocimientos técnicos y teóricos. Su fuerte: ¿Cómo operar un gabinete para que funcione como el presidente quiere: flexible, moldeable, mediocre pero leal?
Así que “Juana”, ¿llegaste donde querías llegar? Estás muy cerca del poder.

Lo puedes tocar y parcialmente ejercer. Pero Nayib Bukele no es ningún Daniel Ortega que se va a dejar manipular. Y sobre todo, vos no sos la esposa del presidente.

Saludos, Paolo Lüers

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad