POLÍTICA: Ley de Agentes ExtranjerosCovid-19: Variante ómicron NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador SUCESOS: Casos de desaparecidos

Carta a los jueces: Ahora veremos de qué madera están hechos

Por Paolo Luers
Periodista

Estimados jueces:

Hemos llegado al capítulo “Jueces” en el “Libro de Jugadas” de Bukele, que mencionó Jean Manes, a nombre del gobierno de los Estados Unidos. Ahora, la cosa es con ustedes, pues está en juego (más bien en peligro) su dignidad y el espacio que tendrán para aplicar la justicia de manera justa, independiente y apegada a la Constitución.

Las jugadas de los capítulos anteriores del manual llamado “Cómo llegar al Poder Total” ya concluyeron exitosamente, desde el punto de vista de Casa Presidencial. Tomar control de la Policía, cumplido. Tomar control de la Fuerza Armada, cumplido. Tomar control de la Asamblea, cumplido. Tomar control de la Fiscalía, cumplido. Tomar control de la Sala de lo Constitucional, cumplido. Tener mayoría en el pleno de la Corte Suprema de Justicia, cumplido.

Faltaba la columna vertebral del sistema judicial: el cuerpo de jueces. Para tener control total, había que purgarlo de personas independientes y valientes. Porque sabían que todavía había jueces de verdad en El Salvador. Para resolver este problema, inventaron el método más irracional y estúpido: el famoso decreto de retiro obligatorio de todos los jueces de 60 años de edad para arriba, declaradolo necesario para erradicar la corrupción en el sistema judicial, como si esto fuera un asunto de edad. Este decreto de purga aplica a un tercio de los jueces de la República. Sabiendo que la medida es totalmente ilegal, y para evitar que más de 200 jueces despedidos ofrecieran resistencia, recurrieron al soborno, pero uno con el amargo sabor a extorsión: “Les vamos a pagar, encima de la indemnización por ley, 12 meses de salario extra, pero quienes no renuncien antes de que los echemos pierden este sobresueldo…”

Respeto la decisión que cada uno de ustedes haya tomado. Pero respeto con gran admiración a los pocos valientes que mandaron al carajo a los poderes en Casa Presidencial, la Asamblea Legislativa y la Corte Suprema, con todo y su paquete de 12 salarios de sobresueldo. Dijeron: “Échennos, pero no vamos a legitimar nuestro despido ilegal”. Y se niegan a renunciar, aunque saben que ya no tienen abiertas las vías judiciales para defenderse.

Ya juramentaron a 98 jueces que sustituirán a los “depurados”. No sabemos quiénes son. No sabemos su trayectoria. No sabemos cómo los escogieron, sólo sabemos que no siguieron el procedimiento que manda la Constitución, sino el que dicta su “Libro de Jugadas”: “lo que no podemos hacer de manera legal, lo imponemos de manera ilegal, ¿!y qué pues!? ¿Dónde van a demandarnos?”

Todos ustedes ahora tienen la responsabilidad ética y legal de no dejarse presionar, intimidar ni extorsionar para que incumplan su deber de aplicar la ley como es, y no como alguien les quiere imponer. Digo todos, no solamente los jueces sobrevivientes de la masacre, porque no podemos asumir que todos los recién nombrados son corruptos y sumisos a poderes externos a la justicia. Pronto veremos de qué madera están hechos.

Si ustedes, los jueces y magistrados de cámara, nos traicionan ahora, la República se muere. El sistema republicano de separación de poderes no sobrevive sin jueces independientes. Puede haber en la cúpula, la Corte Suprema, una mayoría de jueces sumisos al poder presidencial, pero mientras en los juzgados hay jueces independientes y valientes, los ciudadanos tendremos cierta protección. Y ustedes mismos también.

Quieren establecer una “Bancada Cyan” en el sistema de justicia. Depende de ustedes no permitirlo.

Vale la pena esta lucha. Saludos y ánimo, Paolo Lüers

KEYWORDS

Autoritarismo Destitución De Jueces Golpe A La Corte Suprema Independencia Jueces Las Cartas De Paolo Lüers Opinión

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad