Carta a los que piden pensiones justas y dignas: no engañen a la gente

Por Paolo Luers
Periodista

Abr 05, 2019- 17:31

Muchos pensamos que todo ciudadano debe recibir, en su vejez, algún tipo de pensión que le permita vivir con dignidad.

Esto incluye a los que nunca han cotizado a ningún sistema de pensiones, porque nunca han estado en un trabajo formal. Incluye a los que sí han estado cotizando, pero no los años suficientes. E incluye a los que han trabajado toda la vida, pero con salario mínimo y, por ende, pensiones de hambre.

Si a estos tres grupos les queremos garantizar una pensión y vejez digna, lo primero que tenemos que asumir es que esto jamás se podrá realizar dentro del sistema de pensiones que se financia con las cotizaciones de los trabajadores. Por más que reformemos este sistema —y hay que reformarlo urgentemente para que sea mas eficiente—, de este sistema de cotizaciones no se podrán pagar ni pensiones dignas a personas que devengaron salarios de hambre, ni mucho menos a quienes nunca cotizaron porque trabajaron fuera de la economía formal. La reforma que hay que hacer al sistema de pensiones es para hacerlo más eficiente y, por tanto, más justo para sus cotizantes.

Pero si queremos dar a los que reciben pensiones mínimas un complemento para garantizar una vejez digna y si además queremos que las personas que no han cotizado también reciban una pensión, tenemos que exigir que el Estado construya un sistema paralelo de pensión universal, financiado por impuestos. Estamos hablando ya no de una reforma del sistema de pensiones, sino de una reforma del sistema de prioridades de la política social del Estado.
Pedir al sistema basado en cotizaciones pensiones dignas para todos es demagogia.

Esto hay que decirle a los diputados, sindicalistas, políticos que ahora vuelven a poner en la agenda el tema de las pensiones. No engañen a la gente con expectativas falsas. No echen a las AFP la culpa de que millones de gente que no se ha logrado incluir en la economía formal (y quienes, por tanto, no cotizan a las AFP) no reciban pensiones. O que los que, basados en sus salarios mínimos, pagan cotizaciones mínimas, solamente reciban pensiones mínimas.

Si están dispuestos a discutir en serio el problema de la vejez digna, presenten propuestas de una política social del Estado, obviamente incluyendo cómo financiarla con impuestos.

Mientras tanto, mejor cállense.

Saludos, Paolo Lüers

Te recomendamos

Noticias Julia Haydeé Mora, la Miss El Salvador de 1985 que nunca envejeció
Noticias Cinco hermosos lugares que te pagan por vivir y trabajar en ellos
Noticias Las caricaturas del prófugo Mauricio Funes, nacionalizado para evitar extradición y ser juzgado por corrupción

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad