Carta a los periodistas: No crean todo lo que les canta un testigo criteriado

Por Paolo Luers
Periodista

Oct 11, 2019- 18:05

Colegas:

El juicio masivo contra 425 supuestos miembros y cabecillas de la Mara Salvatrucha es un “one man show”, un monólogo, el espectáculo de un solo testigo. Como es un testigo “criteriado” bajo régimen de protección, le pusieron un seudónimo: “Noé”. Sin embargo, todo el mundo sabe quién es: los pandilleros, los periodistas, los policías, los fiscales, los jueces y muchísima gente en la comunidades donde opera la MS.

Yo lo conocí en marzo del 2012, en el penal de Ciudad Barrios, cuando entrevisté por primera vez a la “ranfla” que dirige la MS. En situaciones extremas como estas uno observa hasta los más pequeños detalles en el comportamiento y el lenguaje corporal de sus interlocutores, para poder orientarse, para poder distinguir quién es quién, en quién se puede confiar y de quién hay que tener cuidado. El que ahora los fiscales llaman “Noé”, desde este primer encuentro con los meros meros de la MS, tuvo algo falso. Daba la impresión de que iba a hacer o decir cualquier cosa para caer en gracia con Borromeo “El Diablito de Hollywood”, el indiscutible líder entre ellos.

Poco después, “Noé” recobró su libertad y se presentó en la calle y en las consultas con los mediadores de la tregua como el lugarteniente y vocero de Borromeo. En varias ocasiones, decidí enfrentar sus posiciones, peticiones, informaciones con Borromeo u otros en Ciudad Barrios, y ellos lo desautorizaron.

Cuando cayó preso y se convirtió en “Noé”, el colaborador de la Fiscalía, conseguí copia de su declaración, contenida en un requerimiento fiscal (escrito de acusación) contra miembros de la MS y contra Raúl Mijango, a quien este “testigo” quería involucrar en la planificación de un asesinato dentro del penal de Ciudad Barrios. (Esta acusación contra Mijango de hecho fue llevada a juicio, pero sobreseída por el juez, por falta de credibilidad del testimonio de “Noé”).

Dentro del requerimiento fiscal, el testimonio de “Noé” tomó fácilmente un 80% de las más de 400 páginas. En este cuento, “Noé” recita los nombres, direcciones, funciones dentro de la pandilla y hasta las descripciones físicas de más de 400 supuestos miembros de la MS, distribuidos en todo el territorio nacional. Lo hizo de una manera tan cumplida, minuciosa y completa, que a mí me entró una duda. Llamé a un amigo, quien es uno de los siquiatras más reconocidos del país y le pedí leer este testimonio y decirme si es probable que un individuo tenga una memoria tan minuciosa sobre los datos de más de 400 personas. Su respuesta fue: No, esto parece un cuento ensayado y apoyado en fotos, fichas y otros datos de la Fiscalía.

Este es el “one man show” que ahora escenificaron en este juicio masivo contra 425 supuestos cabecillas. Y así como fue en el testimonio de “Nalo”, el otro testigo criteriado estrella, quien testificó en el “caso tregua”, van a pasar las mismas dos cosas: la Fiscalía lo va a poner a hablar a su testigo criteriado de otras cosas que no son sujetos de este juicio y de ninguna investigación oficial, pero que abonan a la pre-condena mediática; y al final el juez, si es justo, va a desechar este testimonio por falta de credibilidad, así como lo hicieron los dos jueces que en la vista pública original y en la repetición absolvieron a los acusados en el “caso tregua”.

Como tengo el privilegio de detectar, desde mi conocimiento propio y directo, las mentiras que contiene el testimonio de “Noé” cuando habla de mi persona, tengo que dudar de todo lo que cuenta sobre los asuntos interiores de la MS. Esto no significa que los acusados sean inocentes, pero sí que no deben recibir condenas adicionales sólo por las acusaciones de este hombre. Este hombre tiene cero credibilidad, y la Fiscalía, al avalarlo, pone en peligro la suya.

Al asumir su cargo como Fiscal General, Raúl Melara declaró que bajo su mando la Fiscalía no va a seguir buscando impactos mediáticos y políticos ni pre condenas, sino juicios justos. Para asegurar esto tendría que ejercer un control más rígido sobre los casos que han heredado de anteriores administraciones que trabajaron con otros criterios. Y sobre los fiscales que llevan estos casos.

¿Cómo se va a reflejar todo esto en los medios? Lamentablemente, en vez de investigar y confrontar versiones, los medios tienden a repetir, como si fueron hechos comprobados, los alegatos de los fiscales y, peor aún, de ex pandilleros que compran su libertad diciendo cualquier cosa que piensan que la fiscalía quiere escuchar.

Espero que los periodistas no se hagan cómplices de confabulaciones.

Saludos… Paolo Lüers

Te recomendamos

Movistar FOTOS: Conoce la centenaria mansión de un expresidente que desafía el paso del tiempo en Soyapango
Movistar El caso Milli Vanilli: a 29 años del fraude más grande en la historia de la música pop
Movistar Nerissa y Katherine, las primas ocultas de la reina Isabel que murieron encerradas en un hospital psiquiátrico

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad