Carta a los oficiales de la PNC: ¿Una Tandona 2?

.

Por Paolo Luers

Ene 04, 2019- 18:03

Estimados amigos:

Circula entre los oficiales de la PNC un proyecto legislativo llamado “Ley de Compensación por Retiro para Personal de Carrera de la PNC”. Detrás de este título bombástico se esconde algo mucho más sencillo: el intento de un grupo de comisionados de negociar su salida dorada, antes de que los echen..
Es obvio que el próximo presidente va a tener que hacer muchos cambios en la PNC, incluyendo de dirección. Es obvio que muchos de los comisionados, sobre todo los que durante años han sido responsables de estrategias policiales fracasadas, se tendrán que ir.
Con este proyecto de Ley tratan de recetarse una salida dorada: retiro voluntario con una pensión equivalente al 100% de su último salario. Pero esto no es todo: una “compensación” de 200 mil dólares (para el que haya sido Director General 260 mil; para Subdirector General, 250 mil; para Subdirectores, 240 mil). Y como si todavía no fuera suficiente, además se recetan “el uso de armas, municiones, vehículos y personal de seguridad”, por 5 años a partir del retiro.
Es cierto que se necesita un plan de retiro para la PNC, sobre todo para los oficiales de más alto rango, pertenecientes a las tres promociones “fundadoras”. No solo porque varios de ellos han fracasado, o porque han sido protagonistas de la excesiva politización de la PNC, sino también porque estas promociones hacen un tapón, que no permite el ascenso al poder de las siguientes promociones.
Con razón en la PNC los llaman “La Tandona 2”, en comparación con la famosa promoción de militares que al final de la guerra acaparó todo el poder en las Fuerzas Armadas. Sus integrantes por cierto recibieron “compensaciones” similares para aceptar y no obstaculizar la depuración y la reducción de la Fuerza Armada. Muchos dijeron que eran sobornos, otros hablaron de extorsión.
Estoy de acuerdo que hay que darles una salida digna a los comisionados. Pero tampoco hay que aceptar ninguna extorsión. Ellos han acumulado mucha información, que podría complicarle la vida al gobierno que salga electo, igual que a todos los partidos. Además tienen capacidad de estorbar el proceso necesario de reorganización de la PNC.

Algunos jefes policiales quieren usar el poder que tienen ahora para obligar al Estado a concederles privilegios que irían mucho más allá de una salida digna. Esta salida dorada es indigna, porque es corrupta. No hay que hacer caso a esta extorsión. Y los oficiales decentes y profesionales, que quieren asumir responsabilidades en la PNC, deben distanciarse claramente de este chantaje.

Saludos y Feliz Año Nuevo, Paolo Luers

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad