Pocos son los interesados en vivir en la mansión de Saca

Además del pago del alquiler, quien ahí resida deberá sumar los pagos por el mantenimiento en general. Esta mansión le fue incautada a Saca el año pasado, luego aceptó que robó dinero del Estado y fue condenado a diez años de prisión...

Mansión que pertenecía a Saca y fue confiscada por las autoridades. Foto EDH/Archivo

Por Jaime López

Mar 30, 2019- 22:36

Ocho  meses después de haberla incautado, el Consejo Nacional de Administración de Bienes (CONAB) ha puesto en alquiler la mansión del expresidente Elías Antonio Saca, valorada en $8 millones. La decisión ha sido tomada ante lo difícil y caro que resulta el mantenimiento, el cual por realizarse parcialmente está acelerando el deterioro de paredes y acabados de esta residencia enclavada en las faldas del volcán de San Salvador.

Ya han pasado cuatro meses desde que se hizo público el arrendamiento y pese al morbo que despierta el hecho de ser la residencia de un expresidente de la República, no muchas personas se han mostrado interesadas en alquilarla.

Solo dos clientes han dicho estar interesados en habitar el inmueble. Una de las limitantes es el costo de la renta, ya que no cualquier familia lo puede sufragar. El CONAB alquila la residencia por $8,000 mensuales.

El perfil de este tipo de arrendatario es, “quien nosotros comprobemos que tiene ingresos y que puede pagar, solo eso necesitamos”, afirmó el subdirector del CONAB, Carlos Muñoz.

Muebles, lámparas, espejos, tinas, y otros accesorios de valor que estaban dentro de la vivienda fueron sacadas antes de la intervención de la Fiscalía en agosto de 2018. Foto/ Archivo

Los interesados deberán demostrar con documentos que están en condiciones de asumir el alquiler por mes, además habrá que sumarle el gasto por mantenimiento normal que requiere toda residencia, afirmó el subdirector de esta institución.

Según el administrador, desde el 30 de octubre de 2016, la mansión situada en las faldas del volcán de San Salvador ha estado abandonada. En esa fecha fue cuando el ahora corrupto confeso, disfrutaba en medio de música y un buffet de la boda de su hijo mayor, y ahí fue detenido por haber desviado $301 millones de las cuentas de la Presidencia.

La medida de ponerla en alquiler es para evitar que el inmueble siga en deterioro acelerado, “porque una casa abandonada, la experiencia nos ha dicho que se destruye más que al estar habitada”, dice Muñoz.

La humedad, la falta de entrada y salida de oxigeno son factores que influyen en el deterioro de una vivienda “y empieza todo a oxidarse, la madera (es atacada por las plagas) y otros materiales de que está construida la residencia se empieza a corroer; el polvo también afecta la infraestructura en general.

Detalles de las tinas-jacuzzi en los baños de la residencia incautada. Foto/ Archivo

Frente a estos problemas de tipo natural que se dan, se suman aquellos que provocan los seres humanos; ya que ha habido ingreso de intrusos a hurtar objetos o a intentar quedarse a vivir en el inmueble.

Lo mejor que se puede hacer en estos casos, asegura el funcionario, es que una familia la habite.

Desde que la familia Saca fue sorprendida por las autoridades, “por ahora la casa ha tenido un deterioro normal después de dos años, que se hizo el peritaje, su valuación que busca situarla en el lugar, donde está vale un gran dineral su construcción”, se ha procedido al alquiler.

INMUEBLES

35

Son las que la Fiscalía le ha incautado a Saca y que ahora están en proceso de extinción de dominio. Se se comprueba que las obtuvo de manera ilícita, pasarán al Estado.

Además del precio…
Otro inconveniente que tiene esta lujosa residencia es la ubicación, pues es una zona residencial y no da lugar a otras opciones como el establecimiento de oficinas, negocios como un hostal o un restaurante.

“En el sector vive gente pudiente de ingresos económicos considerables no puede cambiarse su uso”, afirmó Muñoz.

Saca, el dueño de esta mansión, estará preso por 10 años, luego que el año pasado aceptó que robó dinero del Estado. Lo condenaron por los delitos de peculado y lavado de dinero. La Fiscalía dice que desvió $301 millones de las arcas de la Presidencia.

HABITACIONES

20

La residencia donde vivía Antonio Saca dispone de unas 20 habitaciones, cuenta hasta con una capilla y tenía dos habitaciones usadas como salones de belleza.

Para su alquiler se necesitó la autorización de la Oficina de Planificación de la Zona Metropolitana de San Salvador (OPAMSS) y ellos solo han concedido el permiso para que la residencia sea utilizada únicamente para habitación.
“Hoy por hoy tenemos esa dificultad para ver a quien se la alquilamos, porque si estuviera en otra zona sería diferente”, explicó el funcionario.

En un inicio se barajó la posibilidad de alquilarla a un organismo internacional u otra institución. El ex fiscal Douglas Meléndez sugirió en agosto de 2018, que entre las utilidades que debería dársele a este “palacete de la corrupción” podría ser transformarlo en un hospital, en un asilo para adultos mayores o como un resguardo infantil.

POCOS CLIENTES

“Ya tenemos bastante tiempo de tener las oferta de bienes incautados en la página web, y solo nos han salido clientes para otros inmuebles pero no para esa mansión”

Carlos Muñoz, subdirector del CONAB

Si ese fuera el uso que se le designaría, surgiría el problema del acceso para llegar, pues no es fácil en cuanto a la falta de servicio de transporte público: buses y microbuses, pues para su llegada “hay que pasar una zona estrecha, no es tan accesible”.

“Ya tenemos bastante tiempo de tener las oferta de bienes incautados en la página web, y solo nos han salido clientes para otros inmuebles pero no para esa mansión”, explicó Muñoz. Agregó que a la fecha solo hay un interesado con quien se está en negociación, pero no tenemos un “cliente confirmado”.

Quien la alquile, deberá sumar a los $8,000 los pagos de servicios como agua, luz, teléfono, cable e Internet, y pago de tasas municipales por aseo, alumbrado público, recolección de desechos entre otros. “Quien la adquiera debe pagar todos esos servicios, así como el mantenimiento normal, seguridad y otras colaboraciones que se le brindan a la asociación comunal que gobierna esa zona”, explicó.

Paralelo al arrendamiento, la propiedad está en venta en pública subasta, cuyo monto el administrador no quiso precisar para no entorpecer el proceso de liquidación. “Nos ha salido una persona que la quiere comprar pero solo nos hizo una llamada telefónica”. El CONAB todavía no ha tomado la decisión de venderla.

La Fiscalía sugirió el año pasado, que la residencia fuera utilizada para un hospital. Foto/ Marvin Romero

Lo que esconde la residencia
Esta mansión que Saca habría construido con dinero mal habido está compuesta por dos edificaciones: una es la residencia principal y la otra es la casa club de la familia Saca. “Nos han dado casas grandes pero la mayor es la de Saca”, dice Muñoz.

“No soy experto en residencias de lujo, pero la casa de Saca no tiene aquellos lujos como se ve en el extranjero, hasta con esmeraldas, aunque hay baños con finos acabados de materiales que se pueden encontrar en los establecimientos del país. Es grande y quizás extravagante”.

Al interior del “palacete” la residencia cuenta con dos gimnasios, tres salas familiares, una sala para masajes, un salón para niños y cuarto de juegos, dos bares, dos cocinas, saunas, una capilla donde está alojada una imagen en cerámica de San Juan Pablo II, más de 20 habitaciones, entre ellas para huéspedes, servicios sanitarios con lujosos acabados, dos salones de belleza y un salón de cine.

Cada habitación cuenta con servicio de aire acondicionado, sanitarios y baños privados. La habitación principal tiene jacuzzi.

También tiene un salón acústico en la que los hijos del expresidente Saca practicaban con sus instrumentos musicales, aunque poco se sabe que sean talentosos en ese ámbito.

Según las autoridades, ese palacio es una de las 35 propiedades intervenidas por la Fiscalía y que están bajo la administración del CONAB, mientras se dirime un proceso de extinción de dominio.

FOTOS:

El palacio de la corrupción, la mansión que fue confiscada a Saca y sigue deshabitada

Esta es la residencia del expresidente Antonio Saca, valorada en más de 8 millones de dólares, la cual fue confiscada por la Fiscalía General de la República en agosto de 2018.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad