Textileros apoyan cuarentena focalizada con reglas claras

Esperan que se les anuncie con tiempo cuando iniciará y el tiempo que durará. La industria ha presentado un fuerte descenso en las exportaciones y pérdida de clientes a nivel internacional, por lo que no soportarían un nuevo cierre definitivo, advierte Camtex.

Las grandes maquinarias que posee el sector textil y que pueden ser operadas por baja cantidad de personal, les ha permitido recuperar operaciones con menos personal y guardando el distanciamiento. Foto EDH / archivo

Por Magdalena Reyes

Jul 02, 2020- 21:30

Un nuevo cierre prolongado de la productividad sería contraproducente para el sector maquila y confección, tanto para atender los clientes y pedidos en el extranjero como para la recuperación de empleos en el rubro, afirmó ayer la directora ejecutiva de la Cámara de la Industria Textil y de la Confección de El Salvador (Camtex), Patricia Figueroa.

“Estamos conscientes de la situación que se está dando a nivel del país y una cuarentena focalizada sería una buena opción”, opinó la vocera de la gremial.

También Mauricio Ramos, gerente general de Youngone en El Salvador, enfatizó que es vital que se dejen claras las reglas del juego, porque ya les informaron a los clientes que reabrieron y no se puede cerrar de nuevo de la noche a la mañana.

“Cada vez que se cambia una regla del juego de esta naturaleza la gente pierde confianza en el país o en las empresas”, apuntó Ramos.

Francesco Pilenga, director de país de la textilera Petenatti Centroamérica, agregó que espera que se dé una cuarentena con la que las personas puedan salir, solo para ir a trabajar.

“Pero se debe poner en contexto cuándo va a comenzar, cuánto tiempo va a durar y cuál va a ser el tipo de encierro. Un cierre total sería verdaderamente un golpe”, dice el representante de Petenati.

En la primera fase de reactivación, las empresas de la industria textil han estado enfocadas en la concientización, en educar y tratar de evitar que haya contagios en la reactivación para proteger al mismo tiempo al personal, dijo Figueroa.

Para este sector, la protección con material y medidas de bioseguiridad representa un costo de unos $500,000 mensuales.

TE PUEDE INTERESAR: Estas son las actividades permitidas en cada fase de reactivación económica desde el 16 de junio

“Estamos conscientes de que es lo correcto y lo necesario para el desarrollo de El Salvador para volver a las cifras de generación de empleos y de participación exportaciones que la industria tenía. Es una de las industrias más importantes y más fuertes de El Salvador”, destacó.

Figueroa afirmó que la pandemia encierra aspecto inesperados, pero tienen el reto como sector de recuperar la confianza de los compradores y están dando señales positivas de que el sector ha reabierto. “Un retraso en este momento tendría un impacto en la relación de confianza y de credibilidad que tiene los compradores con El Salvador”, detalló la ejecutiva.

A finales de junio el sector informó que ya perdieron unos 20,000 empleos y que a pesar de la reactivación gradual de operaciones, aún es prematuro hablar de la recuperación de los mismos.

“Con lo que ya se perdió estimamos que puede haber una perdida de entre 20,000 y 25,000 empleos y eso lo vamos a ir midiendo dependiendo de la sostenibilidad de la reactivación económica, de la recuperación de economía de los Estados Unidos, del nivel de confianza que nosotros tengamos afuera y de los vecinos, ya que Honduras se ha mantenido vigente en sus operaciones”, destacó Figueroa.

Agregó que para el sector también es importante mantener los protocolos de concientización de la situación sanitaria y de esa manera poder continuar cumpliendo con los compromisos y salvaguardar la salud del personal.

“Si ya perdimos el 42 % de las exportaciones sería un golpe mucho más importante y mayor; afectaría también a toda las ramificaciones que tiene la industria como el plástico, el cartón, la pequeña y mediana empresa”, dijo.

En cuanto a la recuperación de operaciones totales del sector eso dependerá de diversos factores, como el comportamiento del mercado internacional, apuntó el director de país de la textilera Petenatti Centroamérica.

“Hay mucha incertidumbre de qué va a pasar aquí, qué va a pasar afuera, qué va a pasar con nuestros vecinos y no sé cuántos empleos más están en peligro. Creo que por junio de 2021 nos habremos recuperado del impacto económico”, expresó Pilenga.

La industria textil está volviendo paulatinamente a la producción, ya que hasta el momento las empresas se encuentran con operaciones entre el 60 y 80 %.

Empresas como Petenatti, Intradesa y Youngone enfrentaron el reto de proveer transporte a su personal que reside en diferentes áreas, trabajo por turnos, toma de temperatura, uso de caretas, desinfección de pisos, dos o tres veces al días y desinfección de maquinaria.

Además han reforzado el departamento de médicos y enfermeras para tomas de temperatura del personal.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Ya consultaste? Entérate si eres beneficiario del pago diferido de la factura de energía eléctrica ante la emergencia por COVID-19

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad