Termoencogibles se capacitó e innovó para afrontar la crisis

Una de las prioridades de la compañía es mantener los empleos de sus colaboradores, quienes se han adaptado para cumplir protocolos.

La compañía ha donado a la fecha 70,000 batas descartables y 750,000 gauntes, en toda Centroamérica donde tienen presencia y, por supuesto, en El Salvador. Foto EDH / Cortesía

Por Jessica Guzmán

Jun 28, 2020- 21:10

La empresa de empaques plásticos flexibles Termoencogibles ha reactivado sus operaciones de forma exitosa, tanto en la planta que tienen en Vietnam, como en las cinco plantas de producción en El Salvador, la clave es la comunicación directa y abierta con sus colaboradores para capacitarlos y evitar contagio de coronavirus.

“Ha sido un proceso de mucho aprendizaje y crecimiento compartido, porque la organización al no haber una directriz clara en el caso de El Salvador de cómo operar empezamos a buscar mejores prácticas internacionales y empezamos a ver cómo otras empresas se estaban adaptando”, explicó Rodrigo Tona, CEO de la compañía.

“Empezamos hacia el interior un proceso de comunicación muy directo con nuestros colaboradores de la normativa y lo que teníamos que hacer para poder operar de manera segura y cómo la empresa iba a garantizarles seguridad tomando toda las recomendaciones de los protocolos internacionales para mejorar las prácticas internas”, añadió el CEO de la compañía.

TAMBIÉN: Tatiana aprendió a elaborar pasteles en plena pandemia y tras ser despedida de su trabajo

“Es muy importante trabajar con el personal, para hacerles conciencia y educarles continuamente de que esta situación del COVID 19, que aún cuando no se ve, realmente representa un riesgo para su salud y para cada uno de ellos; pero también hay que escucharles sus inquietudes para mejorar las medidas preventivas no solo en el trabajo, sino también en casa”, dijo Jorge Murillo, vicepresidente de la Unidad de Negocios de Empaques Flexibles.

Los colaboradores de la empresa siguen al pie de la letra los protocolos sanitarios con distanciamiento social y lavado de manos que son parte de los principales. Foto EDH / Menly Cortez.

En este sentido y acatando también las disposiciones decretadas por el gobierno la compañía desarrolló los protocolos de seguridad, la logística y la estructura sanitaria y una campaña permanente informativa tanto para colaboradores, como para proveedores y visitantes, explicó Olimpia Sermeño, líder de Cadena de Valor de la empresa.

Producción e innovación
Como organización, Termoencogibles ya tenía trazado un plan de crecimiento en ciertas líneas de producción y sus apuestas, ya que una gran ventaja es que atienden a diez sectores industriales.

Un 65 % de las líneas de negocios es hacia la industrias alimenticias, luego un 20 % para sanitario e higiene y químicos de limpieza es decir que el 85 % de sus negocios está orientado a productos de primera necesidad.

Sin embargo, la pandemia les cambió el panorama por completo, por lo que, aparte de asegurar la operatividad sin contagios, también decidieron crear nuevos productos.

“Tardamos 12 años en construir Airbnb y lo perdimos todo en seis semanas”, dice fundador de la popular aplicación

“Una innovación grande ha sido las batas médicas (no quirúrgicas) y los guantes ambos de polietileno, esa es una producción completamente nueva y hemos logrado incursionar en el mercado de exportación con esos productos con demanda de países de Sur América, Norte América y Europa que nos los están pidiendo”, explicó Tona.

La empresa no solo ha capacitado a los colaboradores en los protocolos, sino que ha invertido en infraestructura para evitar al máximo el riesgo de contagio del virus, para una operatividad segura. Foto EDH / Menly Cortez

La empresa también ha hecho aportes de esos productos de protección no solo en El Salvador sino también ha dado importantes donaciones a Guatemala, Nicaragua, Costa Rica y Honduras, en total las donaciones suman a la fecha 75,000 batas y 750,000 guantes, detalló Murillo. Pero la visión de estabilidad y crecimiento de la empresa no se queda ahí, actualmente están analizando posibles negocios que puedan seguir levantando la economía.

“También estamos viendo de aportarle a negocios que van a salir en el futuro, nosotros habíamos lanzado un Centro Corporativo de Innovación para generar nuevos negocios; en estos momentos tenemos cinco pilotos corriendo de negocios que son experimentables y estamos viendo si son escalables y si pueden traer soluciones dentro de la pandemia, sabemos que el crecimiento vendrá de la innovación”, apuntó el CEO de la compañía.

“Uno tiene que trabajar”

El motor principal de cada empresa son su colaboradores y así como la compañía ha experimentado cambios por la pandemia, también sus trabajadores.

Beatriz Menjívar tiene 28 años y tuvo un poco de incertidumbre por la cuarentena, pero cuando comenzó el proyecto de las batas descartables sintió alegría porque estaría operando de nuevo.

Ahora, los días de Beatriz comienzan a las 4 de la mañana, ya que a las 4:30 pasa el transporte por ella. Realiza su jornada de trabajo con todos los protocolos sanitarios y los implementa también al llegar a su casa, ya que debe cuidar de su pequeño de dos años y de su madre quien se lo cuida mientras ella trabaja. “Me alegré cuando comenzamos a operar de nuevo porque uno tiene que trabajar y lo bueno que Termoencogibles atiende a productos que son de primera necesidad, es difícil salir adelante, pero con la ayuda de Dios se puede”, comentó.

Por su parte, José Armando Palacios, quien ya tiene 16 años de trabajar con la compañía y ahora es uno de los supervisores de la producción de batas descartables, asegura que se siente muy motivado, porque sabe que siguiendo todos los protocolos sanitarios pueden operar de forma segura. “Nos han preparado físicamente como sicológicamente y seguimos con mucho esfuerzo y con ánimos”.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad