Tatiana aprendió a elaborar pasteles en plena pandemia y tras ser despedida de su trabajo

Los productos son promocionados a través de una red social y entregados a domicilio. Aprendió a elaborarlos mediante videollamadas debido a la restricción de movilidad que hubo por casi tres meses.

Tatiana ha tenido éxito realizando pasteles. Foto Cristian Diaz

Por Cristian Díaz

Jun 25, 2020- 23:18

Sin ser amante a la cocina ni haber recibido una clase presencial, Tatiana de Urrutia está ganando terreno en Santa Ana en la venta de pasteles, que aprendió a elaborar luego que en febrero fue despedida de su empleo donde por más de cinco años desempeñó labores en el área de contabilidad.

Para entonces sintió que el mundo se le vino abajo ya que en su hogar era el único ingreso fijo que percibían debido a que su esposo, René Urrutia, también estaba sin trabajo formal desde junio del año pasado.

“Tardamos 12 años en construir Airbnb y lo perdimos todo en seis semanas”, dice fundador de la popular aplicación

Él ofrece actualmente el servicio de fotografía, audiovisuales y marketing, entre otros; sin embargo, ahora ambos no solo se complementan como esposos sino que se han convertido en socios en la iniciativa que han bautizado como Tatys Cake.

Ofrecen 23 diseños de pasteles que son elaborados con ingredientes de calidad para lograr satisfacer los gustos exigentes de sus clientes.

La pareja relató que llegar a ese nivel no ha sido fácil sobre todo porque cuando Tatiana decidió comenzar a elaborar pastel no contaba ningún instrumento idóneo, por lo que tuvo que iniciar con las cacerolas que tenía en su hogar.

Pero su deseo era hacer productos de calidad por lo que optó en invertir $300 para adquirir lo necesario, como batidoras, licuadora,  medidoras, recipientes para guardar productos, y hasta los mismos ingredientes que utiliza.

Tatiana no se imaginó que unos meses después de que fuera despedida iba a estarse dedicando a este oficio porque reconoció que no es amante de la cocina y, además, ya estaba en procesos de entrevista para aplicar a un nuevo trabajo.

Sin embargo, para esos días comenzó la emergencia debido al COVID-19 y posteriormente fue declarada la cuarentena domiciliar obligatoria, lo que provocó por parte de las empresas la suspensión de los procesos de contratación.

Una vez más hubo decaimiento en los ánimos de la ahora emprendedora.

“Pasó con crisis, con histeria de qué íbamos a hacer más que todo pensando que el dinero se acaba. Una noche me empezó a decir que iba a buscar qué hacer y empezamos a ver un montón de cosas; empezó a pedirle a Dios que le saliera algo, que le dijera qué podíamos hacer”, relató René.

Entonces su esposa recordó que el 19 de febrero realizaron una celebración porque una hermana se había graduado como doctora. A la reunión llegó Katherine Dueñas, quien llevó un pastel porque esa es su ocupación.

Dos semanas después, tras un par de pláticas, Katherine se ofreció para enseñarle pastelería a Tatiana, quien comenzó a ver una luz en el camino tras haberse quedado sin un empleo formal.

Entonces tuvo que enfrentar un nuevo reto ya que al no poder salir de las viviendas por la restricción de movilidad, echó mano de la tecnología y las clases sobre pastelería comenzó a recibirla a través de videollamadas.

Para el 28 de abril ya estaba elaborando su primer pastel que fue de vainilla, fresas, almendra y bañado de chocolate; pero debido a que las clases eran virtual y que no tenía los implementos necesarios, tardó siete horas en tenerlo listo. Actualmente las clases las sigue teniendo virtualmente.

A diario está elaborando pasteles para su comercialización y para el día de la madre y del padre llegaron a tener 42 pedidos en ambos día.

René además de ayudarle a su preparación también se dedica a la toma de fotografía para promocionar los pasteles a través de una página en Facebook.

“No soy amante de la cocina; pero esto de la pastelería sí me ha gustado. A largo plazo me veo con una sucursal. Yo quisiera un lugar para poder vender libremente, donde estén en vitrina (porque) yo no mantengo hecho, solo por pedidos”, dijo la joven santaneca.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad