La ASI premia los 77 años de trayectoria de Summa Industrial

La gremial de industriales le entrega hoy el galardón “El Quijote” por su exitoso desempeño. Con el premio se reconoce a las empresas que se han mantenido vigentes por más de 50 años.

Federico Araujo, hijo de don Armando Araujo Escolan, es el actual presidente de la empresa que se mantiene bajo el manejo de la segunda generación de su fundador. Foto EDH / Marcela Moreno

Por Magdalena Reyes negocios@eldiariodehoy.com

Feb 12, 2020- 05:12

La Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) entrega hoy el reconocimiento “El Quijote” a la empresa de productos de consumo Summa Industrial.

“El Quijote” se ha convertido en el galardón para las empresas que tienen más de 50 años de estar en manos de los mismos propietarios, fundadores o sus siguientes generaciones familiares.

Es un reconocimiento al esfuerzo y la tenacidad de las empresas a pesar de las circunstancias difíciles que han enfrentado, según los estatutos de la gremial empresarial.

La empresa que hoy se llama Summa Industrial, nació en 1943, es decir que cuenta con 77 años de trayectoria en la producción y distribución de productos de consumo, como jabón de lavar y café molido.

Fue fundada por don Armando Araujo Escolán, que originalmente se llamó Armando Araujo y compañía, en Santa Tecla. Actualmente, Summa Industrial se mantiene como una empresa familiar dirigida por cuatro hermanos.

A mediados de los años cincuenta su fundador incluyó en el portafolio el popular jabón de tocador Olé. En 1960 fundó la Distribuidora Comercial Americana (D’Casa), dijo el actual presidente de la empresa Federico Araujo.

En la actualidad cuentan con una planta de producción y una distribuidora en El Salvador, además de una distribuidora en Guatemala y otra en Honduras, explicó Araujo.

En 1974 la línea de jabón de lavar se fusionó con otra empresa para hacer más eficiente la producción, pero también en esa misma época arrancan con exportaciones hacia Centroamérica, recordó.

Agregó que ya para 1976 inició un programa de becas para hijos de colaboradores con el que han trabajado de manera ininterrumpida desde hace 44 años.

“Es un orgullo para la familia ver a miles de hijos del personal que ya han salido como técnicos y profesionales”, destacó Araujo.

En 1980 Armando Araujo y compañía cambió su nombre a Summa Industrial e incorporó la división de aceites y grasas. En 1987 se traslada al kilómetro 10 de carretera al Puerto de La Libertad y lanza el hoy reconocido aceite Santa Clara, así como la línea de manteca y margarina de la misma marca.

En 1995 se expandió con su planta de producción al kilómetro 27 de la carretera a Sonsonate, en Lourdes Colón.

“El trabajo del personal y el trabajo en equipo ha permitido dar una estabilidad y un ambiente agradables de respeto”, destacó Araujo.

En la actualidad su portafolio de productos está presente en los mercados de Panamá, Centroamérica y El Caribe con jabón de tocador de las marcas De Oro, Olé y Dark, así como con los aceites y mantecas de la marca Santa Clara.

“Summa Industrial es una empresa que el 60 % de su producción es para la industria alimenticia, especialmente para las panaderías (con mantecas)”, detalló.

También abastece a la industria panadera con las marcas Super Line, Cazuela, especiales para el sector.

 

La línea de jabones de tocador Deoro y Olé son dos de las marcas emblemáticas de la industria y distribución. Foto EDH / Marcela Moreno

Summa en datos

En cuanto a las exportaciones, los productos que más venden son manteca para la industria de panadería. El 60 % de la producción es para la industria, 25 % es para productos de consumo en el hogar (aceites y jabón de tocador) y 15 % es para maquilar aceites y jabón de tocador para marcas privadas de otras empresas nacionales y multinacionales.

Actualmente, cuenta con 480 colaboradores en El Salvador y otros 420 en otros países de Centroamérica, llegando a 900 en total.

La empresa tiene un crecimiento anual sostenido de 15 % en ventas y 3 % en exportaciones.

“El 2019 fue un buen año. La empresa se adapta, pero creo que con tantos años de trayectoria ya aprendimos a sobrepasar todos los obstáculos y creo que es una habilidad de todos los salvadoreños”, mencionó el empresario.

Afirmó que una de las máximas pruebas para el negocio fue durante el periodo del conflicto armado, pues la mayoría de su materia prima era importada; sin embargo, nunca pensaron en el cese de operaciones en el país.

“Era difícil obtener divisas para importar, pero siempre se rebusca uno para ver cómo se hace”, apuntó Araujo.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones