SELECTA: 100 años de una pasión INTERNACIONAL: Caos en Afganistán POLÍTICA: Reformas a la Constitución NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador

Productores esperan cosecha récord de maíz y frijol para este año

El consumo está garantizado con la producción local e insisten en que es innecesaria la importación de granos, ya que impacta en el precio del producto en el mercado y provoca que no saquen gastos de producción.

Por Magdalena Reyes | Sep 04, 2020- 23:34

Los productores han lanzado la iniciativa para que se construya, junto al Gobierno, la Política Nacional Agropecuaria adaptada al cambio climático, que promueva la inversión y lleve la tecnología al campo. Foto EDH / archivo

Las condiciones del invierno hasta el momento han permitido que los productores de maíz ya tengan garantizados 15.7 millones de quintales de maíz, de los 21 millones que se proyectan para la cosecha 2020-2021, aseguró ayer Luis Treminio, presidente de la Cámara Salvadoreña de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios (Campo).

En mayo se sembró el 75 % de maíz y el 25 % de frijol, y en la cosecha postrera en agosto se siembra el 25 % restante de maíz, el 75 % de frijol y todo el cultivo de sorgo.

Bajo riesgo 300,000 quintales de café si no fumigan contra la roya

De sorgo o maicillo ya fueron sembradas unas 100,000 manzanas y proyectan una cosecha de tres millones de quintales, informaron.

De la primera siembra que se hizo en mayo, los agricultores ya tienen una cosecha de 15.75 millones de quintales de maíz y 570,000 quintales de frijol que ya están garantizados para el consumo de los salvadoreños en 2021.

En la segunda cosecha la proyección es de 4.1 millones de quintales de maíz y 2.1 millones de frijol, así como 799,000 quintales de arroz.

“Creemos que vamos a tener una producción récord de maíz y si sigue el invierno como ha estado hasta ahorita vamos a lograr los 21 millones proyectados y los 2.8 millones de quintales de frijol”, detalló Treminio.

Según datos de Campo, el consumo de maíz de las familias salvadoreñas es de 18.9 millones de quintales en un año, es decir que el abastecimiento está garantizado para el próximo año.

“No es necesaria la importación de maíz y frijol; en el caso de frijol es necesario importar (poco) porque el consumo es de 900,000 quintales y estamos produciendo cerca de 800,000”, detalló.

El excedente que genera la importación de maíz que está trayendo el Gobierno ha impactado en que les paguen $1.50 menos por cada quintal de maíz, ya que a los productores ahora les pagan entre $11 y $12 el quintal, cuando antes les pagaban $13.50; a esa baja en el precio se suma que el costo de producción es hasta de $19 por quintal.

Ante eso, el presidente de Campo apunta que el presidente Nayib Bukele, por medio del Ministerio de Agricultura y Ganadería, no puede seguir promoviendo las importaciones de granos básicos para el consumo humano.

“Al contrario, debería estar promoviendo e incentivando la producción nacional para así garantizar la seguridad alimentaria del país. Hoy más que nunca el Gobierno central debe implementar medidas de apoyo más eficientes y eficaces para beneficiar a este subsector de cereales y garantizarles la disponibilidad de granos básicos y estabilizar el mercado”, aseveró Treminio.

Por su parte, Mateo Rendón, coordinador de la Mesa Rural, confirmó que los productores se encuentran en este momento en plenas labores de la segunda siembra.

“La primera cosecha ha sido buena porque el invierno ha sido favorable y los agricultores lograron reponerse de las inundaciones que provocó la tormenta Amanda en mayo”, destacó Rendon.

El productor se mantiene optimista de que las condiciones climáticas se prestarán para cerrar la producción con la cosecha esperada, a pesar de las inundaciones que sufrieron. En el caso del frijol, que en esta segunda siembra se cosecha el mayor porcentaje, también esperan números positivos.

En los últimos 15 días los agricultores han estado concentrados en la siembra de frijol a nivel nacional. Foto EDH / archivo

“Hay suficiente cosecha de maíz, arroz y frijol, así que los salvadoreños no tienen por qué esperar alza en el precio de los granos”, aseguró Rendón.

Las tormentas de los últimos días provocadas por “Nana” les han servido porque en los últimos quince días han estado con la segunda siembra de maíz y frijol para la presente cosecha. En esta segunda siembra la mayor cantidad es de frijol en laderas, explicó.

Entre los inconvenientes que les generó la pandemia de COVID-19, únicamente destaca la falta de transporte, ya que les elevó los costos porque tenían que gastar entre $3 y $4 para ir por abono y fertilizante.

Según datos de Campo, la importancia primordial de la agricultura en el país radica en garantizar la soberanía y seguridad alimentaria y las subsistencia de más de 420,000 familias de escasos recursos económicos que se dedican a las labores agrícolas.

Los agricultores que tienen crédito con el Banco de Fomento Agropecuario lograron resembrar lo que perdieron en mayo por la tormenta Amanda, gracias a un seguro que hicieron efectivo, indicaron.

“Con el seguro lograron sufragar los gastos de la inundaciones; ese seguro se hace efectivo cuando las zonas o territorios son afectados, y los productores tuvieron acceso a el”, detalló.

En promedio los productores recibieron unos $500 por manzana para poder resembrar.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Agricultura Cereales Negocios Producción Agrícola Seguridad Alimentaria Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad