La joven salvadoreña que preparaba postres como pasatiempo y terminó por emprender su negocio llamado Kokoa Bakery

La joven apasionada por la cocina asegura que acostumbra a innovar sus recetas para ampliar las opciones del menú para sus clientes. Durante la pandemia, además, tuvo que reinventarse para no paralizar completamente sus labores.

Kokoa Bakery está ubicados sobre el bulevar del Hipódromo, casa #513, en la colonia San Benito, San Salvador. Foto/ Cortesía

Por Liseth Alas

Dic 04, 2020- 07:06

Paola Amaya es una salvadoreña visionaria que desde hace cuatro años abrió la primera sucursal de su negocio de postres llamado Kokoa Bakery, ubicado sobre el bulevar del Hipódromo, en la colonia San Benito, en San Salvador, el cual caracteriza por innovar en el menú que ofrece a sus clientes.

La joven de 28 años ha experimentado varios cambios en su emprendimiento, el más reciente a causa de la crisis generada por la pandemia del COVID-19 en el país, no obstante, según explicó, ha tenido que reinventarse para mantener el comercio a flote.

Amaya se graduó en 2013 de la carrera de Hotelería y Turismo del centro de estudios Vatel en Argentina desde donde aseguró concretó la idea de enfocarse en la preparación de postres.

“En la universidad había un restaurante escuela, que todos los alumnos teníamos que hacer las prácticas en el salón sirviendo y en cocina. A mí me gustó más estar en cocina y yo tenía el área de postres, entonces desde que estuve allí fue que me empecé a interesar más, porque siempre me gustaba la cocina, pero no lo veía como algo en lo que estuviera trabajando”, detalló la emprendedora.

Paola Amaya, propietaria de Kokoa Bakery, dijo que su negocio cuenta con una variedad de recetas. Foto: Cortesía

Lo aprendido en la institución académica internacional lo continuó aplicando en El Salvador, pues contó que “probaba recetas” con los ingredientes que sus padres le apoyaban en comprar “en un principio”. Detalló que lo que comenzó como un pasatiempo terminó en un emprendimiento.

LEA ADEMÁS: Hermanos emprendedores innovan pupusería familiar con tecnología para expandirla al servicio a domicilio

De esa manera, ella fue incursionando en el negocio, primero ofreciendo sus postres a familiares y amigos. Pero su labor se expandió en 2015 cuando pasó a preparar sus recetas para prestigiosos restaurantes en el país. Esto último la motivó a formalizar su emprendimiento al que bautizó como Kokoa Bakery, cuyo nombre afirmó que surgió por iniciativa de su hermana.

En un inicio, la pequeña empresa funcionaba solo a través de pedidos que ella trabajaba desde su casa, por lo habilitó, además, las redes sociales del negocio para recibir los encargos.

“En 2015 ya hice legal Kokoa Bakery… luego hice el menú hice Instagram y Facebook y me empezó a conocer más gente”, subrayó.

Este es el Brigadeiro caramel cake. Foto: Cortesía

Desde un carrito hasta completar la primera sucursal de Kokoa Bakery

Poco a poco, Paola cuenta que fue ampliando su negocio y durante casi seis meses del 2017 ofreció algunos de sus postres en un carrito que a petición de la dueña de una boutique instaló dentro del establecimiento, ubicado sobre el bulevar del Hipódromo.

Sin embargo, tras la demanda de clientes, en ese mismo año decidió abrir su primera sucursal y optó por buscar un local, para promover su variedad de recetas, en las que se incluyen brownies y pasteles, entre otros, que se venden por porciones o enteros.

La sucursal se situaba sobre la misma calle en la colonia San Benito, pero expresó que el espacio era compartido con una venta de ropa y no llenaba sus expectativas, porque era demasiado pequeño.

TE PUEDE INTERESAR: Elizabeth, la salvadoreña que conquistó el mundo de los postres con su “dulce emprendimiento”

Fue hasta enero de 2020 que la joven trasladó a Kokoa Bakery hacia otro establecimiento contiguo al anterior, el cual es más amplio y cuenta hasta con terraza para la comodidad de los clientes. También, ahora tiene personal que la apoya para atender al público.

No obstante, este año ha sido complicado para el comercio que ha tenido que reinventarse para tratar de mantenerse en pie ante la pandemia del COVID-19.

El nuevo local es más espacioso y cuenta con terraza. Foto: Cortesía

Amaya manifestó que durante la cuarentena tuvo que cerrar el local por dos meses y después decidió abrirlo dos días por semana, pero con servicio para llevar y solo se ofrecían postres enteros.

Además, se asoció a la aplicación de Uber Eats para extender la atención a los clientes a domicilio. “Eso me niveló el bajón que había tenido de que la gente no podía venir a comer y ahora con Uber Eats la gente lo podía pedir, porque antes no tenía el delivery”, expuso.

Un tres leches con caramelo y un Ferrero Rocher pie. Fotos: Cortesía

Con la metodología de servicio por encargo y para llevar se mantuvo hasta noviembre, ya que desde el 1 de diciembre se comenzó a atender al público en el local bajo las respectivas medidas sanitarias para prevenir el coronavirus.

“Los encargos se mantienen por transferencia o se deben pagar directamente en la tienda, para garantizar que los llegarán a traer, porque ha pasado que no los llevan. Todos los postres son del día”, señaló.

La innovación del menú

La joven apasionada por la cocina indicó que acostumbra a innovar las recetas de sus postres para dar más opciones de menú para los clientes.

“A mí como en lo personal me encantan los postres. Lo que a mí se me vaya ocurriendo, hago las pruebas y si quedan bien las saco (a la venta) sino sigo probando. Pero si trato de sacar todos los meses uno o dos postres nuevos, por ejemplo he sacado uno nuevo para Navidad, para que la gente no se aburra siempre con lo mismo”, explicó.

En la imagen la muestra de un brownie y alfajores. Fotos: Cortesía

Ella narró que cuenta con alrededor de 40 recetas, de las cuales 15 corresponden a la variedad de brownies, 15 a pasteles y 10 al menú de pie.

Los precios de los postres rondan desde los $2 hasta $5 la porción, mientras uno entero puede llegar a costar entre $22 hasta $50, los hay dependiendo la ocasión y estos se adquieren en cajas decoradas.

El establecimiento está abierto de lunes a sábado de 10:00 de la mañana hasta 5:00 de la tarde, y si estás interesado en hacer pedidos los puedes realizar a través de la cuenta de Instagram @kokoabakerysv, al número telefónico 7568-2665 o mediante la aplicación de Uber Eats.

Respecto a las expectativas a futuro que tiene con Kokoa Bakery, la salvadoreña comentó que desea expandirse a una segunda sucursal y lograr “tener pequeños kioskos” con servicio para llevar postres.

TE PUEDE INTERESAR: FOTOS: 5 emprendimientos que traen los sabores de la temporada a la mesa salvadoreña

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 1 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones