Precio de güisquiles, lechugas y repollos aumenta hasta en un 66 % en La Tiendona

Vendedores de La Tiendona confirmaron que varios productos han subido de precio ya que las recientes tormentas arruinaron muchas cosechas y hay escasez.

Por Jessica Guzmán

Jun 25, 2020- 21:35

Muchas de las verduras que vienen de Guatemala o incluso de las pocas zonas que se cosechan en El Salvador
han aumentado sus precio debido a los estragos que causaron las tormentas Amanda y Cristóbal en los cultivos; a esto se le suma todas las dificultades que viven los productores, compradores y vendedores por la pandemia del COVID-19.

El saco de güisquiles que se trae de Guatemala, por ejemplo, se cotiza a $45 en el mercado La Tiendona y el ciento de güisquil nacional se vende a $60, cuando antes de la crisis su precio rondaba los $20. Eso significa que su precio es ahora el triple de lo que se compraba antes.

Según los comerciantes esto se debe a que mucho producto se arruinó por las fuertes lluvias que saturaron los suelos por las recientes tormentas.

Te puede interesar: Precios de las frutas y verduras suben 20%, afirman importadores

“Hay escasez porque la verdura se arruinó por la tormenta entonces los productos han incrementado su precio. El producto se pudre. Imagínese que la caja de lechuga ahora está a $12 y antes estaba a $6. Así, el repollo que estaba a $6 el bulto, ahora está a $11; el brócoli también se pone caro porque lo poco que sale bueno incrementa su precio. El güisquil está carísimo, ahorita se está dando a $45 el saco o el ciento de güisquil nacional está a $60 cuando antes estaba a $20”, detalló Silvia Corea, comerciante de verduras en La Tiendona.

Quienes viven de la comercialización de frutas y verduras también temen al contagio del COVID-19. Foto EDH / Menly Cortez

La comerciante aseguró que el exceso de agua hace más difícil que duren los productos y además tienen que
estar seleccionando el mejor para poderlo vender a buen precio y poder sacar un poco de lo que pierden, tanto
los productores en el terreno, como ellos que lo compran para venderlo.

Juan Pablo Galeano, quien ya tiene 20 años de trabajar en este mercado dice que estas afectaciones por las lluvias pueden durar unos tres meses, ya que los productores deben levantar la agricultura y eso no es de la noche a la mañana.

Este es el estimado de precios de las verduras.

“Mire solo el cilantro que se daba a $1.50 o $2 el manojo, ahora está a $5 pero es por la escasez por esto de la tormenta y esto puede durar unos tres a cinco meses y a eso se le suma que hay días que no se vende porque no viene gente”, explica Galeano que compra su producto a los comerciantes que vienen de Guatemala.

Sin embargo no todo ha subido. Los productos que no han incrementado sus precios son la cebolla y la papa, aseguró Víctor Manuel Sandoval, quien es importador y comerciante de estos dos tipos de productos básicos en la canasta alimenticia.

“La papa está más barata, en el temporal el quintal costaba $70, pero ahora la más cara está el quintal a $40 y la cebolla está bien barata, está a $12 la bolsa de $50 y eso es barato, porque solo el costo de traerla de México para acá es de $5”, aseguró.

Podrías leer: Importación de frutas y verduras cae 70 % por menos demanda

Por otro lado, quienes viven de la comercialización de frutas y verduras también temen al contagio del COVID-19.

“Tenemos que acostumbrarnos porque no se ve que esto vaya a terminar. Mire aquí varios vendedores hemos sabido que se han contagiado y han fallecido. Da temor, es un temor a diario, pero hay que seguir trabajando y tenemos compromisos que cumplir, tenemos trabajadores y la gente necesita sobrevivir así que hay que trabajar y encomendarnos primeramente a Dios y echarle pa’ delante”, dijo la comerciante, quien tiene 16 años de trabajar en La Tiendona.

Galeano dice que las jornadas de trabajo se han disminuido porque les da temor infectarse del virus, por lo que empiezan desde las 2 de la madrugada y tratan de irse al medio día o a más tardar a la 1 para evitar estar mucho tiempo entre tanta gente.

Según los comerciantes, el aumento de precios se debe a que mucho producto se arruinó por las fuertes lluvias. Foto EDH / Menly Cortez

“Mire, aquí ha habido gente que le ha dado calentura, dolor de hueso, pero como también hay dengue y otras
enfermedades, pero aquí mantengo el alcohol para desinfectarme porque como uno pasa tocando dinero, pero sí
hay temor y debemos estar prevenidos”, manifestó el vendedor.

Arsenio Pineda, otro de los comerciantes de verduras en el centro de abastecimiento es más optimista y
asegura que en un mes es probable que los precios de los güisquiles y las lechugas que son los que más han aumentado vuelvan a la normalidad y asegura que la pandemia va a pasar.

Podrías leer:

Importación de frutas y verduras cae 70 % por menos demanda

La población abarrota menos las plazas por temor a la pandemia y las compras se dan más por verduras tradicionales.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad