El comercio de flores mueve más de $5 millones al año

Según comerciantes, el Día San Valentín y el Día de las madres son fechas importantes en las que la industria florícola aumenta hasta un 30 %. Productores locales también exportan.

Flores de Guatemala opera en El Salvador desde hace unos 28 años. Fue fundada por una familia guatemalteca. Fotos EDH / Yessica Hompanera.

Por Guadalupe Hernández

Feb 14, 2020- 05:00

Febrero, conocido mundialmente como el mes del amor, es aprovechado por la industria florícola para incrementar sus ventas.

Gladys Hernández de Flores, propietaria de Flores de Guatemala, asegura que en esta temporada el comercio de flores en arreglos o en ramos aumenta hasta un 30 %. Lo mismo ocurre en mayo en ocasión del Día de la Madre.

En esas épocas festivas, Flores de Guatemala aumenta la contratación de personal, para salir a tiempo con todos los pedidos y despachos en tiendas.

El negocio, que nació en 1992 con una sucursal en la colonia Miramonte, hoy día cuenta con dos tiendas propias, y 11 en modalidad de franquicia, en donde venden al detalle y por mayor; y además, los infaltables arreglos florales.

Los países que aprovechan aumentar sus envíos de flores a los diferentes mercados son Guatemala, Ecuador, Costa Rica, Colombia, Perú, y hasta EE.UU., entre otros.

La variedad de flores que proceden de esos países, además de las antes mencionadas, incluyen lirios, orquídeas crisantemos, gerberas, azucenas, ginger, gladiolas, ave del paraíso, calas, anturios y astromelias, entre otras.

De acuerdo a cifras del Banco Central de Reserva (BCR), en los últimos 10 años El Salvador ha comprado alrededor de $33 millones en flores.

Solo en 2019, las importaciones sumaron $5.2 millones, una cifra se que ha mantenido una tendencia similar a partir de 2015.

Los arreglos florales son un segmento que tiene alta demanda, en especial en las épocas festivas como el Día del Amor y el Día de la Madre.

En el país, las flores más demandas son las rosas, consideradas las preferidas por las mujeres, según los mismos vendedores. De hecho, el año pasado, El Salvador importó $2.6 millones, en su mayoría de Guatemala y Ecuador.

Arturo Lara, propietario de la Finca Alta Cresta, en el cerro de Apaneca, asegura que un 50 % de la flor que se consume en nuestro país es rosa y la gran mayoría procede de Guatemala, el resto de Ecuador, Costa Rica y Colombia.

Los claveles son el segundo producto en las importaciones.

En cuanto a las exportaciones, el BCR informó que El Salvador no ha logrado desarrollar este tipo de negocios, pero que hay cierta producción, como en la zona de la cordillera de Apaneca, entre Juayúa y Ataco, al occidente del país, en donde cultivan Ave del Paraíso, gerberas, liros, y tulipanes.

Al norte del país, específicamente, en Las Pilas, Chalatenango, también hay pequeños proyectos para el cultivo de flores. En ambos casos son para venta local, no para exportación.

Sin embargo,entre 2005 y 2008, el BCR tiene registros de pequeñas exportaciones, especialmente de Calas (cartuchos) a países como: Holanda, Estados Unidos y Guatemala, Panamá y Alemania, pero en pequeñas cantidades que no alcanzaron ni un millón de dólares.

En 2014, el país también exportó arreglos florales a Guatemala, Honduras, y Nicaragua, por un monto total de $195,000.

La empresa Flores de Guatemala cuenta con una plantación en Guatemala, pero también importa de Ecuador, Colombia y Costa Rica.

Sin embargo, la producción de flores que se hace en nuestro país es netamente para venta local, explica Lara, quien posee unos 3,000 metros cuadrados de invernaderos para los distintos cultivos .

El empresario se dedica al cultivo de flores desde 2003, las cuales vende en dos modalidades: flor cortada y en maceta. Los canales de distribución son: empresas, floristerías, víveros, ferreterías (que tienen viveros) y supermercados.

“Es un negocio rentable que genera muchos puestos de trabajo, lamentablemente en el país no hay mucha visión para apostarle a esta industria”, dijo.

Lara comentó además que desde el año pasado incursionó en el cultivo de tulipanes, una flor originaria de Turquía, pero perfeccionada por Holanda, que hoy día es el productor más grande.

Sin embargo, gracias a la iniciativa de Lara, ahora los tulipanes están disponible en el mercado local, y a precios más accesibles.

“Hace unos años intenté producir, pero la calidad no era muy buena. Hoy he vuelto a producir, y sí de muy buena calidad, pero se tienen que aplicar técnicas especializadas”, explicó.

En la actualidad, la Finca Alta Cresta se especializa en la producción de flores de bulbo, como lirios, jacintos, tulipanes, amarilis, aunque también tiene gerberas y hortensias.

Pero el fuerte de la producción son los lirios y los tulipanes, con alrededor de 25,000 y 30,000 docenas de macetas al año, respectivamente. Una cifra que espera mantener este año.

La expectativa del empresario es seguir creciendo tanto en maceta como en flor cortada, e incursionar en nuevas variedades de flores para ofrecer en el mercado local, pues el “negocio es rentable y genera muchas fuentes de empleo”, señaló.

Gladys de Flores y Tránsito de Jesús Flores (ausente en la foto), de origen guatemalteco, establecieron Flores de Guatemala en 1992.

Te recomendamos

El festival “Foodsion Suprema 2020” llega cargado de sorpresas y esto es lo que debes saber
7 preguntas y respuestas frecuentes sobre el coronavirus
Frijoles, el beneficioso y tradicional alimento que favorece tu salud
5 maneras infalibles para ahuyentar los zancudos por las noches

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad