Gobierno, sin un plan para reactivar el transporte público desde el 7 de julio

El 7 de julio inicia la segunda fase de la reapertura económica, pero a la fecha los transportistas no tienen una directriz general sobre su inicio.

Una de las siete propuestas que presenta el documento se enfatiza en los protocolos de seguridad y estrictamente lo que se debe implementar en el transporte público. Foto EDH / Archivo

Por Karen Molina/Jessica Guzmán

Jun 29, 2020- 21:40

El 7 de julio comienza la segunda fase de reactivación económica y el Gobierno aún no da directrices generales de cómo funcionará el transporte público, considerado por los funcionarios, como uno de los mayores focos de contagio.

El gobierno está analizando no incluirlo dentro de la Fase 2 de la reapertura económica, según confirmaron funcionarios de Salud y de Obras Públicas.

Según transportistas consultados por este medio, a la fecha no hay un protocolo general de cómo tendrán que operar los motoristas y cobradores en las unidades del transporte colectivo.

“Ahorita no hay protocolos”, dijo Catalino Miranda, empresario de buses, al referirse a un plan general. Lo que tienen son los conocimientos básicos que se han aplicado desde antes: uso de mascarillas, alcohol gel y el menor número de personas por unidad para garantizar el distanciamiento físico.

“Nosotros ya estamos listos. Los motoristas ya saben las medidas que tienen que aplicar y el número de personas en las unidades”, dijo.

Por su parte Genaro Ramírez, presidente de la Asociación de Empresarios de Autobuses Salvadoreños (AEAS), dijo que el gobierno está aplicando una doble moral en este tema pues por un lado está permitiendo circulación de unidades del transporte público con personal médico y de otras instituciones del Estado así como el uso de pick-ups llenos de personas; y por el otro retrasa la activación del transporte público, donde hasta ahora no ha habido casos de contagios entre motoristas.

El ministro de Salud, Francisco Alabí, así como el ministro de Obras Públicas, Romeo Rodríguez, y otros funcionarios, coincidieron ayer en que los buses son uno de los mayores focos de contagio del coronavirus, sobre todo ahora que los casos están aumentando, por lo que se está considerando no incluirlos en la segunda fase.

“Si autorizamos la circulación del transporte público, tuviéramos un mayor índice de contagio”, señaló Rodríguez en una conferencia ayer por la tarde.

ADEMÁS:¿Cuándo se reactivará el transporte público en El Salvador?

“No podemos hablar de una Fase 2 si los indicadores no están diciendo que el sistema de salud no se encuentra con la capacidad para manejar (pacientes)”, dijo por su parte el ministro de Salud, Francisco Alabí.

Sin embargo la decisión aún no está tomada. De hecho, el punto se trató el lunes en una reunión virtual de la Mesa de Reapertura Económica dirigida por el secretario de comercio e inversiones, Miguel Kattán y la ministra de Economía, María Luisa Hayem, en la que se discute el cumplimiento y la continuidad de las fases de la reapertura que inició el 16 de junio.

Según José Velásquez, director ejecutivo de la Cámara Salvadoreña de la Construcción (Casalco) hasta el lunes, los funcionarios de gobierno hicieron énfasis en que las fases de reactivación de la economía se mantienen, pero si llegara a aprobarse una ley que limitara la movilidad de los ciudadanos, las empresas tendrían que adaptarse a ella.

“Según esa reunión del lunes, las fases de reapertura económica siguen”, declaró.

ADEMÁS: Estas son las actividades permitidas en cada fase de reactivación económica desde el 16 de junio

Velásquez añadió que los funcionarios le pidieron a la empresa privada su colaboración para que sigan movilizando a sus empleados en transporte propio a fin de que no utilicen el transporte público.

“Esto lo hemos estado haciendo en esta primera fase”, sostuvo Velásquez. Por eso el sector construcción está actualmente trabajando al 30% de su capacidad, pues no pueden movilizar a la totalidad de los trabajadores.

Tras la reunión no hubo ningún acuerdo pues la decisión se delegó al ministerio de Salud, quien definirá si es necesario posponerlo.

Usan otros medios de transporte

Según Ramírez, en la práctica, las personas han comenzado a usar otros medios de transporte alternativos para movilizarse que no necesariamente están cumpliendo con las medidas que pide el Gobierno.

“Ahí hay mucha gente que llena los pick-ups” dijo Ramírez.

Miranda también coincidió con Ramírez en este punto. “La gente ya no puede seguir pagando dos dólares o más por un Uber o viajes privados. Ahí vemos pick-ups particulares que hasta se miran ‘agachaditos’ de todas las personas a las que lleva”, ejemplificó.

Y es que para Miranda el uso del transporte público ya es urgente.

“La gente se ha dado cuenta de lo importante que es el transporte público. Es la columna vertebral de toda la economía, pero yo prefiero que sea el Gobierno el que diga si podemos iniciar ya”, afirmó el empresario del transporte.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad