Crece la demanda de puros y habanos en El Salvador

El mercado de los habanos en El Salvador no es tan fuerte, sin embargo para los amantes del buen tabaco sí encuentra buenas marcas a precios accesibles.

Foto EDH/Roberto Molina

Por Jessica Guzmán

Nov 12, 2018- 19:19

Fumarse un habano en El Salvador puede costar en un promedio de entre $6 y $50, o incluso sobrepasar los $100 por unidad, si esta pertenece a una edición especial, pero en niveles superiores cada habano o puro puede llegar a costar muchísimo más.

¿Es caro? Para quien disfruta fumar un habano o puro no lo es, es un placer, es una cultura, es un ingrediente en su estilo de vida que puede costear, quien está dispuesto a hacerlo y quiere hacerlo, aseguran los comercializadores locales.

En El Salvador no hay muchas tiendas en las que se vendan habanos y puros, pero tanto en El Aeropuerto Internacional de El Salvador, como en tiendas especializadas de San Salvador encuentra opciones como Habanos Boutique, Distribuidora Gama y Tabaco Corner que ofrecen variedad de las mejores marcas originales traídas de Cuba, Nicaragua, República Dominicana y Honduras.

Representantes de Distribuidora Gama detallan que en El Salvador el consumo de habanos y puros anda por las 10 mil unidades mensuales, lo que puede significar unos $70 mil.

En cuanto al perfil de los consumidores el más fuerte es el extranjero, en su mayoría de Europa y Estados Unidos, que adquieren este tipo de tabaco en el Aeropuerto y son los que compran el 70 % de las unidades que vende El Salvador.

En el consumo interno, “el mercado de habanos es demandado en su mayoría por hombres, pero también hay demanda de mujeres que disfrutan del buen tabaco como la marca cubana Romeo y Julieta”, explica Jennifer Arias, gerente de operaciones de Habanos Boutique.

Los más famosos son los cubanos, sin embargo el tabaco nicaragüense, el dominicano y el hondureño también está teniendo auge y también se vende en el mercado el panameño, agregó Arias.

Junto al comercio de los habanos y puros también se venden los humidores (cajas) que protegen y mantienen al tabaco. Foto EDH / Jorge Reyes.

¿Son caros?

Los precios de los puros y habanos varía, depende de su origen, de su robustez, su tamaño, si es un tabaco suave, medio o fuerte, para los diferentes gustos de los consumidores. “No se puede determinar si un puro o un habano es caro, todo es relativo”, enfatizó Rolando Gamero, gerente de Habanos Boutique.

Uno de los precios más bajos es el del Guantamera a $6, porque aunque es robusto, su largo es de 10 centímetros.

También está un fino Romeo y Julieta, también de orígen cubano, que puede costar $23; o uno de los favoritos como el Cohíba que puede andar por los $45, $50 o más.

Pero si somos más específicos con los habanos el Cohíba Siglo IV puede costar $30 y el Partagás Serie D $20.

En el mercado también se encuentran los hondureños Casa Copán, Flor de Copán y Don Melo, que pueden andar entre los $10 y $12 por unidad.

Además, el cliente puede hallar un Vega Fina, que se fabrica tanto en Nicaragua como en República Dominicana, en donde la unidad puede costar en promedio $13.

“Puede parecer caro, pero por qué, por su valor agregado, por la mano de obra porque es hecho totalmente a mano y por personas calificadas y quien conoce del producto sabe que ese valor es intangible”, detalló Gamero.

Según los distribuidores y comerciantes de habanos y puros en El Salvador, quienes lo compran buscan disfrutar del sabor de un buen tabaco. “Va con su estilo de vida, es cultural, les da presencia; no es un vicio, ni un pasatiempo cualquiera, y para ello hay clubes de fumadores de puros y habanos, en donde disfrutan degustando las buenas marcas y sus distintos olores y sabores”, comentó.

Las limitantes en el mercado

Según explicaron los expertos en puros, la Ley contra el Tabaco les ha limitado el mercado ya que aseguran que la redacción de la normativa toma a los habanos y puros como cigarrillo normal, cuando son productos distintos.

Los comercializadores en El Salvador señalan que ponerle la etiqueta del daño que causa el tabaco a los habanos y puros muchas veces puede dañarles el producto ya que “el ministerio de Salud quiere que se le ubique viñeta sobre los daños del tabaco a cada unidad, y muchas vienen al natural”.

Otra de las restricciones es el tabaco que vende el mercado informal, ya que traen “réplicas” casi exactas que son muy difíciles distinguir y solo logran darse cuenta los verdaderos conocedores del tabaco, pero además solo cuando ve el producto fuera de la caja, y puede palparlo y olerlo.

Los distribuidores en El Salvador incluso deben contar con un permiso de la fábrica de habanos, que certifica que es producto origina,l y que están dando su permiso para que determinada empresa lo comercialice, en un país, en este caso, en El Salvador, explicaron.

La industria del tabaco también está cobran fuerza en Nicaragua, Honduras y República Dominicana. Foto EDH/AFP

Habanos o puros

Los expertos explican que para los conocedores de los habanos y los puros no hay confusión, ya que aprenden a diferenciar cada uno por su valor agregado, por denominación de origen, pero algunas personas desconocen que no todos los puros son habanos y tampoco que todos los puros elaborados en Cuba son habanos.

Arias nos explica que los habanos poseen Denominación de Orígen Protegida, y para definir a un habano tuvo que haber sido cultivado en una de estas tres zonas: Pilar Del Río (dividido en San Juan y Martínez, y San Luis), Paritdo (donde se elaboran las hojas de capa), y Remedios; sin dejar de lado que es la Habana la ciudad en donde existen las mejores fábricas de habanos.

En cambio el puro es un genérico, se pueden hacer en cualquier lugar del mundo, cabe decir que hay países que se han ganado una reputación por el buen producto que elaboran como por ejemplo República Dominicana, Honduras y Nicaragua, que están teniendo gran auge actualmente.

Consumo mundial

A nivel mundial el consumo de este tipo de tabaco sigue a buen ritmo. La empresa Habanos, que comercializa los exclusivos puros cubanos, según un artículo de Las Américas, “en 2017 alcanzó por primera vez en su historia el umbral de los 500 millones de dólares en ventas, con un crecimiento del 12 %”, según anunciaron directivos de la compañía en la inauguración del XX Festival del Habano en la capital cubana.

Por regiones, Europa se mantiene como el principal mercado de habanos, con un 54 % de las ventas, seguido de América (17 %), Asia Pacífico (15 %) y África y Oriente Medio (14 %), según datos facilitados por la compañía en el marco del Festival del Habano.

A pesar que gran número de estadounidenses gustan del tabaco premium y acapara dos tercios de la cuota global, Cuba no puede acceder a ese mercado, debido al embargo comercial a la isla.

Te recomendamos

Estas son las propiedades incautadas a René Figueroa, exministro de Saca
¿Cuánto tiempo puede sobrevivir el coronavirus en el aire?
Frente a la escasez, te mostramos cómo elaborar tu propia mascarilla en casa
Las pandemias más mortales registradas en la historia de la humanidad
Trè Lum, la novedosa propuesta de apartamentos en San Salvador

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad