Fallece destacado empresario y filántropo Jorge Elías Bahaia

Un legado marcado por el impulso al desarrollo de la industria, al respaldo de programas de beneficio social en las comunidades y al deporte, deja la trayectoria del hombre de negocios que dedicó su vida al quehacer productivo en el rubro textil.

El empresario recibió en 1972 y en 1990 la Palma de Oro, el máximo galardón que otorga la Cámara de Comercio. Foto EDH / archivo

Por Magdalena Reyes

Jul 12, 2020- 10:49

El reconocido empresario y fundador de la empresa Textufil, Jorge Elías Bahaia, falleció el domingo, dejando un legado de más de cuatro décadas el ámbito textil, del deporte y de la filantropía en el país.

El señor Bahaia destacó desde temprana edad gracias a su disciplina le permitiría llegar muy lejos en la vida y destacarse. Recibió formación rigurosa de mano de los jesuitas, conocidos mundialmente por su alto rigor académico, lo cual fue un factor clave que le permitió tener una de las carreras en el sector bancario, textil y empresarial más notables de El Salvador.

Ya con su formación de economista, a los 20 años decidió fundar su propia empresa, una decisión audaz y estratégica y que, a diferencia de otras empresas en el país, le permitió sobrevivir al impacto de la cruenta guerra de los 80 y estar ahí para contribuir en la reconstrucción.

Jorge Elías Bahaia: Una vida entregada al béisbol y al deporte de El Salvador

Desde siempre fue firme en sus principios de defender la libertad de empresa, la generación de empleos y su fuerte compromiso con El Salvador. Fue unos de los precursores del Grupo de Negociación de Tratado de Libre Comercio de Centroamérica y República Dominicana (TLC) con Estados Unidos y de la construcción de una carrera en el sector bancario y textil con grandes resultados.

Con 47 años de trayectoria profesional, don Jorge construyó un legado marcado por su humildad, compromiso y dedicación por la defensa y fortalecimiento del sector industrial y empresarial en el país. Recibió reconocimientos con los máximos galardones de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), la Cámara de la Industria Textil (CAMTEX) y la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CAMARASAL) y dejado una huella imborrable en todos los que le han conocido.

Don Jorge Elías Bahaia inició su trayectoria empresarial en 1950. En la década de los 70, fundó la empresa Textufi, la cual ha caminado por la senda de la modernización. Foto EDH / Archivo

Sector productivo lamenta su partida

El presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Javier Simán, destacó el ímpetu empresarial de don Jorge Bahaia.

“Don Jorge fue un gran emprendedor, un empresario visionario, y un gran ser humano con un corazón enorme, que jamás dudó en echarle la mano a quien más lo necesitaba”, detalló Simán.

La directora ejecutiva de la Cámara, Patricia Figueroa, destacó la labor empresarial y el compromiso del don Jorge Bahaia con la labor social. “Don Jorge Elías Bahaia fue un empresario visionario cuyo liderazgo impulsó el desarrollo exitoso de la industria textil en El Salvador. Fundó la empresa Textufil S.A. de C.V., en 1972, cimentando las bases para el desarrollo de la industria textil y generando miles de empleos”, destacó Figueroa.

La representante de la gremial reconoció además, el legado, espíritu de servicio y su responsabilidad social empresarial, con la que siempre se destacó el señor Bahaia.

“Este trabajo se reflejó a través de sus fundaciones en apoyo al deporte y a la zona costera del Tamarindo y a las múltiples ayudas humanitarias que brindó”, dijo.

El empresario junto a sus dos hijos, Elías y Jorge, en un reportaje publicado por El Diario de Hoy. Foto EDH / Archivo

“La industria textil ha perdido un gran hombre y un gran empresario que siempre apostó por un mejor El Salvador”, apuntó.

El presidente de la Cámara de Comercio, Jorge Hasbún, destacó que el empresario fue un salvadoreño visionario, emprendedor, fiel abogado de la libre iniciativa de las personas, un hombre que poseía claridad de propósito, disciplina, perseverancia y altos valores cristianos heredados de sus padres.

“Don Jorge dio siempre grandes muestras de pujanza, y siempre expresó que a pesar de lo difícil que sea el momento en el país y el mundo es cuando más fieles debemos ser a los valores y principios”, dijo.

Su empresa Textufil

El empresario fundó la empresa Textufil en 1972, una inversión familiar que fue dirigida por su don Jorge Elías Bahaia, como presidente, con el apoyo de hijos y nietos.

Vida empresarial

Jorge Elías Bahaia inició su trayectoria empresarial en 1950. Siendo menor le tocó trabajar en el pequeño almacén de su padre y con pequeños ingresos de la venta de bolígrafos, llegó a crear el departamento de deportes del almacén Bahaia en 1952. En 1968 fundó, junto con su cuñado Francisco Samour, lo que llamaron “Industrias Caribe”. Cuatro años después fundó Texturizados de Filamento, empresa a la que le dedicó toda su vida. Un esfuerzo en el que le han acompañado sus hijos Elías Jorge y Jorge Elías Bahaia.

Comenzó con la producción de hilos texturizados de nylon y polyester, que eran distribuidos en el mercado nacional y centroamericano. Como parte de su integración vertical y para satisfacer la demanda de sus consumidores y clientes, se decidió elaborar tela terminada, teñida y estampada, de acuerdo a las exigencias y preferencia del mercado. Expandió la capacidad instalada, la producción y diversificación el portafolio de productos.

A través de la empresa Textufil, junto con su familia, apoyó programas importantes para la sociedad salvadoreña. Su obra apoya a diversas entidades como la Liga contra el Cáncer, Evangelizadores de Tiempo Completo, Fundación Ayúdame a Vivir, Cruz Roja Salvadoreña y la gran obra salesiana a través de la Ciudadela Don Bosco.

Además donó equipo tecnológico para el Hospital Rosales y el Hospital Bloom, además del apoyo continuo a diferentes organizaciones.

Brindó apoyo a tres fundaciones qu impactan positivamente la sociedad. Una de ellas es Villa Palestina, que nació a raíz de la tragedia de los terremotos del 2001. También Funda Tamarindo a través de la cual se han concretado importantes obras en infraestructura, educación, vivienda, medio ambiente, salud y generación de empleo.

La tercera es la Fundación Educando a un Salvadoreño (FESA). El grupo fundador convencido de que la educación y los valores son la base del desarrollo humano, realiza iniciativas a través de 3 ejes de acción: académico, formación humana y desarrollo deportivo.

Jorge Bahaia recibió el reconocimiento de las más notables gremiales empresariales por su legado. Foto EDH / Archivo

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad