En riesgo 51,000 empleos de la industria aérea salvadoreña

Esa es la estimación de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo.

Foto EDH / shutterstock_

Por Tania Urías

Abr 29, 2020- 21:00

En El Salvador se pronostica una caída en la industria aérea de $314,000 millones en 2020- respecto al total de ingresos de 2019- detalló David Hernández, gerente de Centroamérica, Ecuador y Venezuela de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

La IATA, que aglutina 290 compañías aéreas- entre ellas las 14 que operan en El Salvador- también prevé que casi 51,000 empleos en el país podrían perderse debido a la crisis del COVID-19.

Hernández explicó que actualmente la industria aérea salvadoreña genera 116,00 empleos – entre directos e indirectos – y unos $110,000 millones anuales, ingresos que podrían caerse a la mitad debido al impacto de la pandemia. La crisis también golpearía al turismo con la pérdida de unos $271 millones y se prevé una caída de $209 millones en el Producto Interno Bruto.

TAMBIÉN: Gobierno y empresarios acuerdan medidas para reactivar la economía

Las empresas aéreas que operan en El Salvador con cientos de aviones en tierra desde hace más de 30 días y con los ingresos a cero están comenzado a tomar medidas extremas para sobrevivir, como enviar al 80% de sus colaboradores a casa sin salario y reducir hasta en un 85% el sueldo de sus principales directivos.

El golpe económico es tal que algunas como la colombiana Avianca o la panameña Copa han puesto en duda la posibilidad de seguir funcionando.

Avianca dijo la semana pasada que sus auditores expresaron dudas sustanciales sobre la capacidad de la aerolínea de existir dentro de un año, convirtiéndose en la primera aerolínea en la región cuyo futuro se puso en duda.

Un rescate económico por parte de los países donde operan es el llamado colectivo de la mayoría de líneas aéreas y así lo sugiere el directivo de IATA. Para él, medidas de apoyo financiero directo, préstamos o respaldo en el mercado de bonos y alivio fiscal en materia de impuestos son urgentes para la mayoría de empresas aéreas.

Lo mismo opina el jefe de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), Luis Felipe de Oliveira, para quien la ayuda financiera debe ser inmediata, de lo contrario habrá una “pandemia de quiebras”.

De Oliveira afirmó que la asociación ha estado enviando cartas a los gobiernos de la región ya que la crisis en la industria creada por el brote de coronavirus “no tiene precedentes”.

Foto EDH / Archivo

Los llamados de auxilio

Avianca hizo este lunes un llamado urgente al gobierno colombiano, donde tiene su centro de operaciones, en un intento desesperado por no irse a bancarrota.

El CEO de la línea aérea, Anko van der Werff, difundió un video en el que pidió al Gobierno de Colombia un salvavidas y apoyo urgente ante la crisis por COVID-19 que viven las aerolíneas en el mundo y que solo en Colombia llevará a una pérdida de ingresos de $5,000 millones.

“Desde el 23 de marzo no volamos en ningún mercado, tenemos más de 140 aviones en tierra, casi cero ingresos, la única entrada es por carga y es menos del 10%; no sé cómo vamos a sobrevivir”, dijo el CEO de Avianca.

TE PUEDE INTERESAR: VIDEO: Avianca urge apoyo a gobierno de Colombia para no irse a la quiebra

El ejecutivo urge al gobierno de Colombia apoyo financiero ya que la compañía está a punto de la quiebra.

Anko van der Werff insistió que hay más de 21,000 empleados y sus familias en riesgo y detalló que han tomado varias medidas que les permitan mantener el vuelo, pero que el tiempo y el dinero se agota.

Rebajas de salario de hasta un 85% para los directivos y licencias sin remuneración a unos 17,000 empleados- de un total de 21,000 colaboradores que tiene la compañía en varios países, entre ellos El Salvador- son parte de los esfuerzos de salvataje económico hechos por Avianca, pero el salvavidas es el financiamiento.

Anko van der Werff aclaró que la aerolínea necesita liquidez y que no pide subsidios sino un financiamiento con tasas bajas de interés.

Por su parte, Copa Airlines también anunció el lunes que no tiene suficiente liquidez para sobrevivir a la crisis a pesar de estar reduciendo los costos, convirtiéndose en la segunda aerolínea latinoamericana en sugerir que puede dejar de existir debido a la pandemia.

“Incluso después de poner en ejecución nuestras iniciativas de ahorro de costos es posible que no tengamos suficiente liquidez para operar nuestro negocio”, dijo Copa en una publicación del periódico español El País.

La compañía señaló que, según una estimación conservadora, la crisis podría consumir casi el 70% de su efectivo disponible para fin de año. Copa destacó que tiene $1,130 millones en efectivo pero que espera gastar más de 750 millones en los próximos nueve meses.

La compañía agregó el lunes que busca vender unos $350 millones en bonos a cinco años que pueden convertirse en acciones. Los papeles de Copa, que a diferencia de muchas competidoras aún no ha buscado un rescate, caían más del 12% en Nueva York.

Copa y Avianca son las que se han visto más afectadas que la mayoría de las aerolíneas latinoamericanas debido a la crisis que obligó a ambas a cancelar la totalidad de sus vuelos de pasajeros desde finales de marzo.

Pero mientras Avianca espera reiniciar los vuelos en mayo, Copa dice que no podrá hacerlo hasta al menos el 1 de junio y está aplicando medidas de ahorro de emergencia.

Copa ha sido considerada por analistas como la aerolínea más sólida financieramente de América Latina, porque su dependencia del aeropuerto de Ciudad de Panamá para prácticamente todos sus vuelos representa una gran rentabilidad; sin embargo esa fortaleza se ha convertido en una debilidad ya que Panamá cerró el aeropuerto, dejando a Copa sin rutas y conexiones.

Foto EDH / Archivo

También Aeroméxico y Volaris

Otras líneas aéreas que han mostrado su preocupación por la crisis son Aeroméxico y la de bajo costo, Volaris.

Aeroméxico ha anunciado que ha experimentado una caída en sus ingresos superior al 14% en el primer trimestre del año, alcanzando los 14,074 millones de pesos ($579,000).

Aeroméxico enfrentó el inicio de la alarma sanitaria con una fortaleza financiera que le permitió mitigar riesgos y proteger el flujo de efectivo de la compañía que genera más de 16,000 empleos, aunado a las diversas acciones que implementó como un programa de permisos sin goce de sueldos, programación de rotación de tripulaciones, negociación con grupos aeroportuarios, proveedores y arrendadores de aeronaves, entre otros.

Aeroméxico también se encuentra en conversaciones con el Gobierno mexicano para obtener mayor liquidez ante la crisis, así lo ha expuso Andrés Conesa, director general de la compañía, según publica el periódico El Universal.

Conesa dijo que está intentando que el Gobierno les permita pagar la turbosina (gasolina de aviones) en un plazo más largo, negociar el pago de algunos derechos aeroportuarios como el servicio a la aeronavegación y otros en el Aeropuerto Internacional de ciudad de México y obtener líneas de créditos de la banca de desarrollo, señala el periódico.

El ejecutivo reiteró que no están pidiendo ningún rescate sino que buscan más apoyo por parte del Ejecutivo para obtener una mayor liquidez.

En el caso de Volaris, la aerolínea de bajo costo que obtuvo bandera blanca para operar en El Salvador en junio de 2019, anunció que como parte de la emergencia sanitaria llevó a cabo una reducción del 80% de su capacidad de operaciones.

En una entrevista con la radio Matices en Costa Rica, el fundador de la aerolínea Enrique Beltranena detalló que no tienen aeronaves propias sino que rentan 84 aviones que operan en una red de 170 rutas.

El arrendamiento de las aeronaves sigue vigente – montos que oscilan entre $360,000 a $450,000 mensuales por avión- y eso está apretando las finanzas de la línea aérea porque estos están en tierra, sumado a que el call center más importante que tenía Volaris estaba en El Salvador y debieron cerrarlo y pasarlo a México.

El ejecutivo dice que Volaris tenía un respaldo financiero importante que les ayudó a enfrentar la crisis, pero han trabajado para postergar los pagos en una forma holgada con los proveedores, además de que todos los ejecutivos de la empresa han tenido recortes de hasta 40% de ingresos y se ha lanzado un programa para que los trabajadores se queden en casa con un ingreso para lo necesario; pero de igual forma esperan apoyo estatal si la crisis se agudiza.

TAMBIÉN: Avianca anuncia la suspensión de todos sus vuelos comerciales

Fabricantes están en números rojos

BOING RECORTA 16,000 EMPLEOS
El fabricante aeronáutico estadounidense Boeing reveló ayer el fuerte impacto de la pandemia que se suma a la que ya padecía con los 737 MAX, le ha llevado a incurrir en pérdidas de $628 millones en el primer trimestre y tomar la decisión de recortar 16,000 empleos mientras busca liquidez.

“En estos momentos estamos tomando acciones para reducir nuestra plantilla aproximadamente un 10 % de nuestros 160,000 empleados hasta finales de año”, el presidente y consejero delegado de la firma, David Calhoun.

AIRBUS PIERDE $522 MILLONES

Airbus entró en números rojos en el primer trimestre del año, golpeada por la epidemia. Es “la peor crisis que ha vivido hasta ahora la industria aeronáutica” y que le impide cumplir con la entrega de una parte de los pedidos de aviones.

El fabricante europeo de aviones registró una pérdida neta de 481 millones de euros ($522 millones ) en los tres primeros meses de 2020, para un beneficio operativo ajustado de 281 millones de euros, un descenso de 49%.

La facturación cayó un 15.2%, hasta los 10,600 millones de euros, señaló el grupo en comunicado.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad