China, a punto de quedarse con tierras de país europeo por una elevada deuda que no puede pagar

Montenegro, al sureste de Europa, le debe 1,200 millones de dólares a China, que en 2013 financió la construcción de una autopista de 170 kilómetros de los que solo 40 están terminados.

La autopista es financiada por China. Imagen de carácter ilustrativo no comercial / https://urbanity.one/t/autopista-bar-boljare-montenegro/439

Por Agencias/ Karen Molina

May 10, 2021- 21:00

Montenegro, un pequeño país al sureste de Europa, está a punto de perder sus tierras y recursos naturales pues en dos meses debe hacer el primer pago de un préstamo que China le otorgó para construir una autopista que nunca se terminó, y el país no tiene la capacidad para financiarlos.

Si Montenegro deja de pagar, los términos del contrato dan al régimen de Beijing el derecho de acceder a tierras montenegrinas como garantía, según explica un artículo publicado por Infobae.

La autopista es considerada la más cara del mundo pues la constructora estatal que se encarga del proyecto lleva trabajando desde 2015 en el primer tramo (41 kilómetros, con 20 puentes y 16 túneles a través de un terreno montañoso) y accidentado, lo que ha significado un costo de 20 millones de euros por kilómetro, siete veces más de lo habitual.

El total del préstamo de China, que cuenta con un periodo de amortización de 20 años, ronda los 1,200 millones de dólares; monto que representa el 16% del Producto Interno Bruto (PIB) del país balcánico. El próximo julio el gobierno montenegrino deberá devolver a China los primeros 40 millones de dólares. Con este crédito chino la deuda pública ha subido casi un 20% al pasar del 66.3% del PIB en 2017 al 79.6% en 2019.

Las autoridades deben hacer frente a esta situación en pocas semanas, mientras la economía del país -muy dependiente del turismo- se encuentra seriamente dañada por las consecuencias del coronavirus. Por ese motivo, este año han solicitado una ayuda financiera a la Unión Europea, que por el momento se la ha negado.

Es tan frágil su situación, que un estudio del Center for Global Development, un instituto de investigación estadounidense, ubicó a Montenegro en la lista de países europeos en riesgo de sufrir una crisis de deuda debido a los programas de financiación dentro del proyecto chino.

Organizaciones que luchan contra la corrupción consideran que este proyecto supone una carga excesiva para las modestas finanzas del país.

Nueva Ley de Salud permitirá que le embarguen bienes al Estado

El gancho chino

Según el artículo, Montenegro se separó de Serbia en 2006 y se convirtió en un país independiente. Con una población de apenas 600,000 habitantes, en 2017 se unió a la OTAN, a pesar de las objeciones de Rusia, su principal inversionista.

“En su afán por convertirse en una próspera nación del este de Europa, espera poder unirse a la Unión Europea en 2024. Esta condición de país emergente, en vías de desarrollo, y que aún no pertenece al bloque continental, llevó a Beijing a posar sus ojos sobre esta nación montañosa y llevar a cabo lo que se conoce como la estrategia de la “Nueva ruta de la seda”.

Explica que años atrás surgió la idea de construir una extensa autopista que uniera Italia con Grecia, pasando por varios países de los Balcanes. Entre ellos, Montenegro. Sin embargo, ni la Unión Europea ni las naciones implicadas llegaron a un acuerdo. Si bien varios contratistas privados se mostraron dispuestos a licitar, los bancos que financiarían el proyecto concluyeron que los ingresos por peajes no alcanzarían para amortizar el elevado costo estimado en casi mil millones de euros.

Entonces, China vio una oportunidad. En 2013 la China Road and Bridge Corporation (CRBC) y el China Exim Bank ofrecieron financiar y construir parte de la carretera Bar-Boljare, de 169.2 kilómetros, entre el puerto de Bar (Montenegro) y la ciudad de Boljare (Serbia).

El banco estatal chino otorgó un préstamo para financiar los primeros 41 kilómetros de la autopista que une el sur con el norte del país.

Infobae explica que el acuerdo fue rubricado por el gobierno de Milo Đukanović y su Partido Democrático de los Socialistas (DPS). El presidente permanece en el poder desde principios de la década de 1990, y es considerado por muchos como un líder autoritario que instaló un sistema clientelar y corrupto.

“Bajo su mandato, Freedom House llegó a calificar a Montenegro como un régimen híbrido, y no como una democracia. Lo que hacía a esta pequeña nación aún más atractiva para los intereses geopolíticos y económicos de China”, señala el artículo.

A día de hoy, el Gobierno nunca especificó los beneficios económicos de esta enorme y compleja infraestructura.

Además, los detalles del contrato son poco claros, casi un secreto de Estado. En caso de un desacuerdo entre ambas partes, es un tribunal chino el que decide, por lo que el país europeo no podría interponer demandas ante un tribunal de arbitraje internacional.

Algunos llaman a esta estrategia china como “diplomacia de la trampa de la deuda”. El régimen hace uso de su poder económico, geopolíticamente logra posicionarse en regiones que le interesan para hacer contrapeso a las potencias occidentales.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 1 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones