La industria textil ya perdió 20,000 empleos por la crisis

La Cámara textil proyecta un cierre de año con un 35 % menos de producción, tomando en cuenta la baja en exportaciones que enfrentaron de enero a mayo de este año. Hay contratos que ya se perdieron y no se podrán recuperar.

La industria textil generaba antes de la pandemia 80,000 empleos directos. Foto referencia

Por Magdalena Reyes

Jun 23, 2020- 04:29

El sector textil y confección ya perdió unos 20,000 empleos directos por la reducción en sus operaciones y contratos que se dejaron de entregar en el extranjero, aseguró ayer el presidente de la Cámara de la Industria Textil, Confección y Zonas Francas de El Salvador (Camtex), José Escobar.

Esta cifra incluso podría ascender a 25,000, pues también causa un impacto directo en su cadena de proveedores, según explicó Escobar, quien añadió que aún no se determina cuándo y cómo podrían comenzar a recuperarse dichos puestos.

“El sector ha sido tremendamente impactado porque es el que más empleos genera”, dijo Escobar. El rubro textil genera unos 80,000 empleos a nivel nacional.

Además, entre enero y mayo de este año la industria perdió $453.3 millones en exportaciones, lo que significa una caída del 42% de sus ventas. Esto implica, además, una pérdida de clientes frente a sus competidores.

“Aunque nosotros trabajemos todos los días la capacidad de producción que tenemos es bien limitada en comparación con los demás”, destacó Escobar.

Algunos de los contratos que ya se tenían se están yendo a Honduras, agregó la directora ejecutiva de Camtex, Patricia Figueroa.

“La caída de las exportaciones refleja lo que se dejó de hacer aquí. Esos son los contratos que no se hicieron”, detalló Figueroa.

√ADEMÁS: Marvin Melgar, presidente de Coexport: “Allá afuera no nos van a andar esperando”

Escobar mencionó que tras la primera fase de reapertura económica, ha comenzado a trabajar entre un 35 y 40 % de su capacidad instalada de la industria y estas podría incrementarse gradualmente respetando los protocolos de bioseguridad.

Hasta ahora la industria textil en el país no tiene problemas para abastecerse de suministros, sin embargo enfrentan obstáculos y será hasta septiembre que sabrán realmente dónde se sitúan sus indicadores además de conocer cuál será su capacidad de respuesta dependiendo de la economía.

Figueroa dijo que será hasta entonces que sabrán si podrán capturar algunas oportunidades de negocios, adicionales.

“En el marco de la pandemia algunos de los compradores de Estados Unidos están buscando cómo fortalecer la cadena de suministros en la región”, destacó Figueroa.

A esto se le tiene que sumar el tiempo que le tomó a la industria reconvertirse de cara a la pandemia, porque las exportaciones que se dieron en los primeros cuatro meses del año respondían a la demanda en el extranjero como mascarillas, gabachas y otros insumos médicos, para abastecer a nivel internacional, destacó Rodríguez coordinador técnico comercial de Camtex.

“No estábamos preparados para hacerlo, porque no era ese nuestro negocio, pero ante la necesidad nos readecuarnos y hemos podido exportar, sino el impacto sería peor”, detalló Rodríguez.

El Ejecutivo mencionó que el precio de productos como las mascarillas lo ha disparado la demanda en el país, como ha ocurrido en otros países que han enfrentado la pandemia .

“Los productores de la tela para mascarilla están a su máxima capacidad y muchos de ellos no dan abasto. La mayoría de productores están en China y México, pero todas están a su máxima capacidad y como son indispensables en los lugares de trabajo han hecho que sean abundante la demanda”, dijo Jaime Guevara, en calidad de primer vicepresidente de Camtex.

Según Figueroa aunque no cuentan con un dato exacto de las empresas que cambiaron sus líneas de producción para dar respuesta a la emergencia, por lo menos el 30 % de sus más de 100 empresas agremiadas se mostraron dispuestas a migrar sus líneas de producción hacia artículos que permitan dar respuesta a la crisis de salud.

“En la medida que sigamos produciendo y mejorando las capacidades productivas, nuestra cadena de suministros vamos a seguir mejorando nuestra cadena de suministros” destacó Guevara.

A la industria le sigue un proceso dinámico que dependerá del mensaje de reactivación económica que pueda dar el país y de la capacidad de reacción ante la demanda y eso determinará el cierre de año para el sector, según señaló Figueroa.

El sector textil sigue trabajando en aplicar protocolos de distanciamiento para continuar creciendo en sus operaciones y capacidad productiva.

De cara a la pandemia, la industria textil tiene prevista una inversión de $90,000 mensuales promedio en transporte para colaboradores con bioseguridad por la crisis.

Además ha invertido $500,000 en lo que va de la pandemia para responder a dicha crisis y otros $500,000 como mitigación del impacto de las emergencias lluviosas.

Hanes Brands dona prendas para afectados por tormenta Amanda

La empresa textil Hanes Brands, entregó 85,000 prendas de vestimenta básica de vestir al gobierno de El Salvador, para poder asistir a las familias salvadoreñas afectadas por el reciente paso de la tormenta tropical Amanda.

Con el donativo la compañía busca mitigar el impacto de la tormenta en la calidad de vida de los salvadoreños ante la crisis.

La empresa Hanes Brands ha mantenido sus plantas de manufactura en El Salvador por más de 28 años y se ha buscado responder con insumos de primera necesidad en momentos de emergencia desde que inició sus operaciones.

La compañía texil entregó tres contenedores de prendas que poseía en sus inventarios ya que actualmente las plantas acaban de retomar el inicio de sus actividades de manufactura.

El donativo incluye camisetas, sweaters, calcetines, pants, ropa
interior y frazadas. Foto/Cortesía

Debido a la pandemia la empresa se encontraba trabajando a una capacidad mínima, únicamente en la fabricación de mascarillas y gabachas.

Durante la trayectoria empresarial Hanes Brands ha realizado obras de Responsabilidad Social Empresarial y esta vez compartió un donativo de prendas básicas de vestir las cuales para ayudar a paliar las necesidades de las familias que han perdido casi todo.

Hanes también se solidarizó con sus colaboradores afectados por las lluvias por medio de la entrega de alimentos, agua, colchones, láminas, frazadas y ropa básica. La compañía ya había llevado a cabo otro donativo de prendas para poder contribuir a paliar las necesidades del personal al frente del combate del COVID-19 en el país algunas semanas atrás.

Hanes Brands durante los últimos siete años ha sido el mayor exportador, registrando al cierre de 2019 un total de $790 millones en ventas al exterior, según datos compartidos por la empresa.

La empresa que opera en las Américas, Europa, Australia, Asia y el Pacífico, posee un rico portafolio camisetas, sostenes, ropa interior, calcetines, medias y ropa deportiva que se elaboran en el país y desde acá se envían a diversos mercados como el de Estados Unidos y se convierte en una de las principales generadoras de divisas para el país.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad