El legendario Café de Don Pedro lucha por sobrevivir

Las ventas del restaurante han bajado casi en su totalidad; ahora apenas venden un 10 % en desayunos y almuerzos para llevar, debido a la prohibición de dar servicio en mesa y así evitar contagios de COVID-19.

Por Jessica Guzmán

Abr 04, 2020- 04:30

El Café de Don Pedro fue fundado por Pedro Dalmau Bazán y su hijo Pedro Dalmau y Gorrita, (hijo) en 1959; ahora es administrado por el nieto Pedro Dalmau, quien asegura que en los 61 años de vida del restaurante jamás habían vivido una situación semejante como la que atraviesa el país y el mundo por la pandemia del coronavirus.

“Hemos vivido la guerra, terremotos y cerrado lo más 15 días, pero una situación semejante nunca la habíamos vivido. Es preocupante porque yo, así como todos los de este gremio y de otros sectores, no sabemos qué va a pasar y cómo mantendremos a nuestros empleados”, dijo Dalmau.

Vea especial: Coronavirus, El Salvador contra la pandemia

El negocio genera 60 empleos directos, entre administrativos y atención al cliente; pero ahora les ha tocado organizar grupos de trabajo para rotarlos, con el objetivo de que nadie pierda su empleo, a pesar que no hay ganancias, aseguró el dueño.

El restaurante está abierto todos los días de 6:00 a.m a 2:00 p.m., pero solo atiende para llevar. Foto EDH / david martínez.
Foto EDH / David Martínez

Dalmau dice que la situación para los restauranteros es difícil, ya que en su vida normal el legendario Café de Don Pedro, situado en la Alameda Roosevelt en San Salvador, siempre ha atendido las 24 horas. Ahoran ante la crisis, el servicio es de 6:00 a.m. a 2:00 p.m. ya que solo están vendiendo desayunos y almuerzos, con un mínimo de platillos.

Si en un día normal el restaurante atendía un promedio de 800 clientes por día, ahora con la crisis, la cifra se ve reducida a 60 personas que llegan a comprar para llevar, lo que le está significando una pérdida de venta del 90 %.

Incertidumbre

La preocupación tanto para Dalmau como para los empleados es día a día, ya que a esta crisis generada por la pandemia no se le ve una solución a corto plazo, lo que pone en peligro la pérdida de empleos y el riesgo de cierre de restaurantes; aunque afirma harán todo lo posible por seguir adelante.

Podría interesarle: Pollo Bonanza renueva instalaciones después de 45 años de fundación

“A los restauranteros y a todos los de la industria gastronómica lo que nos preocupa es tanta incertidumbre que hay; porque un día se dice una cosa, otro día, otra cosa; entonces no sabemos dónde estamos parados, ni cuándo va a terminar esto, ni qué es lo que viene, esa angustia de incertidumbre es la que nos pone en una situación que no sabemos qué hacer”, expresa el dueño del negocio.

Karla Nuñez, de servicio al cliente en El Café de Don Pedro, atiende a los clientes con amabilidad y tomando las medidas sanitarias. Foto EDH / David Martínez

Dedicación y nostalgia

Para Vilma, toda esta situación les provoca nostalgia de aquellos días con las mesas llenas de clientes que han valorado al restaurante tanto por su comida, como la atención que ofrece.

“Esta situación es difícil, aunque nosotros estamos haciendo lo posible para seguir, ahora trabajamos por turnos y los clientes nos llaman, nos hacen pedidos y cuando pasan a recoger su comida, ya se lo tenemos listo. Tenemos clientes que siguen pendientes de nosotros y a ellos nos debemos”, explica la gerente general del restaurante.

Por su parte, Evelyn Henríquez, quien atiende la caja y los pedidos por teléfono, entre otras funciones y quien también lleva 24 años trabajando para la empresa gastronómica, comentó que los clientes les han expresado su deseo porque El Café de Don Pedro no cierre.

Podría interesarle: Lo que debes hacer al entrar y salir de casa para evitar el contagio del coronavirus

“Vino un cliente que lloró. Él ha visitado el café por unos 40 años y se impactó de ver al restaurante sin sus mesas; nos dijo ‘qué difícil es ver todo esto desolado’ y empezó a llorar y pues dice que aquí conoció a su esposa, y nos ha preferido por tantos años, que ha sido como su segunda casa”, expresa Évelyn.

El Café de Don Pedro mantiene sus tradicionales sandwich con papas, sus hamburguesas, y está ofreciendo sus desayunos, postres y al menos dos platos para el almuerzo.

Don Leo Márquez ha sido cliente del Café de Don Pedro “por años”, asegura y a pesar que ahora el servicio solo es para llevar llega a comprar comida para su familia y también trabaja por encargos.

“Este es un lugar icónico de la gastronomía de San Salvador, porque los almuerzos a la vista funcionan para las oficinas, u otros negocios y para los que por años disfrutamos de la comida del café de Don Pedro”, comentó Márquez.

La situación difícil del Don Pedro no es única, en El Salvador son miles los negocios de comida que están tratando de sobrevivir con comida para llevar o a domicilio, sin embargo la mayoría no funciona así.

Por lo que según el presidente de la Asociación de Restaurantes de El Salvador, Leo Guzmán, en un mes muchos dueños de los negocios deberán decidir si cierran operaciones definitivamente pues no podrán pagar salarios.

Abierto en Semana Santa

El restaurante no cerrará en Semana Santa, seguirá con sus platillos para llevar; puede encargarlos al 2260-2011 y al whatsapp 7985-6007.

El restaurante está abierto todos los días de 6:00 a.m a 2:00 p.m., pero solo atiende para llevar.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad