Por alta deuda, gobierno estará sin fondos para atender otra crisis

A eso se suma una fuerte caída en los ingresos y pago de intereses por el dinero prestado que se proyectaban al inicio de 2020, de acuerdo al estudio de la ESEN.

Foto EDH / Archivo

Por Katlen Urquilla

May 21, 2020- 06:15

Si en una familia no paran de gastar hasta topar la tarjeta de crédito y de pronto a uno de sus miembros le ocurre un accidente de tránsito, no tendrán forma de hacerle frente a los gastos médicos que surjan.

Lo mismo ocurre si el gobierno sigue endeudando al país y los ingresos siguen en picada, como van hasta ahora, ya que no tendría margen de maniobra para enfrentar una crisis derivada de un terremoto, un huracán, inundaciones por fuertes tormentas u otro imprevisto de gran magnitud.

Así lo plantea el estudio técnico que ha elaborado la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN) en el que hace un diagnóstico de la situación económica del país. Este refleja como están de apretadas las finanzas del Estado y los efectos que dejará la pandemia en los indicadores económicos al final de este año.

De acuerdo a la proyección, el nivel de endeudamiento externo pasaría del 70.2%, previsto a comienzos de este año, a más de un 90% al concluir el 2020, si la economía tiene una caída del 8%, lo que implicaría “el mayor endeudamiento en la historia del país”, destaca el estudio.

Eso significaría, por ejemplo, que de cada $100 que ingresen al país, los salvadoreños deberán pagar $90 en concepto de deuda externa.

ADEMÁS: ESEN propone plan de cuatro fases para reabrir la economía

Y en el escenario más optimista, la ESEN plantea que el endeudamiento sería del 82.2%, en el caso que la economía se contraiga 5.4%, como han vaticinado ya varios organismos internacionales, entre ellos el Fondo Monetario Internacional (FMI), lo cual haría retroceder décadas al país.

Según el último dato del Banco Central de Reserva, hasta marzo de este año la deuda pública total alcanzaba los $20,533.74 millones.

En el marco de la pandemia, el Ejecutivo ha salido a ver qué organismos financieros le prestan $3,000 millones que la Asamblea le autorizó negociar.

Por ello, varios analistas económicos han señalado que el alto endeudamiento que está adquiriendo el Ejecutivo pondrá en serios aprietos la economía tras la pandemia.

Pero no solo las deudas son un problema. El estudio técnico de la ESEN también plantea que los ingresos tendrán una fuerte caída al concluir este año. De prever que iba a recaudar $5,047 millones podría pasar a recolectar $3,647 millones, es decir $1,400 millones menos.

El mismo gobierno ha reconocido que podría recaudar $1,000 millones menos en impuestos. Según datos del Ministerio de Hacienda, hasta abril tenía una caída de $338 millones menos en recaudación.

“En el fondo esto está llevando a una presión fuerte sobre la caja del gobierno y a que no llegue a haber suficientes recursos para atender todas las necesidades del gobierno. La consecuencia es que con esos niveles de deuda, la actual administración tendría muy difícil hacer frente a cualquier otro impacto adverso que enfrente nuestra economía, llamase un desastre natural o cualquier otra crisis que pueda surgir”, explica José Everardo Rivera Bonilla, director de la ESEN.

Para tener una idea, el terremoto del 13 de enero de 2001 dejó un golpe financiero estimado en $1,255.4 millones en daños y pérdidas, de los cuales el 60% ($753 millones) fueron en daños directos, según un informe de la Cepal.

TAMBIÉN: Gobierno usó $476 millones por COVID-19 en un mes

Por ejemplo, el daño en la infraestructura se estimó en $398 millones y en los sectores productivos fue de $275 millones.

La tarjeta de crédito al límite

En el caso de la deuda interna, la estimación que se tenía a inicios de 2020 era que prestara $936 millones en Letras del Tesoro (Letes) y en Certificados del Tesoro (Cetes), que son préstamos de corto plazo que puede adquirir el gobierno sin necesidad de aprobación de la Asamblea, como en el caso de los créditos internacionales. Pero al terminar el año esa deuda podría alcanzar los $1,600 millones, dice el estudio.

Según los datos más recientes de Hacienda, el saldo de Letes era de $1,527.4 millones, luego de las últimas tres emisiones de deuda que realizó el Ejecutivo a nivel interno. Esto significa que está a punto de pasar el límite permitido en el presupuesto 2020, que es del 30%.

Solo en marzo pasado, el gobierno adquirió una fuerte deuda en Letes por $426 millones. En abril colocó $5.7 millones y luego en mayo ha hecho dos colocaciones que suman $40.4 millones.En Cetes, el saldo a la fecha es de $483.5 millones, de acuerdo a Hacienda.

A eso se le sumaría que el pago de intereses por lo que el país le debe a bancos internacionales también aumentaría de $1,000 millones a $1,500 millones en 2024, es decir $500 millones con los que no se contaría para realizar obras e infraestructura, sin contar el pago de capital de los préstamos.

Y sobre el déficit, el diagnóstico de la ESEN plantea que de tener una brecha entre los ingresos y egresos de $640 millones, es decir el 3.1% del PIB, la estimación más optimista es que al final de 2020 sería de $2,200 millones, pero podría incluso llegar a ser del 12% si la economía cae hasta un 8%.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad