EPAPER NOTICIAS | Elecciones 2024 TRENDS | Premios Oscar NOTICIAS | Régimen de Excepción SELECCIÓN | David Dóniga

“Aquí la atención es buena, todos son amables". En Jucuapa, el altruismo viste bata blanca

En ese municipio de Usulután se encuentra el Centro médico David V. King, el cual ofrece atención médica a comunidades cercanas. En un año suman en promedio 4,400 diferentes atenciones.

Por Enrique Carranza | Mar 20, 2022- 21:44

Foto EDH/ Yessica Hompanera

María del Socorro Pineda, de 74 años; Moisés Saravia, de 49; y Cristian Díaz, de 30, coincidieron en busca de diferentes atenciones en el Centro Médico David V. King, de Jucuapa, Usulután.

María se hizo revisar por rutina la intervención quirúrgica practicada en la cadera, a la que fue sometida hace 9 años, tras un accidente vial; Moisés asistió a que le donaran una silla de rueda; y Cristian a su segunda sesión de fisioterapia semanal, ese tratamiento suma ya ocho meses en curso.

Te puede interesar: Calidad y calidez en la atención de los usuarios, en iniciativa apoyada por Fundación Rafael Meza Ayau

María, mientras espera la entrega de medicinas, recordó como el día del percance otro vehículo embistió al que ella ocupaba, y luego debió recibir con urgencia atención médica.

“Regresábamos de Berlín hacia Nueva Guadalupe, allí vivo, cuando chocamos, la lesión que tengo es en la pelvis, en la parte donde se agarra el hueso de la pierna, una platina me pusieron allí”, explicó la mujer de aspecto callado, pero de amable y educada conversación.

Lee también: “Estaba sufriendo”. Ciudadana pide a autoridades mejor atención para animales callejeros en Hospital Chivo Pets

Moisés, quien se muestra sonriente y decidido a superar dificultades, perdió su pierna derecha tras incrustarse un clavo en el pie y que la diabetes empeora la situación.

Foto EDH/ Yessica Hompanera

Desde ese entonces Moisés ha buscado que su vida vuelva a la relativa normalidad, aunque debió abandonar el trabajo de albañilería y tomar el de reparación de calzado y cambio de batería de reloj.

Cristian, ya apurado porque debía presentarse a su trabajo, comentó los duros y frustrantes momentos que vivió después que un vehículo lo colisionara de frente cuando viajaba en su motocicleta.

“Tuve múltiples fracturas en la pierna, la rodilla debió ser reconstruida, al igual que los tendones que le dan soporte, en total fueron nueve operaciones las que enfrente. En algún momento llegué a cuestionar a Dios, en el primer hospital que visité solo me ofrecieron la amputación de la pierna, luego en un privado vieron posible la reconstrucción, y aquí me ofrecieron la rehabilitación”, comentó Cristian.

María, a quien después de pasar consulta le tomaron rayos X, y estaba por recibir medicamentos, aseguró estar contenta por que los médicos no habían encontrado nada relevante tras los análisis.

 Continúa leyendo: ¿Qué es la endometriosis? En el abismo de las “enfermedades de mujeres”; “enfermedades que no matan” y problemas menstruales

Foto EDH/ Yessica Hompanera

“Aquí la atención es buena, todos son amables, por eso prefiero venir aquí”, dijo mientras aún cargaba el sobre con sus radiografías.

Moisés estaba más que contento, pues la silla de rueda aumentará sus posibilidades para desplazarse, antes recibió una prótesis para usar a falta de su extremidad y también una especie de carrito con mecanismo de bicicleta pero el cual impulsa con sus manos.

“Pasé en cama 3 meses, estaba tan deprimido que no salía para nada, ni a la iglesia iba ya, hasta que comencé a recibir atención en este lugar, eso me hizo cambiar mi realidad”, explicó Moisés.

Cristian, con notable entusiasmo, aseguró que su recuperación es maravillosa, que los primeros especialistas le habían dicho que debía esperar hasta dos años para volver a caminar, pero que primero con la confianza en Dios y luego al trabajo de los fisiatras del lugar lo ha logrado en tan solo ocho meses.

“Durante las terapias he aprendido que esto es un trabajo en equipo, los fisiatras ponen sus conocimientos, acompañamiento y calidez, uno como paciente los ánimos y el esmero”, concluye Cristian.

Altruismo comunitario

El Centro médico David V. King, situado en el municipio de Jucuapa, en la salida a Santa Elena, es una organización sin fines de lucro que brinda servicios de salud con calidad, en beneficio de personas de escasos recursos económicos.

Administrado por la Fundación Misión Médica El Salvador, ese centro asistencial comenzó a brindar atenciones hace 11 años, fue iniciativa del doctor Roberto Arévalo Araujo quien es un salvadoreño residente en Estados Unidos, y contó con incondicional apoyo altruista del abogado estadounidense David V. King, todo esto, por medio de la Fundación Misión Médica Internacional.

Foto EDH/ Yessica Hompanera

El objetivo principal de la institución es convertirse en autosostenible y un referente de desarrollo para las poblaciones aledañas.

Luego del fallecimiento del fundador, su hijo Bradley King continuó con la labor humanitaria junto a su esposa Rochelle Bergman , siempre bajo la Fundación Misión Médica Internacional.

Además, cuenta con la cooperación altruista de organizaciones locales que propician espacios en bien de las comunidades, una de ellas es Fundación Rafael Meza Ayau.

Esfuerzo y trabajo diario

Muy orgulloso de la labor del Centro médico, su director Nelson Sánchez, sostiene que durante los últimos años en ese lugar atienden en promedio 120 pacientes diarios, y pueden sumar hasta 4,400 anuales; y desde la apertura del lugar son más de 250, 000 las diferentes atenciones brindadas.

“Se inició solo con la parte de la clínica médica, con las especialidades de Medicina General, Pediatría, el pequeño botiquín, laboratorio, Ginecología. Los médicos venían por horas o eran ad honoren. A medida pasaron los años se tiene mayor conocimiento y se da más dinamismo al proyecto y en 2013 se construye el área de Cirugía Ambulatoria”, comentó Nelson.

Foto EDH/ Yessica Hompanera

Ese último espacio en mención fue pensado para llevar misiones médicas, y que estás tuvieran la capacidad para practicar pequeñas cirugías.

Ya para 2016, Centro médico organizó su primera jornada ginecológica; los siguientes dos años hubo, en esa misma modalidad, cirugías generales.

“A partir de esa dinámica se van generando diferentes formas de servicio, la visión de ser clínica pasa a ser un hospital y a brindar servicios más amplios”, explicó Sánchez.

Hoy en día el Centro médico David V. King brinda servicios en las áreas: médica, diagnóstica y quirúrgica.

De acuerdo al registro de la institución, los pacientes que atienden provienen de al menos 72 municipios a la redonda, unos 4 departamentos.

“Brindamos atención en medicina y cirugía general, ginecología, pediatría. También con tamos con áreas de fisioterapia, nutrición, psicología. Con respecto a diagnostico contamos con Radiología, Ultrasonografía; además de Odontología y laboratorio clínico, farmacia”, detalló Carla Graciela Rocabruna, directora del área médica del Centro médico David V. King.

Por ser institución sin fines de lucro, el costo de las atenciones es simbólico, y si las condiciones económicas del paciente no lo permiten las recibe como donación.

REGRESA A LA PORTADA

KEYWORDS

Comunidades Jucuapa Proyectos Sociales Salud Solidaridad Usulután Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad