Tres policías condenados a 20 años de prisión por homicidio de mujer trans

El juez logró determinar, gracias a las pruebas periciales, que los únicos responsables por las lesiones que causaron la muerte de Díaz, fueron los policías Jaime Geovany Mendoza Rivas, Luis Alfredo Avelar Sandoval y Carlos Valentín Rosales Carpio.

Los tres policías condenados formaban parte del 911 de San Salvador cuando cometieron el crimen. Video EDH / Eduardo Alvarenga

Por Eduardo Alvarenga

Jul 28, 2020- 14:34

Este martes fueron condenados a 20 años de prisión tres agentes del 911 de la Policía Nacional Civil (PNC) de San Salvador, por homicidio agravado contra Nelson Arquimides Córdoba Diaz, mujer transgénero conocida como Camila Diaz. Los tres policías condenados son Jaime Geovany Mendoza Rivas, Luis Alfredo Avelar Sandoval y Carlos Valentín Rosales Carpio.

A pesar de no contar con prueba directa, el juez 1º de sentencia de San Salvador logró determinar gracias a las pruebas periciales, que los únicos responsables por los daños que causaron la muerte de Díaz, fueron los policías.

Los agentes policiales, que se encuentran recluidos en el penal La Esperanza, escucharon el fallo por videoconferencia, debido a las medidas de protección sanitarias a causa de la pandemia de COVID-19.

El juez estimó que los resultados de la autopsia, así como el análisis del recorrido de la patrulla registrado por el dispositivo GPS y un álbum fotográfico extraído del sistema ARGUS, en el que muestra a dos de los agentes en la cama del radio patrulla durante el recorrido, incriminan a los policías.

El 31 de enero de 2019, a las 3:19 de la madrugada, los tres agentes policiales acudieron a la colonia Médica, entre la 23 y 25 calle poniente, zona donde un vigilante de una entidad financiera había reportado que Diaz estaba haciendo desórdenes públicos, dañando plantas de un arriate y en aparente estado de ebriedad.

Al llegar al lugar, Diaz estaba ya esposada por una agente que cuidaba las instalaciones del Hospital Policlínico de la PNC, que se encuentra en el mismo lugar. Los tres policías del 911 aseguraron que se llevarían a Diaz a calle Motocros, donde ella había solicitado. Le cambiaron las esposas y la subieron a la cama de la patrulla policial tipo pick up.

La Fiscalía acusa a los policías de cometer un “crimen de odio” en contra de Camila Díaz Córdova, una mujer trans,. Foto Cortesía

Parte de las pruebas que sirvieron para imputar a los agentes, fue el recorrido hecho por la patrulla, el cual fue registrado por el dispositivo GPS de la misma. Según el análisis hecho por un perito que declaró como testigo en la vista pública, de ese análisis surgieron los siguientes hallazgos.

El análisis del recorrido determinó que fueron los agentes que dejaron a Camila en el lugar que fue encontrada, sobre el kilómetro cinco y medio de la prolongación del bulevar Constitución, con dirección hacia el redondel Integración. En ese lugar, el registro muestra que los agentes redujeron la velocidad de la patrulla. Según la tesis fiscal, los policías pudieron haber propinado golpes a la víctima durante el recorrido y arrojado con violencia cuando llegaron al lugar.

Otra de las pruebas aportadas por la Fiscalía, que sirvió para imputar a los agentes, fue la autopsia realizada a Diaz. Esta determinó que la causa de la muerte fue “trauma cerrado de abdomen” y que el cuerpo de Diaz tenía “traumas contusos que consisten en exfoliaciones, hematomas  y heridas saturadas localizadas en cara, abdomen, dorso, pelvis y miembros superiores e inferiores”, según consigna el documento.

Confusión de hechos

Durante el proceso judicial, la defensa intentó desvirtuar la tesis fiscal, asegurando que la muerte de Diaz había sido debido a un accidente de tránsito. Las investigaciones fiscales, demostraron que el hecho al que la defensa hacía referencia se trataba de otro, que había sucedido sobre la misma carretera, pero en el carril contrario, muy cerca de donde fue encontrada Diaz y del cual, existía un proceso judicial en el municipio de Mejicanos.

Tras el hallazgo con vida de Díaz, en la prolongación del bulevar Constitución, la madrugada del 31 de enero de 2019, fue llevada al Hospital Rosales, lugar donde falleció el 3 de febrero a causa de los severos daños que tenía.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad