Subsecretaria de estado de EE. UU. subraya riesgos de relaciones con China

Según Kim Breier, China demuestra pocas credenciales de transparencia y amenaza a países donde incursiona. Xi Jinping, presidente chino, afirmó que su país corregirá algunas de las críticas realizadas.

Una de las críticas principales que la subsecretaria Breier hizo al gobierno chino es su apoyo a regímenes no democráticos, como el de Nicolás Maduro en Venezuela. FOTO de AFP.

Por Ricardo Avelar

Abr 26, 2019- 22:50

A raíz del creciente involucramiento de China en la región latinoamericana y lo que el gobierno estadounidense considera una “influencia peligrosa” en los últimos quince años, la revista especializada en asuntos regionales Americas Quarterly (AQ) sostuvo ayer un panel para evaluar la relación de la potencia asiática con América Latina.

Su invitada principal, la subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Kim Breier, previno que Latinoamérica tiene como uno de sus retos principales eliminar la corrupción en el sector público y, por ende, debería luchar por combatir también la corrupción que viene desde fuera. Esto a raíz de las prácticas poco transparentes de inversión que vienen del país asiático, además del riesgo tecnológico que supone su involucramiento.

Esta declaración es consistente con la postura de la embajadora estadounidense en El Salvador, Jean Manes, quien ha criticado la forma abrupta y poco transparente en que el gobierno de Salvador Sánchez Cerén anunció el rompimiento de relaciones diplomáticas con la República de China Taiwán y optó por abrir relaciones con la República Popular China en agosto de 2018.

Manes ha advertido que el gigante asiático tiene una estrategia expansionista y que El Salvador es vulnerable a esta agenda.

Autoridades estadounidenses han criticado este programa de inversión y créditos, llamado por el presidente chino Xi Jinping “Belt and Road” (Franja y carretera, un modelo de influencia china en el mundo), afirmando que genera dependencia en los países y un modelo de deuda insostenible que lleva a los países a otorgar a empresas chinas el control de puertos y franjas de sus territorios al verse insolventes para cancelar las deudas.

Ante esto, el presidente chino afirmó ayer en un foro de inversión en Beijing que su país toma nota de las críticas al modelo Belt and Road y plantea abordar las acusaciones de corrupción y apostar por mayores controles a los préstamos, a fin de no crear insostenibilidad fiscal.

Según el Wall Street Journal, estas declaraciones en que Jinping admite errores en su estrategia contrastan con el usual triunfalismo con que se expresa sobre la visión geopolítica del país.

Asimismo, un vocero del ministerio de relaciones exteriores de China afirmó que estas acusaciones de Estados Unidos carecen de fundamento y que la relación del país asiático con el hemisferio se basa en respeto mutuo. Además, añade que la cooperación ha fortalecido la economía de la región.

La subsecretaria Breier también advirtió ayer que el riesgo que China supone a la región no solo se limita a la forma poco clara en que se establecen relaciones.

“China ha expandido su poder a expensas de la soberanía de otros países por medio de la tecnología para vigilar a la ciudadanía u otros métodos, como impedir acceso a su mercado a empresas a los países con los que comercia. Además, exigen información a las compañías que ingresan a su país y ha habido casos de robo de propiedad intelectual a proveedores que invierten ahí”, denunció.

A su juicio, Estados Unidos simplemente pide exigir a China jugar bajo las reglas democráticas y de transparencia. “No hacerlo es como asistir a un juego y ver, sin quejarse, que el árbitro solo afecte a un equipo”, manifestó.

Amenaza tecnológica

Según Breier, una de las principales amenazas de China en la región es el uso de la tecnología para recabar datos sobre los ciudadanos, particularmente los enemigos políticos de regímenes con pobres credenciales democráticas. Esto coincide con una de las más importantes denuncias que se hace al gobierno de Xi Jinping, acusado de vigilar a la ciudadanía y en particular a las voces críticas a su gestión.

“Es una amenaza existencial a la libertad de esta región que China logre abrirse paso acá para pretender obtener ilícitamente datos por medio de sus compañías”, expresó la alta funcionaria, quien mostró preocupación por la vinculación de servicios de inteligencia del gobierno chino con empresas privadas que tienen inversiones en la región.

Un caso claro donde esta influencia ha sido negativa, puntualizó Breier, es Venezuela, donde China ha apoyado los esfuerzos de recoger información del régimen de Nicolás Maduro. En particular, denunció a la empresa ZTE ha apoyado iniciativas de levantar una base de datos de ciudadanos, la cual permite monitorearlos y tener acceso a su información. Esto, previno, puede usarse como herramienta de persecución política.

“Hipócritamente, China ha apoyado la persecución política en Venezuela. Mientras el pueblo venezolano está pidiendo cambios, ellos apoyan a Nicolás Maduro y su pandilla de criminales”, lamentó Breier y contrastó que su país y las grandes democracias del mundo están expresando su apoyo a Juan Guaidó, presidente interino del país.

La funcionaria también denunció que el gobierno chino sigue dando créditos a este país sudamericano a pesar del fracaso de las políticas de Maduro y esto le ha ganado acceso a recursos petroleros. “Esto ha contribuido al colapso de esta industria en Venezuela”, expresó.

Sin embargo, el vocero de relaciones exteriores de China descartó esta acusación, dijo que su país respeta los principios de Naciones Unidas y acusó a Estados Unidos de ver a Latinoamérica como su jardín.

Este vocero del gobierno del país asiático acusó a EE. UU. de sostener una campaña para afectar la imagen de China.

Influencia creciente

Según un informe de AQ de marzo pasado, para 2005 la inversión directa china a la región era prácticamente nula en el hemisferio. Para el final de 2018, el consolidado de inversión china en la región asciende a $110,000 millones.

Al inicio, esta inversión se enfocaba en industrias extractivas como petróleo, gas o cobre, afirma el reporte. En la actualidad, China se está abriendo al sector de servicios, como el transporte, las finanzas o la generación de energía eléctrica.

Asimismo, la publicación explica que desde 2005 China ha otorgado $140 millardos en créditos, principalmente a Brasil, Argentina, Ecuador y Venezuela. El Banco de Desarrollo Chino y Eximbank, también de este país, han otorgado a la región más fondos que el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco de Desarrollo de América Latina juntos.

En este marco, la subsecretaria Breier no considera que China deba irse de la región. “Esta potencia debe respetar las reglas democráticas y será bienvenida”, expresó. Como contraste, dijo, las empresas estadounidenses no vienen a la región con “sacos de dinero u ofreciendo jugosos préstamos y están vigiladas por gobierno y sociedad civil”.

A Breier se sumó Christopher Walker, vicepresidente de estudios y análisis del National Endowment for Democracy, con sede en Washington DC. Él afirmó que las sociedades abiertas del mundo luchan para entender su relación con China y los principios que ese gobierno promueve: “que el poder del estado es privilegiado y los actores no gubernamentales, como prensa independiente o la oposición son secundarios”.

Por su parte, el vicepresidente del Consejo de las Américas Eric Fansworth coincidió con este análisis pero recordó que la única forma de reducir estos riesgos en la región es que Estados Unidos sea visto como un aliado presente y dispuesto a apoyar a la Latinoamérica.

“Los países no quieren que sea uno u otro, sino tener oportunidades de inversión y relaciones con ambos países (EE. UU. y China)”, manifestó Fansworth.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Julia Haydeé Mora, la Miss El Salvador de 1985 que nunca envejeció
Noticias Cinco hermosos lugares que te pagan por vivir y trabajar en ellos
Noticias Las caricaturas del prófugo Mauricio Funes, nacionalizado para evitar extradición y ser juzgado por corrupción

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad