“Sé lo que es tener hambre”: la inspiradora historia del chef salvadoreño que ganó la lotería en EE. UU.

Roberto Mendoza emigró hace tres décadas y ha cocinado para diversas personalidades y mandatarios. Su historia en El Salvador estuvo marcada por la pobreza, y por eso el premio lo utilizó para dar alimento a los necesitados.

El chef salvadoreño Roberto Mendoza ganó 250,000 dólares al jugar lotería en Estados Unidos / Foto de Facebook

Por Enrique Carranza

Feb 07, 2019- 06:57

El chef salvadoreño Roberto Mendoza ganó la Lotería de Educación, de Carolina del Norte, Estados Unidos; y el dinero lo utilizó para alimentar a personas de escasos recursos.

Mendoza, vía telefónica, detalló que un día a finales de enero entró a la tienda de una gasolinera en Nations Ford Road en Charlotte, siempre en Carolina del Sur, compró el billete de lotería y la sorpresa fue cuando al llegar a casa lo raspó y se enteró que era ganador.

“No lo creí aún cuando estaba en la oficina por cobrar el premio, hasta que los encargados corroboraron y me felicitaron”, dice Roberto.

Una foto del recuerdo con Condoleezza Rice exsecretaria de Estado de los Estados Unidos. Foto / Cortesía Roberto Mendoza

Al premio se debió restar los impuestos estatales y federales, fácilmente oscilan el 33 por ciento del total. “Dios es bueno, él me dio ese premio. No juego a la lotería, ese día lo hice, tuve un presentimiento”, continúa Roberto.

Te puede interesar:  La migrante salvadoreña que se convirtió en jueza en Estados Unidos

El premio ya es utilizado para una noble razón: en los proyectos de alimentar a personas necesitadas creados e impulsados por el salvadoreño. Su familia apoyó la idea de utilizar de esa forma los fondos, Roberto sostiene que ellos “lo ven normal, están acostumbrados a ver y participar en este tipo de acciones, a ayudar a los demás”.

Sacrificios y altruismo

Roberto emigró hacia Estados Unidos cuando recién terminaba su adolescencia; el conflicto armado y la pobreza que se vivía en El Salvador en aquel entonces, entre otras circunstancias fueron los motivos del viaje.

“Vine a lavar platos, muchos platos, luego comencé a aprender inglés y después esto de la cocina, así llegué a trabajar como chef ejecutivo en el Beverly Hills Hotel”, relata.

Trabajando en el Beverly Hills Hotel, Roberto cocinó para el expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton y el Príncipe de Arabia Saudita. Ellos se habían reunido en ese lugar para tratar negocios.

El dinero lo utilizó para alimentar a personas de escasos recursos.
Foto / Cortesía

Donald Trump, el expresidente Barack Obama ( durante la Convención Nacional Demócrata) y líderes religiosos también han estado entre sus comensales.

También ha cocinado en la entrega de los premios Oscar. “Gracias a Dios quizás podría pasar un buen momento hablando de las personas para quienes he cocinado: políticos, religiosos…”, comenta Roberto.

En 2013, Roberto comenzó a preparar comida para personas de escasos recursos; un año después creó la fundación “The Chef Heaven’s Kitchen”, para ayudar a recaudar dinero y donaciones para una aldea en República Dominicana, donde comenzó la construcción de una cafetería para el mismo propósito: alimentar a quienes lo necesitan.

TAMBIÉN: Mónica Martínez, la primer salvadoreña juramentada como senadora en Nueva York

Medios estadounidenses reportan que la organización liderada por el salvadoreño brinda comida a más de 300 niños. “Son personas con muchas necesidades en un lugar muy pobre”, comenta Roberto.

El salvadoreño sostiene que durante su juventud,  antes de partir de El Salvador, una noche se acostó sin comer, y en la madrugada el hambre lo despertó y pensó en beber agua, pero del chorro solo salió aire, el servicio era irregular.

“Sé lo que es tener hambre. cuando era adolescente me dije a mí mismo que si alguna vez estaba en condiciones de devolver algo, haría todo lo posible para asegurarme de que nadie más tenga hambre, esa es la razón”, explica Roberto.

A la buena voluntad de Roberto se suma que todos los sábados alimenta a personas sin recursos en la esquina entre las calles Nt Tryon y Phifer, siempre en Charlotte.

“Dando es como recibimos, Dios es así”, concluye el salvadoreño.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias “Óscar y la niña se me ahogaron”. Joven salvadoreño y su bebé que murieron en el río Bravo huían de la pobreza
Noticias El libro de la extorsión encontrado a pandilleros durante operativo policial en Santa Ana
Noticias INFOGRAFÍA: Pasajeros vivieron minutos de angustia tras secuestro de bus