Se disipan bacterias halladas en el lago de Coatepeque

El 13 de mayo residentes de los alrededores del lago alertaron a Medio Ambiente sobre el fenómeno. La descomposición de grandes cantidades de algas sería la causa.

Por Enrique Carranza

Jun 23, 2018- 17:51

Las manchas café que formaron las cianobacterias, producidas por la descomposición de las macro y microalgas en el lago de Coatepeque, en Santa Ana, ya se han disipado.

De acuerdo con información de la Fundación Coatepeque, las macro y micro algas, las cuales proliferaron a inicios de mayo, son un fenómeno que se da con regularidad en ese lago al comienzo de la época lluviosa; las cantidades y lugares de aparición varían año con año, siendo la de este año la más abundante y notoria de que se tenga noción.

Las algas tienden a crecer muy rápido en condiciones en las que abundan los nutrientes, pero cada alga posee una vida corta, y el resultado es una alta concentración de materia orgánica muerta que comienza a descomponerse.

“La floración de algas ya pasó, es un proceso natural”, explicó el director ejecutivo de la Fundación Coatepeque, Alejandro Villacorta.

En su ciclo natural, después de algunos días al agotarse los nutrientes como el fósforo y el nitrógeno las algas mueren y comienzan a proliferar las cianobacterias. En esta ocasión esta ya ha sido identificada como de la especie Lyngbya sp, al parecer por sus niveles celulares en mililitros de agua no es tóxica, lo que elimina cualquier indicio de peligro en el agua del lago.

En concreto, las Cianobacterias, son un grupo de bacterias que engloba a aquellas que pueden realizar fotosíntesis oxigénica.

Otro efecto de esas proliferaciones es que modifican los niveles de oxígeno en el agua, pero también los análisis mostraron que en Coatepeque esos no fueron afectados de manera nociva, aún en los días de máxima concentración de algas.

“Los análisis se trabajaron con técnicos conformado por el laboratorio de toxinas de la Universidad Nacional (Labtox-UES), la Administración de acueductos y alcantarillados, (Anda) y expertos de la fundación”, detalló Villacorta.

Los primeros hallazgos sobre las causas de la proliferación de micro y macroalgas, según la Fundación Coatepeque, apuntan a una sobre abundancia de nutrientes sulfatos, nitrógeno, fósforo – que ingresan al lago.

El inicio de la época de lluvias es propicio para arrastrar hasta el agua grandes cantidades de nutrientes, residuos químicos de fertilizantes utilizados en los diferentes cultivos alrededor del lago, desde las altas plantaciones de café en el volcán, pasando por las siembras de granos básicos, hasta los huertos caseros y jardines en cualquier lugar de la cuenca. Falta determinar si otro tipo de deshecho, como aguas grises o filtraciones de aguas negras de casas o establecimientos comerciales, contribuyen a la proliferación de algas en esas cantidades.

Diferente al turquesa

El proceso de vida y descomposición de las micro y macroalgas observadas en mayo en el lago de Coatepeque es diferente al que causa la coloración turquesa de finales de septiembre o inicios de agosto.
La coloración turquesa, según diferentes investigaciones, se debe al efecto de la luz que penetra al lago y que refracta sedimentos de cristales y cenizas de la actividad volcánica de la caldera del lago de Coatepeque, lo cual no tienen nada que ver con la influencia de factores externos como las algas en sus diferentes tamaños.

Efectos

La inusual magnitud del evento relacionado a la cianobacterias produjo incertidumbre con respecto a la utilización del agua y alguna disminución de la actividad pesquera y recreativa, sin embargo no afectó sensiblemente la calidad del agua del lago de Coatepeque, más allá de su aspecto desagradable a la vista y el tacto.

A raíz de la proliferación de algas y cianobacterias, la Fundación Coatepeque recomienda disminuir la cantidad de fosfatos y nitratos en los vertidos, usando detergentes con baja proporción de fosfatos, empleando menos cantidad de detergentes y reducir el abonado de los campos, usando los desechos agrícolas como fertilizantes.

Villacorta opinó que para tratar de evitar la contaminación ambiental se deberían crear ordenanzas municipales que regulen el uso de agroquímicos “considerando que el objetivo de esas regulaciones sería la protección de la salud del ser humano y los ecosistemas, optimizando el manejo y la utilización de agroquímicos y tratando de evitar la contaminación del ambiente”, dijo Villacorta.

Otra recomendación de la Fundación Coatepeque es practicar la agricultura ecológica: las técnicas de agricultura ecológica basan la fertilización en aportes de materia orgánica, abonos verdes y rotaciones de cultivos, estas técnicas favorecen una buena estructura del suelo que reduce la erosión y mantienen niveles bajos de nutrientes libres en el suelo, evitando que puedan ser arrastrados hasta los cuerpos de agua.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad