Tribunal condena a 16 y a 25 años a asesinos del camarógrafo de Canal 21

Un testigo del crimen fue clave para la sentencia emitida. Defensa aseguró que fallo tiene errores de fondo por lo que apelarán.

El comunicador fue asesinado la mañana del 16 de noviembre de 2017 en el redondel de la avenida Las Delicias de Altavista, en Ilogango.

Por Enrique Carranza /Jaime López

Ene 09, 2020- 14:30

El Tribunal Tercero de Sentencia de San Salvador encontró culpable del  homicidio del camarógrafo de Canal 21, Samuel Rivas, a Axel Eduardo Villalobos Martínez y Wilber Ernesto Carranza Cabrera y los condenó: al primero a 16 años de prisión y al segundo a 25 años.

Carranza Cabrera fue quien disparó 19 veces contra la víctima, mientras Villalobos Martínez brindó seguridad a la hora de los hechos.

Samuel Rivas fue asesinado la mañana del 16 de noviembre de 2017 en el redondel de la avenida Las Delicias de Altavista, en San Martín.

Al momento del homicidio, Rivas colaboraba en la remodelación de una iglesia de las Asambleas de Dios. Era su primer día de vacaciones anuales.

La jueza del Tribunal Tercero de Sentencia fundamentó su fallo en abundantes pruebas como un testigo que presenció el asesinato, la autopsia de Medicina Legal, el acta de levantamiento de cadáver, el acta policial que explica paso a paso como sucedió el homicidio, así como prueba balística.

Sin embargo, la evidencia más contundente fue la declaración de un testigo que relató lo siguiente: Ese día estaba en una parada de autobuses cuando observó (a unos cinco metros de distancia) que Rivas descargaba material de construcción de un microbús blanco. En ese momento, dos jóvenes se acercaron, abordo de una motocicleta. Uno se mostraba nervioso, observaba para todos lados, mientras que el otro llevaba una pistola en la mano.

Luego, los dos se bajaron de la moto. El Chino (Wilber Ernesto) se le acercó a la víctima y le disparó entre diez y 15 balazos.

Una vez cometido el homicidio, los delincuentes se subieron a la moto y escaparon.

Pruebas contundentes

El informe forense reveló, luego, que Rivas recibió 19 balazos que le provocaron hemorragias internas en órganos vitales como hígado, pulmones, riñones y corazón, entre otros que le causaron de inmediato la muerte.

“Se tiene por acreditado el dicho por el testigo. Se ha confrontado su relato y se ha establecido que el testigo se encontraba en el lugar de los hechos”, sostuvo la jueza en su fallo revelado ayer.

Durante el proceso judicial, el testigo también reconoció a los imputados por sus características físicas durante una rueda de personas. De esta manera se descartó cualquier confusión.

“A esta juzgadora no le queda ninguna duda y con certeza positiva que los ciudadanos participaron en el homicidio (del camarógrafo Samuel Rivas) y no encuentro ninguna contradicción en las declaraciones del testigo”, prosiguió la juzgadora.

Ella concluyó que el grado de participación de Axel Eduardo en el homicidio fue de cómplice no necesario, mientras que Wilber Eduardo fue el autor material.

Los investigadores no lograron descubrir cuál fue el móvil del crimen, sin embargo, los fiscales sostuvieron que Rivas pudo haber sido asesinado como parte de una “prueba” que la pandilla les puso a los imputados para ingresar a la estructura delictiva.

Ambos acusados negaron en “su última palabra” en el juicio estar involucrados en el asesinato del camarógrafo. Y rechazaron formar parte de alguna pandilla.

El abogado defensor, Luis Rodríguez, no quedó satisfecho con el fallo de la jueza, consideró que hay errores de fondo.

Asegura que en el procedimiento legal que violaron garantías constitucionales de los sospechosos. En uno de los casos (de Axel Eduardo) se hizo el reconocimiento en rueda de reos sin la presencia de su defensor.

El abogado dijo que apelarán el fallo ante un tribunal superior de justicia (una Cámara de lo Penal).

Los representantes de la fiscalía, por su parte, manifestaron que analizarán el fallo para una posible apelación, ya que los acusados fueron condenados a menos años de prisión que lo solicitado. Pidieron 30 años de cárcel y el pago de $10,000 (por cada uno) por los daños ocasionados a la familia de Rivas.

La jueza resolvió que la responsabilidad civil debe determinarse en un juicio civil, ya que la fiscalía no demostró con documentos los daños para fijar la indemnización.

Rivas trabajó durante seis años como camarógrafo en los canales 19 y 21 del Grupo Megavisión.

La familia del camarógrafo, en su momento, expresó que no comprendía por qué habían asesinado a Rivas, ya que el siempre fue una persona tranquila. Tenía dos años de congregarse en las Asambleas de Dios de su comunidad. El día que lo mataron se disponía a colaborar en la reparación de la iglesia.

Samuel Rivas, camarógrafo asesinado. Foto EDH / Facebook

El abogado defensor, Luis Rodríguez, no quedó satisfecho con el fallo de la jueza, consideró que hay errores de fondo en el procedimiento legal que violaron garantías constitucionales de los sospechosos; en uno de los casos se hizo reconocimiento (Axel Eduardo) en rueda de reos de manera fugaz, por lo que afirmó que apelará el fallo judicial ante una instancia superior (Cámara de lo Penal).

La Fiscalía por su parte, dijo que el fallo está sujeto a análisis para efectos de apelación, porque los acusados fueron condenados a menos años de prisión que lo solicitados. Fiscalía solicitó 30 años de cárcel para cada uno.

 

 

Te recomendamos

Movistar “Quiero que sepan la verdad de mí”: el príncipe Harry rompe el silencio y explica su salida de la Familia Real británica
Movistar Así era la vida en los antiguos colegios internados de El Salvador
Movistar Esta es la casa que Meghan Markle eligió para vivir con Harry y su hijo en Canadá

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad