Un reencuentro que deja huella en cantón El Brazo, San Miguel. Connacionales buscan llevar tranquilidad a 262 niños de la comunidad

Salvadoreños en Estados Unidos se han unido para llevar ayuda y atender las carencias del centro escolar de la localidad donde uno de los principales problemas es el agua potable. "A las 10 de la mañana los niños se quedan sin agua y salen a pedir a los vecinos", explica el director.

Por Xiomara Alfaro

Sep 02, 2020- 19:37

José Parada Garciaguirre es un salvadoreño radicado en Estados Unidos, maestro de profesión y padre de familia. Durante los años 80, antes de emigrar dio clases en el centro escolar del cantón El Brazo, en San Miguel, donde ahora lidera un proyecto para la instalación del sistema de agua potable que beneficiará a la comunidad estudiantil.

El director de la institución, Marvin Barrientos, señala que la escuela atiende un total de 262 estudiantes inscritos desde parvularia hasta noveno grado en un solo turno, y una de las principales necesidades que enfrentan es el acceso al agua potable.

“Desde las 10 de la mañana los niños se quedan sin agua”, señala el director quien explica que los baños en la institución son lavables y que el agua es suministrada únicamente durante unas horas por lo que los estudiantes se ven en la necesidad de pedir agua a los vecinos aledaños.

Centro Escolar cantón El Brazo en San Miguel. Foto Cortesía

Mediante la página de Facebook Cantón el Brazo, San Miguel, que reúne a connacionales originarios del lugar, José Garciaguirre promueve este proyecto que consiste en la habilitación de un pozo, la instalación de una bomba, cañería y dos tanques que suministren el agua tanto para los baños, los lavamanos y para el consumo de los niños. Se estima que la obra tendrá  un valor de $3,500.

“Somos un grupo que conformamos una comunidad virtual, con el único propósito de servir a nuestra gente del cantón”, dice Garciaguirre quien recauda los fondos mediante una aplicación bancaria que les permite tener el registro de los ingresos.

“La obra se encuentra en fase de recaudación de fondos”, agrega.

William Martínez, director del centro escolar Ciudad Jardín 3, de San Miguel, también originario del Brazo, es el encargado en El Salvador de coordinar los trabajos y evaluar las áreas del terreno donde se va a desarrollar.

Te puede interesar: Escuelas de Ahuachapán sin fondos para funcionar

“Me llamó la atención el proyecto de la escuela cuando vi un Facebook Live que José hizo con el director de la escuela en el que mencionaba las necesidades de la institución. Yo tuve problemas de agua potable en la escuela (en San Miguel) y teníamos que hacer un intercambio con otra persona para que nos pasará el agua, esto es un problema grande para los niños y una necesidad urgente. Me sentí motivado para apoyar a la comunidad”, relata este maestro que también fue profesor en el cantón El Brazo.

William Martínez (a la izquierda) se une para apoyar en el proyecto de agua potable para la escuela. Foto Cortesía

Martínez hace hincapié en que el presupuesto asignado por parte del Ministerio de Educación a las escuelas es limitado, asegura que no se alcanza a cubrir con todas las necesidades de las instituciones. “Hay proyectos que no se pueden ejecutar por falta de recursos”, sentenció. El director del centro escolar de el Brazo también explica que los fondos recibidos por parte de las autoridades son utilizados para material didáctico, material de limpieza y algunos proyectos menores.

Parada Garciaguirre, quien con nostalgia recuerda sus años como estudiante y como maestro es este lugar, señala que dentro de los proyectos planificados también está la remodelación del techo, cambiar los baños, pintar las instalaciones y hacer reparaciones en la cerca.

Otra de las obras que se desarrolla dentro de la instituciones la instalación de agua en los baños del área del complejo deportivo y la construcción de camerinos. “A la fecha hemos remodelado la cancha y esperamos pronto tener agua en los baños y construir los camerinos tanto para el equipo local como para el de visita”, explica mientras señala que el trabajo se ha retrasado debido a las constantes lluvias registradas durante las últimas semanas en el país.

La nostalgia y el espíritu de servir une a tres maestros en El Brazo

José Garciaguirre y William se conocieron durante sus años de docencia en este centro escolar, donde también compartieron las aulas con Marvin Barrientos, ahora director de la institución desde el 2005.

Marvin Barrientos, director del centro escolar del cantón El Brazo; José Garciaguirre, salvaldoreño radicado en EE. UU. y William Martínez, director del centro escolar Ciudad Jardín 3, de San Miguel. Fotos cortesía

La nostalgia, el amor a la docencia y espíritu de servicio de estos maestros les une para servir a la comunidad.

William relata que durante los primeros meses de la pandemia, a través de la página web creada por Garciaguirre, se dio cuenta de lo que este grupo de connacionales estaba haciendo para ayudar a la comunidad que a travesaba por momentos difíciles.

“Vi cómo este grupo virtual estaba organizando a representantes de la comunidad para hacer entrega de donaciones de comida a los habitantes. Luego empezaron a pedir ayuda para reconstruir la casa de una madre soltera, con dos niñas pequeñas, en  Chirilagua, en San Miguel. Cada vez que llovía su casa se mojaba, eran paredes de plástico y estaba prácticamente sin techo, entonces me puse a la orden para colaborar en lo que fuera necesario”, relata William quien ejerce la docencia desde hace 38 años.

Azucena Miranda recibe su saca reconstruido por los compatriotas del cantón El Brazo, Foto Cortesía

William coordinó los trabajos para finalmente entregar la casa reparada a Azucena Miranda, de 28 años quien a través de un video publicado en el sitio se mostró agradecida. Azucena reside en la Hacienda Nueva Chilanguera, sus hijas tienen 5 y 9 años de edad.

Dentro de los proyectos que ya fueron ejecutados está la entrega de canastas de alimentos a 235 familias de la comunidad durante la pandemia del COVID-19, la  remodelación del complejo deportivo de la escuela y la reconstrucción de la casa de Azucena.

Complejo deportivo del centro escolar. Fotos Cortesía

“La comunidad se ha unido, la pandemia nos ha hecho reflexionar y nos ha ayudado a valorar lo que tenemos, a nuestra tierra, a nuestro terruño”, concluye Garciaguirre, de 56 años, quien vive en Estados Unidos desde hace más de tres décadas.

El centro escolar del cantón El Brazo da cobertura a 17 caseríos, es el único centro de estudios en la zona con atención hasta tercer ciclo y fue construida en 1964 en un terreno donado por una familia de la localidad.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones