El amor propio está de moda

Diana, Mayra, Keyla, Edith, Pamela y Nessi son un grupo de amigas que coinciden en que antes de buscar amor en una pareja, está el amor propio, un tema que se ha convertido en un movimiento social en diversas partes del mundo y que empodera a mujeres con cuerpos que no coinciden con la imagen generalizada de la belleza femenina.

Foto/ Menly Cortez

Por Menly Cortez

Feb 13, 2020- 22:36

Los cuerpos diversos o disidentes son los que se consideran que están fuera de los cánones que dicta de la moda por medio de los medios visuales.

Cuerpos grandes, imperfectos o cuerpos sin atributos caen esta categoría. El mensaje que desea enviar es claro: amarse y cuidarse incondicionalmente, porque en el amor propio comienza la relación afectiva en igualdad y buen trato con los que nos rodean.

“Para mí es la máxima rebelión de las mujeres con el sistema patriarcal”. Así define al amor propio Keyla Cáceres de 27 años. Para esta joven, las mujeres y los hombres crecen en estereotipos que marcan la vida, en los ámbitos del significado de la perfección. “Por eso amarme tal cual soy es mi máximo triunfo como mujer” comentó.

Keyla Cáceres: “Aceptarme tal y como soy también significa amar a las mujeres de mi familia. Mis brazos se asemejan mucho a los de mi mamá y de mi abuela. Por mucho tiempo pensé que era lo más imperfecto de mi cuerpo, pero aprendía a vivir con ello y entender que son parte de mí”. Foto EDH/ Menly Cortez

Este grupo de amigas se encarga de abrir debates, reflexiones y diálogos sobre el amor propio entre mujeres por medio de la colectividad. Intentan crear ambientes que implican ver la perfección en las imperfecciones como estrías, celulitis, rollitos, barros en la piel. Para ellas la mejor forma simbólica de luchar contra lo que dicta la sociedad sobre la belleza de la mujer, es vestirse como más cómodas y felices se sienten.

Edith Elizondo:

“Yo me quité el miedo a la palabra ‘gorda’, que para muchos es una ofensa, pero en mi caso creo que los cuerpos son cambiantes y en cada etapa hay que cuidarnos”.

,

Según Diana Rodríguez, de 27 años, los complejos no se pueden derribar fácilmente, por eso es importante crear entornos en donde se transmita seguridad entre mujeres para apoyarse mutuamente.

Diana Rodriguez: “Este traje es el que más me encanta, por mí lo usaría siempre, per me trauma llevar los hombros descubiertos”. Foto EDH/ Menly Cortez

Por otro lado, Nessi, una joven de 23 años que nació con labio leporino, cree que muchos de los complejos se forman debido a las burlas hacia la apariencia física distinta, por ignorancia o crueldad.

A esas burlas no hay que darles importancia, dice. “Yo me acepto como soy y ha sido un proceso en que me han acompañado mis seres queridos. Estoy agradecida con Jehová que me colocó en la familia correcta que me ha enseñado a amarme y aceptarme”. Nessi, quien ha pasado por ocho cirugías de labio, aconseja a otros que se miren más allá del espejo o una selfie, que la belleza real está tras los ojos, en el alma.

Nessi: “Yo me amo así pero es la sociedad la no sabe nada del tema. Hay gente que se burla de la forma en que persona como yo pronunciamos las palabras y no saben el enorme esfuerzo que es tratar de hablar como todos. Foto EDH/ Menly Cortez

El amor a los cuerpos diferentes

Edith Elizondo, defensora de los derechos de la mujer de 31 años, comenta que el amor a los cuerpos grandes o “amor gorde”, es un movimiento que se desarrolla en varios países, como por ejemplo Argentina, donde cientos de mujeres se reúnen para hablar sobre el tema.

Edith Redondo: “Yo me quité el miedo a la palabra ‘gorda’ que para muchos es ofensa, pero en mi caso creo que los cuerpos son cambiantes y en cada etapa hay que cuidarnos”. Foto EDH/ Menly Cortez

El hecho es que se habla más sobre la salud de las personas obesas que de la discriminación que estas sufren a diario (gordofobia) y que es bastante tolerada política y socialmente. “Es importante aceptar nuestros cuerpos reales cuando compras ropa y no hay de tu talla, cuando la gordura es sinónimo de enfermedad, si hay personas delgadas nada saludables” argumentó Elizondo.

El cuerpo de las mujeres siempre está en el centro de atención y es objeto de todo tipo de comentarios. Por eso este grupo de mujeres asegura que la mejor forma de amarse es atreverse, cuestionarse internamente sobre el amor propio y definir qué persona se desea ser, para trabajar en ello y disfrutar la vida de la mano del amor propio.

Mayra Ramos: “Antes pensaba que mi cuerpo es demasiado grande, que una flaca se podía poner este tipo de falta y le quedaría bien, pero hoy admito que me gusta cómo se ve”. Foto EDH/ Menly Cortez

Pamela Montoya: “A diario quisiera usar este vestido. Me gusta cómo me queda y esto es algo con el tiempo he aprendido a sentirme libre y respetarme…”. Foto EDH/ Menly Cortez

Te recomendamos

El festival “Foodsion Suprema 2020” llega cargado de sorpresas y esto es lo que debes saber
7 preguntas y respuestas frecuentes sobre el coronavirus
Frijoles, el beneficioso y tradicional alimento que favorece tu salud
5 maneras infalibles para ahuyentar los zancudos por las noches

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad