Salcoatitán y su ceiba con 300 años de historia

Según contaban los ancestros de esa localidad, a quien abrace la ceiba y le de las gracias con unas palabras en náhuatl recibirá una dádiva del espíritu que la habita.

Foto/ Cortesía

Por Susana Joma

Sep 24, 2017- 16:40

Como un gigante que cobija a su pueblo se alza la ceiba que está en Salcoatitán, uno de los municipios del departamento de Sonsonate que forma parte de la Ruta de Las Flores.

Este árbol cuyas ramas en estos días visten de verde está rodeada de leyendas que los residentes recitan casi de memoria y con mucho orgullo a los turistas que los visitan.

Una de esas historias sobre esta imponente ceiba, que ha sido contada de generación en generación, señala que entre 1890 y 1948 entorno a la ceiba solían estacionarse los conductores de las carretas que llegaban desde el vecino Sonsonate cargadas de productos agrícolas para vender. Roberto Álvarez, colaborador del área de turismo de la Alcaldía de Salcoatitán, comentó que según contaban los abuelos incluso llegaban a ese sitio caravanas provenientes de Guatemala.

En la última década, con fines turísticos, las autoridades construyeron alrededor de este magnífico árbol una bonita plaza, y en una de tres placas que fueron colocadas en esta instalación quedó plasmada parte de esa historia.

En lo que hoy se conoce como Plaza La Ceiba se aprecia la pintura de Quetzalcoatl.

De acuerdo con el relato, quien abrace el tronco de la ceiba y diga en voz alta unas palabras de agradecimiento en náhuatl recibirá una dádiva del espíritu encerrado en su interior.

Con respecto a este árbol, que justo está ubicado a la entrada del casco urbano de Salcoatitán, sobre la carretera que lleva al municipio de Sonsonate, se dice que tiene cerca de 300 a 400 años y ha alcanzado los 30 pies de altura y su tronco mide siete metros de ancho. Está a unos metros de la hermosa iglesia colonial.

En manos de algunos residentes hay una fotografía de la ceiba, en blanco y negro, y en la cual se aprecia que a sus pies hay un grupo de hombres armados. Se dice que fue un grupo que participó en el levantamiento indígena que se dio en 1932.

Óscar Tobar, encargado del área turística de la comuna y quien tiene 24 años de haber llegado a residir a ese municipio, afirma que “la ceiba prácticamente es un ícono de la localidad que todos aprecian”.

Tobar sostiene que a si bien ya hay pocos residentes mayores que den testimonio sobre la ceiba, se trata de transmitirle su valor a los más jóvenes del pueblo. “A los niños se les está haciendo consciencia desde el primer año sobre la importancia de la naturaleza, y sobre todo de la ceiba”.

Más de un turista que visita Salcoatitán no pierde la oportunidad de tomarse una fotografía frente a la hermosa ceiba, comentó Tobar.

Foto/ Cortesía

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Padre e hija salvadoreños mueren ahogados en el río Bravo, México, al intentar cruzar hacia EE. UU.
Noticias Mitos y verdades sobre el orgasmo
Noticias La propuesta de otorgar 40 % de espacio en radios para música nacional aviva el debate en redes sociales