¿Qué sabemos de las 23 personas fallecidas por coronavirus en El Salvador?

Entre el 31 de marzo y el 14 de mayo, veintitrés personas han fallecido en El Salvador a consecuencia del COVID-19. En la mayoría de casos, el Ministerio de Salud se ha limitado a informar sólo la edad y sexo de los fallecidos.

Los casos locales de coronavirus han aumentado y San Salvador es el municipio con más contagios. Foto EDH

Por Lilian Martínez

May 14, 2020- 17:20

Entre el 31 de marzo y el 14 de mayo, veintitrés personas han fallecido en El Salvador a consecuencia del COVID-19. En todos los casos es más lo que ignoramos que lo sabemos sobre los fallecidos. Sobre todo en los últimos días, en los que el Ministerio de Salud se ha limitado a informar sólo la edad y sexo de los fallecidos.

Las veintitrés muertes provocadas por el coronavirus y los 1,116 casos confirmados hasta el 14 de mayo dan como resultado una tasa de letalidad de 2.07 % . Seis de las víctimas eran mujeres y el resto hombres. Entre ellos un niño de cuatro años de edad.

En cuatro de los casos se sabe que tenían enfermedades crónicas: la décima víctima tenía insuficiencia renal, la duodécima tenía obesidad; la décimo tercera y la décimo séptima tenían diabetes.

Una de esas muertes corresponde a un mujer de 38 años y otra a un niño de 4 años; seis a personas de entre 40 y 49 años; cinco a personas de entre 50 y 59 años; otras cinco a personas de entre 60 y 69 años; cuatro a personas de entre 70 y 79; y una a un hombre de 80.

Vea especial: Coronavirus, El Salvador contra la pandemia

Seis víctimas de la pandemia fueron catalogadas como casos importados; que, según las autoridades de Salud, fueron trasladados desde el aeropuerto o las fronteras terrestres o marítimas hasta un centro de contención. Solo en dos de estos casos se conoce la fecha de ingreso: una personas llegó al país el 14 de marzo y la otra el 15.

De los seis casos importados, se sabe que cuatro provenían de Norteamérica: tres de Estados Unidos y uno de Canadá. Uno de los casos provenía de Alemania y el otro de Guatemala.

Respecto a los casos locales se sabe que la víctima mayor de 80 años residía en Morazán, donde tuvo contacto con alguien que había regresado de un país con casos confirmados de COVID-19, según Salud.

Solo en cuatro casos se sabe a qué se dedicaba el fallecido: uno era cirujano, vino de Canadá y murió el 9 de marzo. Otro era ingeniero, otro soldado y una mujer era empleada de una Unidad de Salud.

Falta más información

Solamente en el caso de la cuarta persona fallecida por COVID en El Salvador se sabe cuándo presentó los primeros síntomas. Y únicamente en el caso de la primera víctima local, se sabe cuándo le hicieron la prueba del COVID-19 que resultó positiva.

Esta información podría ser útil para saber cuánto tiempo tardaron estas víctimas en manifestar síntomas.

“Lo más importante es saber la fecha de inicio de síntomas y la fecha en que se le hizo la prueba. Los epidemiólogos deben buscar los nexos. Para mí catalogarlos como importados o locales ya no sirve de nada”, afirma el intensivista José Gonzalo Batres Baires, médico salvadoreño que atiende pacientes con coronavirus en un hospital de Munich, Alemania.

TE PUEDE INTERESAR: UCA dejó comité por el irrespeto del Gobierno a los derechos humanos

Mientras que el infectólogo Iván Solano Leiva considera necesario saber si las personas fallecidas por COVID-19 tenían enfermedades crónicas o no y a cuántos días de haber iniciado los síntomas presentaron complicaciones o se volvió severa la enfermedad.

Recordó que seis o siete días de iniciada la enfermedad comienza la variedad severa. También considera necesario saber qué tratamiento les proporcionaron a los pacientes: “Si les dieron hidroxicloroquina y azitromicina o qué otro tratamiento les dieron a estos pacientes con neumonía severa”.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad