A sus 72 años, don Nazario sobrevive de la pesca con cordel en la playa Torola, de Conchagua

También trabajó como ayudante de marino de barco pesquero.

Foto: Insy Mendoza.

Por Insy Mendoza

Dic 06, 2020- 14:35

Nazario Alvarenga, residente en playa Torola, Conchagua, La Unión. A sus 72 años, camina y salta entre los pedreros a orillas de la playa en busca de algún pescado que pueda llevar para comer en casa, o en ocasiones los vende.

Sus herramientas son un hilo de nailon, un trozo de madera donde lo enrolla, los anzuelos y sus carnadas son de goma en forma de peces, garrobos, y los engancha en el anzuelo y luego lo lanza al agua.

También trabajó 15 años como ayudante de marino en barco pesquero, su tarea era limpiar las colitas de camarón; eran jornadas intensas, y como pago les daban cierta cantidad de pescado del pequeño y eso lo vendía, el dinero producto de la venta era su ganancia.

LEE TAMBIÉN: María Alvarado murió y sus dos hijas permanecen graves tras accidente con rastra en Sonsonate

Foto: Insy Mendoza.

Foto: Insy Mendoza.

Don Nazario, aprendió el oficio de la pesca a los 22 años de edad, luego de tomar la decisión de que no era muy rentable el trabajo en el campo cuando vivía en Intipucá. Decidió trasladarse a playa Torola, de Conchagua donde le enseñaron a la pesca con redes, con cordel, y a trabajar en los barcos.

Nazario, es padre de 8 hijos que tuvo con diferentes hogares. Dos de ellos están muertos; y uno que desapareció hace 12 años. Una hija se la mataron hace 3 años en la playa Torola; mientras que el año pasado un varón que residía en Los Estados Unidos, murió a causa de un paro cardiaco.

CONTINÚA LEYENDO: Dos hombres condenados a prisión por agresión sexual a dos niñas de seis y ocho años

“Siempre salgo a los pedreros de las playas a rebuscarse a pescar y cuando está buena la pesca me llevo algunos parguitos, bagre y algún otro pescadito ya con eso comemos en casa, o lo vendo”, agregó Nazario.

También se dedica al cultivo del maíz en pocas cantidades solo para el consumo.

FRASE “Estas carnadas son de goma, los uso con mucho amor y recuerdo porque me las mandó desde Los Estados Unidos, el varón que murió el año pasado; me dijo que las usará para pescar con cordel”, Nazario Alvarenga.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 1 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones