Nejapa resplandece con las tradicionales bolas de fuego

El municipio celebró 96 años de tradición a través del juego en el que participan nejapenses y turistas. La comunidad compartió 15 mil tamales con los visitantes.

Foto EDH/ Ricardo Flores

Por Karen Salguero

Ago 31, 2018- 22:30

Las calles de Nejapa se iluminaron una vez más esta noche con las tradicionales bolas de fuego, evento en el que más de mil bolas fueron parte de la batalla extrema que realizan los Nejapenses cada 31 de agosto.

Ante el afán de los espectadores que esperaban ansiosos, una bola fue lanzada al aire, lo que significó el inicio del juego que duró aproximadamente tres horas.

“Jugar bolas de fuego es una sensación inexplicable, es entrar en un estado de adrenalina que solo el que ha jugado lo puede experimentar”, expresó Salvador Sánchez, un jugador que por onceava vez participó en la tradición.

VER FOTOGALERÍA:

La tradicional batalla de las bolas de fuego en Nejapa

Nejapa será iluminado esta noche con las tradicionales "bolas de fuego", una tradición que se desarrolla el 31 de agosto de cada año y consiste en una guerra de bolas en llamas entre dos equipos.

La batalla inicia a las 8:00 de la noche sobre la calle principal frente al parque central y la iglesia del municipio.

Este año participaron alrededor de 200 jugadores, entre habitantes del municipio y turistas, quienes conformaron dos grupos para enfrentarse en una batalla que requiere del contacto físico con las bolas.

“A parte de la emoción y de lo extremo que es el juego, la misma cultura del municipio me incentiva a ser parte de algo que nos caracteriza”, dijo Marlon Sánchez, quien ha acumulado 13 años en el juego.

Los visitantes también se vuelven parte de juego, ya que no dejan de experimentar momento de alegría y temor durante la jornada.

TE RECOMENDAMOS:

Tradicionales bolas de fuego iluminarán Nejapa

En la actividad participan jóvenes y adultos. Según la leyenda, el patrono San Jerónimo era tentado por el diablo y, a la vez, también recuerdan la erupción del volcán de San Salvador en 1,658.

Las risas, gritos y lamentos son el enganche que hace inolvidables las noches de juego al calor de las bolas.

“Desde hace dos años decidí quedarme como espectador, pero si una bola llega cerca de mi, no pierdo oportunidad de agarrarla y revivir los años de juego”, expresó Clesensio Amaya, de 62 años, un nejapanse de corazón.

Ayer, Nejapa celebró 96 años de tradición, actividad con la que la comunidad repartió alrededor de 15 mil tamales a los turistas.

El evento cuenta con dos versiones: la popular, que se relaciona con la erupción del volcán de San Salvador en 1658; y la religiosa, que se cree que San Jerónimo doctor evitó que el municipio desapareciera.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad