Magistrado CSJ reafirma indicios de enriquecimiento ilícito de Funes, Saca, Flores Sosa y López Cardoza

Dijo que le parecía "extraño" que diputado López Cardoza siga en Junta Directiva de Asamblea mientras es enjuiciado. De Flores Sosa señaló que sus ingresos no correspondían con sus gastos.

Sidney Blanco

El magistrado de la CSJ aseguró que esperan reforzar la sección de Probidad

/ Foto Por Lissette Lemus

Por Edmee Velásquez

Abr 11, 2016- 10:22

El magistrado de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, Sidney Blanco, reafirmó esta mañana que los cuatro casos que el pleno de la Corte Suprema de Justicia envió a juicio tienen claros indicios de enriquecimiento ilícito.
Los procesos en mención son en contra de los expresidentes Mauricio Funes y Antonio Saca, así como del actual diputado del PCN, Reynaldo López Cardoza, y del exdirector del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), Leonel Flores Sosa.

El funcionario señaló  que es la sección de Probidad de la Corte Suprema la que, en primer lugar, analiza la información de las declaraciones patrimoniales y ahí determina, tras contar con información del sistema financiero, la recepción de declaraciones de testigos, lo que al final se determinó que en estos casos si existen irregularidades que deben pasar a la siguiente etapa.  

“Los cuatro (casos) que hemos visto, todos, han reflejado que hay indicios de enriquecimiento ilícito”, afirmó Blanco en el programa radial  ”Pencho y Aída”.
En el primer caso, que fue del diputado López Cardoza, Blanco dijo que se encontró que pagó créditos exhorbitantes de manera inexplicable, que compró inmuebles de la misma manera, tenía cuentas bancarias que tampoco se supo explicar y por ello se determinó que habían indicios de enriquecimiento y su caso pasó a una Cámara de lo Civil. 

Pero además dijo que le “extraña”, que el legislador azul siga desarrollando su cargo en la Junta Directiva de la Asambela, pese al juicio que se le sigue.

“El diputado López Cardoza, que es una de las cosas que me extraña que siga siendo miembro de la Junta Directiva de la Asamblea, un funcionario a quien según lo que nosotros vimos en la Corte pagó créditos de manera inexplicable… declaramos que habían indicios de enriquecimiento ilícito”, agregó.

Sobre el caso de Flores Sosa, el magistrado señaló que los ingresos que el percibía no eran congruentes con los gastos que él reflejó en su declaración patrimonial ni con los depósitos que el realizó hacia el extranjero, estos en referencia a los que el exfuncionario declaró enviaba a sus hijos.

Blanco ejemplificó que todos los egresos que hizo Flores Sosa durante su gestión no se correspondían con el ingreso salarial que obtenía como director del ISSS, que eran  de $3 mil 500 o el hecho de haberse comprado una casa por valor de $500 mil a ocho meses de haber asumido el cargo.

Añadió que el exdirector del ISSS trató de justificar sus ingresos con un empleo en una empresa en Estados Unidos, en donde asegura es socio, pero que solo presentó una fotocopia y nunca el original de tal relación laboral. Incluso, dijo que solicitaron apoyo al gobierno de los Estados Unidos y ellos confirmaron que Flores Sosa no era socio de la empresa.

Asimismo, mencionó el caso del expresidente Funes, del que señaló que personalmente se resistió a examinar exclusivamente los cinco años que fue mandatario porque le pareció que eso “podría ser muy ingenuo”, ya que el enriquecimiento también se ve reflejado al recibir dinero posterior a la presidencia.
“Personalmente me he resistido a que examinemos exclusivamente lo que obtuvo dentro del período y me he opuesto porque me parece que podría ser muy ingenuo como en el caso del expresidente Funes, sale hoy en junio y en julio comienza a recibir como $13 mil mensuales”, apuntó.
 

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Prófugo y corrupto, así retratan a Mauricio Funes en caricaturas
Noticias Pandilleros de la MS afirman que han transformado su vida y están arrepentidos de su pasado violento
Noticias La sala VIP de los García, un espacio relajante y de comodidad antes de volar