¿Qué tanto votaron los salvadoreños que viven en el exterior para las elecciones presidenciales?

Pese a que menos salvadoreños residentes en el extranjero se empadronaron para votar en las elecciones presidenciales de este año, los votos válidos enviados por estos fueron proporcionalmente más que en las presidenciales de 2014.

Por Verónica Hernández

Ago 06, 2019- 07:45

Mientras el TSE habla de avances considerables para facilitar el voto desde el exterior, los salvadoreños que viven en el extranjero se quejan de la poca información que se les hace llegar antes del cierre del padrón electoral y califican el proceso de registro en el padrón como “engorroso”.

Pese a esto, y a que menos salvadoreños residentes fuera del país lograron entrar al padrón electoral en 2019 respecto a 2014, los votos efectivos o votos válidos enviados vía correo postal fueron más, en números absolutos y en proporción al padrón, este año.

En enero de 2012, con 82 votos, la Asamblea Legislativa aprobó la Ley Especial para el Ejercicio del Voto desde el Exterior (Levex). El artículo 4 de esta Ley habilita a los ciudadanos salvadoreños residentes fuera de El Salvador para ejercer su derecho al sufragio desde donde estén, bajo la modalidad de voto postal.

Los 28 artículos de la Levex establecen plazos para que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y el Ministerio de Relaciones Exteriores implementen los mecanismos del voto postal (que se envía por correo tradicional). En 2014, los salvadoreños en el exterior votaron en elecciones presidenciales de esta forma por primera vez.

Sin embargo, desde la primera experiencia práctica del voto postal, los salvadoreños en el exterior han expresado su descontento con los procesos para el registro en el padrón electoral y la poca información que reciben.

“El proceso es muy engorroso, difícil y hacen una diferencia entre los salvadoreños que están en El Salvador y nosotros.  Hay que inscribirse por internet y pedir que nos manden paquetes; hay que firmar un formulario, imprimirlo, tomarle foto, volverlo a subir a la red. Y eso solo es para inscribirnos y decir que queremos votar”, dice  Ismael Chicas.Ismael tiene 8 años de residir en Estados Unidos. Vive en Long Island, Nueva York, en donde junto a unos amigos formaron un grupo para ayudar a otros salvadoreños a registrarse en el padrón electoral de 2019.
Nadie, nadie nos había tomado en cuenta. Pero nos organizamos y se logró hacer. Hicimos como talleres, y empadronábamos desde nuestras propias laptops e impresoras. Sin pensar qué candidato se beneficiaría empadronábamos. Lo hicimos porque nos entusiasmamos con que nos tomaran en cuenta. Me atrevería a decir que un aproximado de 300 personas fueron empadronadas”, cuenta Ismael.

Comenta que también conocía otros grupos de personas que se habían organizado para facilitar información a todos los salvadoreños que viven en Nueva York, y pudieran ejercer su derecho al voto. Y agrega que la poca información y el largo proceso que los ciudadanos salvadoreños deben seguir, muchas veces dificulta su participación electoral.

Este proceso también es destacado por el Presidente de la organización Red Nacional de Emprendedores Retornados – Renaceres, Salvador Carrillo; como uno de los principales factores en la baja participación de los salvadoreños en el extranjero para ejercer el sufragio.

“En las elecciones de presidente y vicepresidente de El Salvador, tuvieron muy poca participación los compatriotas que viven afuera. Esto se debe, creemos, básicamente a lo difícil  y engorroso que es el proceso para que ellos se inscriban como legítimos votantes. Hay una serie de pasos, una serie de procesos para poder empadronarse”, dice.

Para Jaime Juárez, Director de Fortalecimiento de Instituciones Democráticas y  Coordinador de la Comisión del Voto desde el Exterior del TSE, el proceso de empadronamiento eleva la calidad de los participantes porque se empadronan quienes realmente quieren participar. “El empadronamiento, en el caso del exterior, no es automático; debe de expresar claramente la voluntad del ciudadano, porque de lo contrario incurriríamos en un riesgo muy grande, no podemos distribuir papeletas a diestra y siniestra; eso puede devenir en una acusación de fraude masivo. Tenemos que ser muy cuidadosos. En cuanto al sistema, si bien es cierto tiene algunas complicaciones, son por razones de seguridad. Pero lo mejoramos muchísimo en relación a 2014”, enfatiza.

Según el Informe Final de Observación Electoral (Elecciones Presidenciales 2019) de la Fundación Dr. Guillermo Manuel Ungo (Fundaungo), la Universidad Centroamericana (Uca), la Universidad Don Bosco y Flacso El Salvador,  es indispensable revisar la modalidad y procedimientos del voto postal, y explorar otras posibles alternativas para el ejercicio del sufragio, con el fin de garantizar una mayor participación electoral. Esto debido a la baja cantidad del empadronamiento de los salvadoreños residentes en el exterior y de votantes en las elecciones presidenciales de 2014 y 2019, en comparación al número de inscritos en el Registro Electoral.

“Realmente somos, bueno, somos bastantes viviendo allá en Estados Unidos, que el proceso debería ser más accesible no tan, digamos, demasiados pasos para llegar al final y ejercer el voto”, expresa Carrillo.

Agrega que aproximadamente unas 15 organizaciones trabajan de la mano para incidir en cambios en la ley electoral y modificar ciertos estatutos que simplifiquen el proceso que deben seguir los salvadoreños en el extranjero.

“Estamos en el proceso de incidir en esos cambios, que no se han dado todavía porque son cuestiones legales que tienen que pasar por la Asamblea Legislativa, Tribunal Supremo Electoral… una serie de acciones que estamos realizando para hacer del proceso electoral más equitativo, más claro, más transparente”, dice.

Es importante enfatizar que para las elecciones de 2019,  la intención de voto tuvo una disminución del 42% en proporción a 2014; reduciendo el padrón electoral casi a la mitad.

Para el politólogo Álvaro Artiga, hay un problema en el control de potenciales electores que viven en el extranjero, y que se debe resolver para las elecciones de 2021.
“Hay que sacar experiencias de cómo lo han hecho otros países que también tienen voto del exterior. Ver en qué tipo de elecciones, y cómo es que lo han resuelto”, dice.

Además, salvadoreños en el exterior piden una campaña de información con meses de antelación, para conocer en dónde y cómo obtener el documento de identidad.
“Yo espero que se pueda facilitar más el voto en el extranjero, y tener más información sobre cómo proceder a votar. Porque aquí (en USA) no recibimos suficiente información”, dice Isaías.

Según Juárez, el Tribunal Supremo Electoral utiliza redes sociales como Facebook, Twitter y WhatsApp para mantener informados a los salvadoreños en el extranjero sobre los procesos electorales que se desarrollan en el país. Agrega que los ciudadanos que quieren participar deben poner de su parte para estar atentos a toda la información que se transmite.
“Los ciudadanos en el exterior deben estar en permanente comunicación con los consulados, y generalmente no sucede eso. Porque la información sí llega a los consulados. (…) el problema es que cuando ya la dinámica electoral llega hasta donde ellos, es muy tarde, porque el proceso de empadronamiento debe de empezar muchísimo antes”, dice.

Sin embargo, Carrillo asegura que muchas veces los procesos o trámites son afectados por diversas razones.
“(…) los consulados no dan la atención necesaria; o no pueden cumplir, digamos, todas las necesidades. Porque, en primer lugar, hay que tener el Documento de Identidad Único (el DUI); y ese trámite cuesta, no solamente por razones geográficas, sino que también por la manera en que los empleados de los consulados atienden a los ciudadanos salvadoreños… la gente trata mal, en lugar de hacer las cosas fáciles las vuelven más difíciles, más duras. No facilitan las cuestiones; que debería ser lo contrario”, afirma.

Para Carrillo, quien trabaja en conjunto con el Instituto Salvadoreño del Migrante (Insami) y otras organizaciones dentro y fuera del país, la información no fluye como debería; y esto por razones burocráticas.
“La cuestión de la comunicación de los derechos y obligaciones de los votantes debería hacerse con mucha más claridad, y no tan técnica, no tan burocrática, en ese vocabulario burocrático que utilizan. Hay que tomar en cuenta… el diseño tiene que estar de acuerdo a las condiciones reales de la población que se atiende”.

Según Juárez, se implementaron una serie de medidas que mejoraron el proceso en las elecciones presidenciales de 2019 con relación a 2014.
“En primer lugar, mejoras en el sistema de empaquetado y de envió de los sobres para que el ciudadano allá en el exterior pudiesen manipularlos de una mejor manera sin confundir ambas (papeleta de primera y segunda vuelta). Segundo, también se corrigió la orientación al ciudadano en el instructivo de votación en el paso a paso que allí se le indica; se le daba indicaciones precisas de cómo hacer para evitar confundir ambas o hacer las cosas de la mejora manera. Y tercero, en los diseño de los materiales; se hizo un diseño de una ficha desprendible más grande, de tal manera que no cupiese dentro del sobre blanco, donde tenía que venir sólo la papeleta de votación”, explica.

Agrega que los salvadoreños en el exterior deben estar atentos desde la etapa del empadronamiento, ya que es un proceso que empieza antes de que entre en calor la campaña electoral; y es indispensable para que puedan votar.  “También requiere un poco de educación ciudadana, y compromiso de estar pendiente de cómo van los procesos en el país”, comenta.
Juárez asegura que mientras los ciudadanos, o las asociaciones que promueven la participación de los ciudadanos en el extranjero no ayuden en ese momento, la participación en las elecciones no se puede mejorar.

Resultados diferentes

En 2014, hubo 622 votos nulos en la primera vuelta y 350 en la segunda vuelta. En las pasadas elecciones el voto nulo desde el exterior disminuyó un 53% en comparación con la segunda vuelta de 2014, con 165 votos nulos.

Juárez afirma que esta disminución se debió a las medidas que el Tribunal Supremo Electoral tomó, como resultado de la evaluación de la primera aplicación del voto del exterior en 2014, para mejorar la participación efectiva.

En los comicios de 2019 no se registraron votos impugnados ni abstenciones, y hubo 3,643 votos válidos, que representan el voto efectivo o voto afirmativo en la segunda elección en que los salvadoreños ejercen el sufragio desde el exterior. En 2014 este voto sólo alcanzó  los 2,334.
Con base en los resultados oficiales de ambos escrutinios, es posible afirmar que la elección de 2019 reflejó una tasa de crecimiento de participación efectiva de 56 % en comparación a 2014.

La aprobación del voto del exterior en El Salvador es considerada un paso importante para lograr elecciones más incluyentes y fortalecer las bases de la democracia, según estudios sobre participación electoral en América Central.

Las elecciones son  “el corazón de la democracia representativa”, según el fallecido profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Yale Robert Alan Dahl. Él consideró el análisis de la calidad de las elecciones como un elemento fundamental para evaluar la calidad de la democracia de un país. El informe de The Economist Intelligence Unit  2018 afirma que El Salvador posee un Índice de Democracia de 5.96.

Los faltantes

En las elecciones de 2019 hubo 1,711 votos faltantes. Mientras que en los comicios de  2014 el TSE registró 7,610 votos faltantes en la primera vuelta y 7,631 en la segunda vuelta. Estos votos representaron aproximadamente el 73 % del padrón electoral de los salvadoreños residentes en el exterior que se registraron en el padrón.

Entre los votos faltantes se contabilizan devoluciones de paquetes electorales por distintas razones, paquetes electorales fuera del tiempo de entrega y votos fuera del tiempo de conteo en el país.
El Tribunal Supremo Electoral envía una cantidad de paquetes individuales. Al retorno los miembros de mesa registran todos los votos recibidos; y los que no hayan llegado para ese momento los registran como votos faltantes.  En el caso de 2014, una gran cantidad de votos llegó posterior a la fecha y hora que establece la ley.

Los salvadoreños en el exterior piden que el TSE mejore el envío de los paquetes electorales para que lleguen a tiempo. Exigen que su derecho al voto sea garantizado.
“El voto desde el exterior es un derecho y un deber de cada ciudadano, por nuestras familias residiendo en El Salvador y por el futuro de nuestro país; el cual sigue siendo nuestro país aunque estemos lejos”, comenta Isaías Jaco, quien tiene 35 años de vivir en Los Ángeles, California, Estados Unidos.

Juárez expresa que existen diversos factores que intervienen en que la entrega de paquetes o comunicación postal no sea efectiva; entre estos factores están las direcciones imprecisas.
Según el Informe Final de Monitoreo, Elecciones Presidenciales 2019 del Instituto Salvadoreño del Migrante (Insami), un grupo de observadores del voto desde el exterior coincide con la mayoría de los salvadoreños que viven fuera del país en que el mecanismo utilizado para votar no toma en cuenta las diferentes realidades de la población en el exterior; por ejemplo, el uso de la dirección postal como método de registrar en el padrón electoral de los salvadoreños en el exterior lleva a los salvadoreños a abstenerse de compartir sus datos personales por temor a la deportación, tomando en cuenta las nuevas políticas migratorias estadounidenses.

“En las elecciones de 2014 fue peor porque el sobre que les llegaba a casa era del mismo color que el sobre que mandaba AE (Ajuste de Estatus) con orden de deportación; inmediatamente te decían ‘no, aquí no vive, nunca ha vivido aquí’. Son pequeños detalles logísticos”, comenta el Director Ejecutivo de Insami, César Ríos.

Para la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), las dificultades en la logística de entrega de los paquetes ocurridas en 2014 disminuyeron en la pasada elección. Fusades sostiene que persisten deficiencias en la divulgación de información acerca de la inscripción en el padrón electoral de residentes en el exterior y la forma de emisión del voto.

“Me acuerdo el día de las elecciones, muchos vinieron acá porque desconocían el mecanismo. Ellos creían que por tener el DUI ellos podían venir a votar aquí cuando llegaron. Entonces, nosotros fuimos al Tribunal Electoral, y les dijimos ‘miren aquí tenemos estas diez personas que quieren votar aquí y tienen DUI, emitido en el exterior’, pero ellos contestaron: según la ley ellos no pueden, se les impide elegir porque ellos eligieron recibir un sobre no ir a votar. Entonces, se quedaron sin votar. Son mecanismos que hay que revisar”, concluye Ríos.

Te recomendamos

Movistar Mujer muere el día de su boda, vestida de novia, cuando se dirigía al altar
Movistar “El amor de mi vida se fue… ¿para qué quiero vivir?”, La Chilindrina rompe el silencio tras la muerte de su esposo con desgarrador mensaje
Movistar Así luce en la actualidad “el niño diva”, el máximo admirador de Lady Gaga

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad