Hambre, enfermedad y lluvia angustia a familia en Intipucá

Debido a la cuarentena y a la falta de transporte público, esta familia tiene limitados sus ingresos. Un menor padece una enfermedad, pero tiene suspendido el tratamiento.

Por Insy Mendoza

May 21, 2020- 04:30

LA UNIÓN. Logran comer por la misericordia de Dios y la buena voluntad de las personas que pasan entregándoles víveres, con esas palabras describe don Alejandro Hernández, un hombre de 60 años, la forma de como logran sobrellevar los días de cuarentena.

Don Alejandro vive en una pequeña champa elaborada con piezas de láminas y varas a orillas de la carretera El Litoral, jurisdicción de Intipucá, en La Unión. Pero no se encuentra solo, con él vive su hija de 31 años y cuatro nietos.
La falta de alimentos que sufre la familia es por la suspensión del transporte de pasajeros, eso no le permite salir a las comunidades aledañas a trabajar en algunos oficios como la pequeña agricultura.

VEA TAMBIÉN: Programa Mundial de Alimentos en El Salvador dará dinero en efectivo a 3,000 familias

La emergencia que vive el país, agrava más la extrema pobreza, “ahorita no podemos salir a realizar algún trabajito, porque está prohibido que uno ande de un lugar a otro trabajando, aquí estamos pasándola por la gente que nos pasa dejando víveres”, expresa con entonación de consuelo.

Foto EDH / Insy Mendoza

Antes una hermana le había dado posada en una casita, siempre en la misma comunidad, pero debido a diferencias con los niños decidió irse y buscar un espacio a orillas de la carretera, donde tienen alrededor de una semana de haber construido su pequeño rancho con el apoyo de algunas láminas que le donó personal de la municipalidad.

Otras de las mayores preocupaciones para la familia es la llegada del invierno debido que algunas partes del rancho no están terminada, le hacen falta láminas, y temen que durante una tormenta en la noche se mojarán ellos y las pocas pertenecías que tienen.

A las limitantes de la vivienda, se suma la falta de los servicios de energía eléctrica y agua potable. El agua de momento logran solventarla, gracias a que una pipa que la alcaldía de Intipucá pasa a dejar el suministro algunos días en la semana.

LEA TAMBIÉN: Familias afectadas: “Podemos acatar las órdenes del Gobierno, pero nos gustaría tener comida porque está dentro de la salud”

Por si eso fuera poco Miriam Aragón, la hija de don Alejandro, madre de cuatro niños, tiene un menor de cinco años que adolece de un tumor y lo tiene en tratamiento en el hospital de Niños Benjamín Bloom, en San Salvador.

“Tiene un tumor en el cuerpo lo tengo en tratamiento, pero debido a la emergencia me suspendieron las dos citas que tenía una en marzo, y otra en éste mes de mayo; me dijeron que debo de esperar”, agregó Aragón.

De momento esta familia sobrevive gracias a la buena voluntad de algunas personas, que observan sus precarias condiciones y tienen a bien apoyarlos con provisiones.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad