La historia de Máximo y Bartola, los niños salvadoreños exhibidos como espectáculo en Europa por casi medio siglo

Los dos niños padecían de microcefalia, y fueron vendidos por su madre a cambio de unas onzas de oro.

Colecciones del Centro de Historia de Brideport.

Por N. Hernández

Jun 22, 2019- 15:58

Máximo y Bartola fueron exhibidos en toda Europa ante reyes, en espectáculos de rarezas y zoológicos humanos en el siglo XIX. Eran dos niños que padecía microcefalia, en aquella época su aspecto físico y discapacidad mental resultaba extraño a las personas, por ello eran considerados seres inferiores y primitivos. En los espectáculos donde eran exhibidos los presentaban como “Los niños Aztecas” o “Liliputienses aztecas”.

La madre vendió a los niños a Raimundo Selva, nicaragüense, quien pagó “con unas onzas de oro” por ellos, esto según la publicación del periódico Gaceta del 10 de noviembre de 1853.

Según la publicación de Historiek, la custodia de los niños fue cedida a  William J. Morris, un showman, quien prometió llevar a los dos hermanos a Estados Unidos para brindarles atención médica y formación académica a los dos hermanos. Sin embargo, la intención de él era exhibirlos en espectáculos por Estados Unidos y Europa.

El comerciante para captar más la atención de su público inventó que los pequeños fueron encontrados en un templo de una ciudad perdida de Centroamérica y por ello eran llamados “los niños Aztecas”. No obstante, los pequeños eran originario de una localidad llamada La Puerta, de Usulután.

Folleto del programa del Museo Americano de Barnum. Connecticut Digital Archive / Colecciones del Centro de Historia de Brideport.

“Los dos muchachos que andan exhibiéndose en Europa, no son ni Liliputienses, ni Aztecas, ni sacerdotes, ni naturales de Ixmaya, ni pertenecen a una raza aparte de hombres”, se aclaró en la publicación de la Gaceta.

“Su historia es esta: en el departamento de San Miguel, en un lugar llamado La Puerta cerca de la villa de Usulután, vive una mulata casada, madre de estos dos niños”, se agrega.

Se presume que la primera presentación de los hermanos fue a finales de los años 1840, el primer registro legal que se tiene de ellos es de 1950 cuando Máximo es descrito como de “aproximadamente diez años” y Bartola de “aproximadamente ocho años”.

“Máximo y Bartola han sido una sensación internacional desde 1849. Estaban rodeados de misterio. El hermano y la hermana habrían sido encontrados en una expedición arqueológica a la ciudad perdida de Iximaya, donde vagaban solos entre las ruinas del templo. En los Estados Unidos fueron mostrados como los ‘aztecas’, dos últimos representantes de una población que estaba virtualmente extinta”, reporta el sitio de Historiek.

Retrato de maximo, 1857 / Colección Rijksmuseum, Amsterdam.

Además, Morris difundió la idea de que las limitaciones físicas y mentales de Máximo y Bartola eran el resultado de matrimonios entre parientes.

Fue hasta 1957 que en Europa se dieron cuenta del origen de Máximo y Bartola porque el vicecónsul de El Salvador en Alemania mandó a los periódicos una carta donde informaba que la madre de los niños quería traerlos a San Salvador. No obstante, Máximo y Bartola no regresaron al país, sino que fueron comprados por el empresario de circo estadounidense Phineas Taylor Barnum. Expuso a los niños en su Museo Americano de Nueva York.

En 1867, como una estrategia publicitaria Morris decidió casar a los hermanos en Londres y años después de la supuesta boda siguieron siendo exhibidos con su vestimenta de boda.

Por casi medio siglo los hermanos fueron exhibidos en Europa y Estados Unidos, la última vez que se les vio fue en Londres en 1893. En la actualidad se desconoce el año y el lugar de la muerte.

Las exposiciones 

Máximo y Bartola eran exhibidos junto a dos hermanos originarios de Sudáfrica y la primera presentación fue el 13 de mayo de 1857 en el Edificio de Artes y Ciencias de Utrecht. Esta actividad fue anunciada a través de un cartel el 11 de mayo. En el anuncio se informaba que la exposición de los cuatro niños sería por tres días, pero el evento fue tan exitosa que terminó con una agenda de cuatro días.

Anuncio, Dagblad van Zuidholland y Gravenhage, 26 de junio de 1857. En primer plano, Flora y Martinus, detrás de ellos Máximo y Bartola. / Delfer

El siguiente destino fue Amsterdam, se programó una semana de exhibición, pero se extendió a un mes en jornadas de seis horas.

Según la base de anuncios encontrados en Delpher, las últimas exposiciones de los cuatro niños fueron entre el 6 al 9 de agosto de 1857 y tuvieron lugar en Holf van Holland en Dordrecht.

Fecha Lugar
13-19 de mayo Utrecht Edificio para las Artes y las Ciencias.
20 de mayo – 20 de junio Amsterdam Apollo, Hoogesluis
21 – 22 de junio Haarlem Gran Vauxhall
24 – 25 de junio Leiden Cuidado de verano
26 de junio – 11 de julio La haya Diligencia
13 – 14 de julio Delft Sala de gol
21 al 31 de julio Rotterdam Edificio Royal Dutch Yacht Club
1 al 3 de agosto Gouda Gran sociedad
Agosto Rotterdam Recinto ferial, Noordblaak
6-9 agosto Dordrecht Hof van Holland

 

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad