“La economía está bien mala, pero siempre se trabaja”

El payaso Ciriaco Flaco Junior habla sobre sus experiencias en el circo.

Foto/ Lissette Monterrosa

Por Susana Joma

Ago 02, 2017- 19:30

Cada tarde, Francisco Abraham Rivera Rodríguez, se convierte en el payaso Ciriaco Flaco Junior. Con su cara pintada, sus coloridos trajes, sus maromas y su humor blanco hace que más de un adulto y niño se mueran de risa y olvide cualquier pena.

Rivera Rodríguez, quien tiene 32 años, trabaja en el circo de su tío, el payaso Ciriaco Flaco. Esta es una de las carpas que para las fiestas de agosto se han instalado en el Estadio Cuscatlán justo en la entrada de Play Land Park, a mano derecha.

 

“Mi papá me enseñó a ser payaso. Yo desde los cinco años me empecé a pintar y luego me enseñaron las pulsadas o números artísticos, así como los velos que son los números que se hacen en las alturas, similar al trapecio”, rememora Rivera Rodríguez respecto a sus inicios al lado del payaso Cirilo Kilo, quien también tiene un circo.

Ciriaco Flaco Junior, tal como lo hizo su abuela la fundadora del Circo Atlas, pasa su vida viajando de pueblo en pueblo, así que todo el año lo pasan ocupados. Junto a él trabajan su esposa Yesenia Ruiz y algunos de sus hijos.

Vea la galería de fotos en el siguiente enlace

 

Francisco junto a su esposa Yesenia y tres de sus cuatro hijas.

Según explica, ensayan desde las 8:00 a.m. hasta las 11:00 a.m. para, luego en la tarde, dedicarse a las funciones. En su calidad de payaso hace acrobacias e interpreta diferentes personajes. Para estas fiestas trae como novedades a Elsa y Olaf, de la película Frozen; Goku, de la serie Dragon Ball. También el show de Criss Angel y el de Vicente Fernández, entre otros.

Vea acá más fotografías: La vida de un payaso que va de feria en feria

Este artista de la carpa sostiene que lo bonito de lo que hace es que en cada lugar hacen nuevos amistades; aunque reconoce que su vida tiene momentos complicados que sortear.
“Lo difícil de ser payaso es que a pesar de tener problemas como la pérdida de un familiar, estar enfermo o tener problemas económicos, se tiene que salir a la pista a dar el cien por ciento para hacer reír a la gente, porque el público no tiene la culpa”, asegura.

El payaso se muestra con mucho dinamismo y emotividad antes de salir al escenario.

A Ciriaco Flaco Junior los aplausos del público, y el hecho de que los adultos y niños lo busquen al final de cada presentación para tomarse fotografías, es algo que lo llena y, de cierta forma, compensa algunos infortunios que enfrentan en su trajinar por todo el país.

El año pasado un camión del circo se accidentó sobre la calle que de Sensuntepeque conduce a Chalatenango. En esa ocasión Yesenia fue la que se llevó la peor parte porque resultó con lesiones.

El cómico, a quien también le llaman el Rey del Humor Blanco, dice que tal como se está dando la situación en el país “la economía está bastante mala, pero Dios no desampara, siempre se trabaja” y se gana para la comida.

De allí que el payaso Ciriaco, quien sueña tener su propio circo, busque tener otras alternativas de ingreso: por ejemplo, amenizar fiestas infantiles, despedidas de soltera y bodas.

Hoy se enorgullece de que ya tiene seguidores a través de Facebook, tanto en la cuenta de Francisco Rivera Rodríguez, como en la de Circo Atlas Ciriaco Flaco.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Prófugo y corrupto, así retratan a Mauricio Funes en caricaturas
Noticias Pandilleros de la MS afirman que han transformado su vida y están arrepentidos de su pasado violento
Noticias La sala VIP de los García, un espacio relajante y de comodidad antes de volar