“La bella y la bestia”, la canción que el supuesto feminicida de Sofía le dedicó después de estrangularla

La víctima nunca comentó a su familia algún tipo de maltrato y en sus redes sociales parecían que todo estaba bien en su relación. Sin embargo, estos aspectos son comunes en casos de violencia intrafamiliar porque la mujer teme ser juzgada.

Jorge Luis Salazar Melara, de 23 años, principal sospechoso del asesinato de su compañera de vida apareció ahorcado el jueves por la tarde en comunidad Chanmico en volcán de San Salvador. FOTO EDH/Archivo.

Por Nancy Hernández

Jul 12, 2019- 17:07

Sofía Nicole Guzmán, de 23 años, fue presuntamente estrangulada por su pareja, Jorge Luis Salazar Melara de 23 años. El hecho ocurrió en la comunidad Chanmico, ubicada en la calle al Volcán, en San Salvador.

Sofía era madre de una niña de siete años y un pequeño de dos. Ella era la menor de cinco hermanos y la consentida de su familia.

El miércoles por la mañana encontraron su cadáver, ese día ella planeaba ir a comer con su hija, pues ella estaba cumpliendo años. Su ilusión más próxima era celebrarle los siete años a la pequeña, para ello había programado una fiesta en la casa de su familia.

 

En redes sociales circuló la imagen de la publicación que el sospechoso hizo sobre esta cancion.

 

En la celebración estaría su expareja y padre de los dos niños. Sofía tenía una buena relación con él y este era el principal detonante de los celos de Melara, según Karen Guzmán, hermana de Sofía.

Karen asegura que no frecuentaba mucho a su hermana y Sofía nunca le hizo saber a ella o a algún miembro de la familia que tenía problemas o era maltratada por Melara.

¿Amor en redes sociales? 

“Sé que me quieres mi vida, yo sé que no habrá más heridas. Mañana será un nuevo día y otra vez seremos felices de nuevo”, es una frase de la canción La bella y la Bestia que Melara publicó en su perfil de Facebook a las 6:25 de la mañana del miércoles, día en que fue encontrado el cadáver de Sofía.

Según la Fiscalía General de la República (FGR), la víctima murió asfixiada por estrangulamiento. La hora de muerte fue entre las 12:00 y 12:30 de la madrugada del miércoles, es decir que la última publicación que Melara dedicó a Sofía fue seis horas después de haber cometido el asesinato.

La canción trata de una relación tóxica en la que la mujer es víctima de violencia física, emocional y psicológica. La lírica habla del círculo de la violencia que puede vivir una mujer y el miedo que la agresividad del hombre le causa.

Melara publicó en su perfil de Facebook una frase de una canción dedicada a Sofía.

Para Ricardo Sosa, experto en criminología y seguridad, todas las mujeres que son violentadas pasan por este círculo de violencia que las hace sentirse inseguras y paralizadas de miedo, esto las hace fingir ante la sociedad una relación perfecta.

Estos rasgos se identifican en la relación que la víctima tenía, ya que aparentemente la pareja se llevaba bien y no tenían problemas. En los perfiles de Facebook de ambos se pueden ver fotografías de ellos dos, acompañadas con mensajes de amor, esto hacía que la familia pensara que todo estaba bien entre ambos.

“Para nosotros era todo amor, no sabemos si la maltrataba. Solo decía que era bien celoso y que no le gustaba que se llevara bien con el papá de los niños”, dijo la hermana.

Sosa explica que es normal que en una relación tóxica la mujer muestre ante su familia, amigos y el círculo social que tiene una buena relación para evitar ser juzgada.

“En nuestra sociedad machista donde el centro es el hombre, la mujer tiene que enfrentarse no solo al maltrato psicológico, físico y económico sino al estigma de su familia, amigos y la sociedad. Ella tiene que aparentar que todo marcha bien aunque este sufriendo. La mujer es víctima de este ciclo de la violencia y las críticas más duras proceden irónicamente de otras mujeres”, declaró Sosa.

La pareja tenía dos años de relación y se habían separado en dos ocasiones, hace tres meses habían vuelto a vivir juntos. Sofía decía a su familia que los alejamientos eran motivados por los celos de Melara y nunca denunció algún tipo de maltrato. Además, según Karen, su excuñado no aparentaba ser un hombre violento.

“Nosotros lo veíamos muy callado, se miraba tranquilo. Mi mamá siempre le decía que él no le gustaba para ella, quizás su sentido de madre le avisaba el tipo de persona que era. Nunca dio indicios de violencia, quizás la maltrataba, pero no físicamente“, reflexionó Karen.

Las mujeres que están dentro del círculo de violencia tienden a aparentar que tienen una buena relación por miedo a ser juzgadas.

Para Sosa, las características que describe la hermana de la víctima son propias de un “perfil de hombre violento o maltrador salvadoreño”.

Asegura que este tipo de maltrato ocurre con más frecuencia en las relaciones de noviazgo o parejas jóvenes, donde la mujer no se da cuenta de la manipulación y el control que el hombre ejerce sobre ella.

“Este es un hombre con grandes deficiencias en su interior, pero afectado por una cultura machista. Un hombre que establece normas y reglas machistas desde la adolescencia por que es lo que ha aprendido en la sociedad salvadoreña”, enfatizó.

La perdida de un madre

“Toto mató a mami”, repite el pequeño de dos años a su tía y abuela. Él vivía con Sofía y Melara y habría presenciado el asesinato de su madre. Ahora está en un tratamiento psicológico.

La niña no podrá tener la fiesta de cumpleaños que su madre estaba organizando para el próximo domingo, ayer se dio cuenta que “su madre estaba en el cielo y que siempre estará en su corazoncito”, pero no físicamente. Ella también requiere de tratamiento psicológico.

Sofía tenía la sospecha de estar embarazada, pero esto no fue confirmado por el médico forense que practicó la autopsia.

Ella no tenía un empleo formal, pero vendía comida junto a su suegra para poder alimentar a su hijo y ayudar con la educación de su hija.

“Ella siempre fue alegre, trabajadora, siempre andaba bien activa. Salía a vender y se llevaba al niño, andaba de arriba abajo”, dijo Karen.

La muerte de Sofía fue catalogada como feminicidio, pero el caso fue declarado cerrado porque el mismo día que ella fue enterrada, ayer jueves, Melara fue encontrado con un lazo en el cuello y colgado en un árbol.

Ahora, la familia de Sofía solo quiere dar a los niños todo el amor que no recibirán de su madre y espera que el tratamiento psicológico ayude a minimizar las secuelas que este hecho de violencia podría haber dejado en ellos.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones