INTERNACIONAL | Tragedia en San AntonioNOTICIAS | Muerte de PolicíasNOTICIAS | 20 años de El ChaparralNEGOCIOS | NIT / DUI DEPORTES | Apertura 2022

José María Tojeira en primera persona: “Es difícil creerle a personas que quieren construir una historia a su gusto con poca precisión…”

En el marco de la beatificación del jesuita Rutilio Grande y otros tres mártires y ante una serie de preguntas de El Diario de Hoy, el director del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana resume su pensamiento sobre la Masacre en la UCA, el deterioro de la justicia salvadoreña y el autoritarismo en el país.

Por Oscar Tenorio/ Paolo Lüers/ Mario González | Ene 30, 2022- 21:35

Sacerdote José María Tojeira. Foto EDH/ Archivo

El Diario de Hoy: ¿Conoció de cerca a Rutilio Grande? ¿Sabe la Compañía de Jesús quiénes asesinaron al padre Rutilio y sus compañeros?

El sacerdote jesuita Rutilio Grande fue asesinado el 12 de marzo de 1977 junto a dos laicos. Los tres fueron beatificados junto al fraile franciscano Cosme Spessotto Foto EDH / Archivo

No lo conocí personalmente. Hasta el momento que lo mataron ni siquiera lo había oído mencionar. Yo estaba en Honduras y los jesuitas de Honduras, por estar en la Costa Norte y cerca de Belice, dependían de los jesuitas de Estados Unidos y no de los de Centroamérica. Cuando hablé con los jesuitas de aquí me dijeron que los niños que sobrevivieron al atentado reconocieron entre los asesinos a un miembro de Orden que vivía en Aguilares y a un miembro de la Guardia Nacional de la zona.

Entiendo que el sistema judicial no funcionó entonces. No he visto que nos hayamos planteado en ningún momento hasta ahora la posibilidad de abrir un juicio al respecto.

“No nos hemos planteado hasta ahora la posibilidad de abrir un juicio (sobre el asesinato de Rutilio Grande y sus compañeros)”

EDH: Algunos analistas consideran que el verdadero objetivo del gobierno al reactivar el caso de la Masacre en la UCA es hundir al expresidente Cristiani…

El excoronel Guillermo Alfredo Benavides (centro) fue condenado en el juicio por la Masacre de la UCA, en septiembre de 1991. Otros militares fueron condenados por delitos conexos. Foto EDH/ Archivo

Yo estoy convencido de que fue una decisión militar. Y dado de donde provino la orden y el encubrimiento posterior, estoy convencido de que se puede catalogar como un crimen institucional de la Fuerza Armada. Se incluyó a Cristiani y a Larios en la acusación realizada el año 2000 (que es la que se ha reactivado en el año 2017, y ahora de nuevo) porque en aquel momento consideramos que era importante investigar la cadena de mando en el caso.

Sobre el tema del sobreseimiento en efecto dije que no tendría problema con ello, y añado ahora que eso no solo lo pienso respecto a Cristiani, sino respecto a cualquiera que se demostrara en el juicio que no había tenido parte en el crimen. Si el sistema judicial llegara a querer cargar toda la responsabilidad en el presidente Cristiani y se disculpara a la Fuerza Armada sería bastante escandaloso.

“Yo estoy convencido de que (la Masacre en la UCA) fue una decisión militar... Un crimen institucional de la Fuerza Armada”

TE PUEDE INTERESAR: José María Tojeira: “Yo sí creo que hay presos políticos en El Salvador”

EDH: ¿El intento del gobierno de deslegitimar los Acuerdos de Paz y poner el énfasis en las víctimas tiene relación con su urgencia de empujar el caso de la masacre en la UCA?

Padre Ignacio Ellacuría, asesinado junto a otros cinco jesuitas y sus dos colaboradoras en 1989, defendía la paz negociada y los derechos humanos. Foto EDH / Archivo

Con respecto al asesinato de Ellacuría y sus compañeros, mujeres incluidas, la orden era matarlo a él y no dejar testigos, como quedó demostrado en la investigación del juicio de los años 1990-1991. Las razones de porqué lo mataron son a mi juicio su insistencia sistemática en llegar a la paz negociada y su defensa de los DDHH.

Quienes lo mataron querían la victoria militar y castigar la defensa de los DDHH. Ellacuría buscaba con energía una paz fruto de acuerdos entre las partes, en incluso trató, junto con Mons.Rivera y el hoy cardenal Rosa Chávez, de movilizar una “tercera fuerza” social que presionara en favor de una paz con acuerdos entre las partes.

La deslegitimación actual del Gobierno respecto a los Acuerdos no tiene que ver nada con el tiempo de Ellacuría, ni creo que con los mismos Acuerdos, que son en realidad desconocidos por quienes los atacan. A mi juicio se trata simplemente de añadir más fuego a los ataques contra ARENA y el FMLN. Resulta bastante increíble que digan que están a favor de las víctimas quienes nunca se mojaron por ellas cuando estaban fuera del poder y cuando, además, se dedican a querer desprestigiar a quienes sí se arriesgaron en favor de las víctimas en el pasado.

“Resulta bastante increíble que digan que están a favor de las víctimas quienes nunca se mojaron por ellas cuando estaban fuera del poder”

EDH: con base en los principios de Justicia Transicional y Restaurativa, la Compañía de Jesús ha hablado de llegar a la verdad de los hechos, para poder perdonar y lograr una justa reparación en favor de las víctimas y sus familias

Masacre en la UCA, perpetrada el 16 de noviembre d 1989 por un batallón militar. Foto EDH / Archivo

Sin darnos cuenta, cuando en 1989 pedíamos “verdad, justicia y perdón”, estábamos avanzando hacia la justicia transicional, que amplió los mecanismos penales de la justicia, introduciendo aspectos importantes de reconocimiento de la verdad, reparación de las víctimas y mecanismos de reconciliación.

La petición de conmutación de la pena para el coronel Benavides el año 2017, la hicimos en el marco ya más específico de una situación en la que se suponía se redactaría una ley de justicia transicional. En efecto, la sentencia de inconstitucionalidad de la amnistía de 2016 recomendó la elaboración de una ley que involucrara con claridad los elementos de la justicia de transición: Verdad, justicia, reparación, garantías de no repetición y mecanismos de reconciliación. Nosotros queríamos ofrecer un mecanismo ya existente, el único “ocurso de gracia” que no había sido prohibido por la sentencia de inconstitucionalidad de la ley de amnistía, como un camino concreto y posible de reconciliación. Lamentablemente no se entendió así en su momento. Y posteriormente, estos pobres magistrados impuestos incluso confundieron la conmutación de la pena con el indulto.

El deterioro creciente del sistema judicial en los últimos meses hace más difícil hoy un proceso de justicia transicional. En el Ejecutivo y en el Legislativo abundan más las ideas de una justicia penal vindicativa que un verdadero esfuerzo por echar adelante la justicia transicional, de la que da la impresión que saben muy poco. Recientemente desde el Idhuca le enviamos un documento bastante amplio sobre Justicia Transicional a cada uno de los diputados de la Comisión que están tratando el tema y ni siquiera lo han dado por recibido.

TE PUEDE INTERESAR: Padre Tojeira: La UCA es atacada con mentiras porque “los gobiernos autoritarios no quieren ni moralismo ni mucho menos opiniones diversas”

El ambiente de confrontación y agresividad verbal contra sectores críticos, junto con la detención y amenazas de políticos de las etapas anteriores, algunos de los cuales son claramente presos políticos, dificulta enormemente tratar con seriedad el tema de la justicia transicional.

“El deterioro creciente del sistema judicial en los últimos meses hace más difícil hoy un proceso de justicia transicional”

EDH: Con lo que viene sucediendo desde el 1 de mayo, ¿Hacia dónde vamos? ¿A un régimen peor que los que tuvimos en el pasado?

Emblemática foto que muestra cómo el régimen de Bukele intenta bloquear protestas y silenciar toda voz disidente o crítica. Foto EDH / Archivo

¿Vamos hacia un régimen militarizado peor que los del pasado? Personalmente no lo creo. La conciencia de los Derechos Humanos es hoy mucho más fuerte, dentro y fuera de El Salvador. Y por otra parte, por más que se tenga un control casi absoluto de las instituciones, los gobiernos actuales no tienen ni la capacidad ni la cohesión interna suficiente como para mantener un tipo de represión que condujera de nuevo a una dictadura sangrienta o a una guerra civil.

La canonización de Mons. Romero y las recientes beatificaciones muestran una capacidad de reconocimiento de la verdad y una fuerza reparadora e incluso reconciliadora que el actual Gobierno no puede obviar. Al contrario, trata de sumarse a estas figuras diciendo que los miembros del actual régimen están en continuidad con ellas. Pero es algo difícil que la gente crea eso de personas que quieren construir una historia a su gusto con muy poca precisión y con escasa fidelidad a los valores de los mártires.

En la lucha contra la impunidad los mártires, y su reconocimiento, nos ayudan siempre a entender el valor y la fuerza de las víctimas. Mientras las víctimas reciben reconocimiento, los victimarios quedan cada día más hundidos en el estercolero de la historia.

“Por más que se tenga un control casi absoluto de las instituciones, los gobiernos actuales no tienen ni la capacidad ni la cohesión interna suficiente como para mantener un tipo de represión que condujera de nuevo a una dictadura sangrienta o a una guerra civil”

REGRESAR A PORTADA

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Autoritarismo Beatificación Rutilio Grande José María Tojeira Nayib Bukele Opinión Suscriptores Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad