Johnny Wright Sol: “Hemos puesto mucho esfuerzo en reclutar a las personas correctas”

El presidente del nuevo partido Nuestro Tiempo afirma que no se han planteado ser sustitutos de una vía política, de cara a comicios 2021.

Foto EDH / Jessica Orellana

Por Katlen Urquilla

Sep 24, 2019- 21:07

Johnny Wright Sol y Juan Valiente, ambos exdiputados areneros, reman ahora en un nuevo barco llamado Nuestro Tiempo, el cual quieren llevar a puerto seguro de cara a las elecciones de 2021.

En este año que tiene Wright Sol de haber zarpado de ARENA y de comenzar a armar la nueva embarcación ha tenido momentos de vientos en contra, pero está decidido a seguir mar adentro y con un equipo fuerte ir a pescar votos en los próximos comicios, pero sin “canibalizar” con otros partidos, dice.

Valiente, quien recientemente se embarcó en el proyecto como director de asuntos políticos, cuenta por qué se animó a tomar los remos y si competirá por un cargo público más adelante.

Esto es lo que responden Johnny Wright (en adelante JW) y Juan Valiente (en adelante JV) en entrevista con El Diario de Hoy.

¿Cómo está el trabajo en el territorio?
JW: Ya pasó más de un año desde que salimos de la Asamblea y en todo este tiempo ha sucedido mucho. En un momento no estábamos trabajando juntos con Juan pero siempre manteníamos una cercanía.

Hoy por hoy es un partido ya inscrito ante el Tribunal Supremo Electoral… Todo el proceso de formación del partido, de ir aterrizando la idea, sucedió paralelamente a una campaña presidencial y los resultados de esa campaña adelantaron un poco el escenario para Nuestro Tiempo.

¿Qué lo animó a incorporarse a Nuestro Tiempo?
JV: Cuando decidí ingresar a la política en 2014 una de las cosas que ofrecí a los ciudadanos es que asumieran el reto de involucrarse y ser parte de la solución y dejar de ser espectadores. Cuando renuncié en marzo de este año a ARENA me convencí de que lo que Johnny vio antes que yo es que no había futuro político. Allí comencé a tener acercamientos más serios con Nuestro Tiempo. Hubo un proceso natural de acercamiento… me empecé a identificar con el partido y a creer que ese podía ser el instrumento para que yo pudiera seguir colaborando con los ciudadanos.

¿Cómo se están preparando de cara a las elecciones de 2021?
JW: Siempre nos habíamos planteado como objetivo de corto plazo la participación en las elecciones de 2021. Había quienes inclusive hablaban en 2018 cuando estábamos iniciando que había pretensiones de competir en la presidencial, pero eso no era cierto; siempre nos habíamos anclado más adelante.

Todo este proceso de formación (del partido) ha sido de aprendizaje para nosotros; creo que subestimamos la dificultad que implicaba conformar un partido político, todos los ingredientes que tenían que estar ahí y que nuestro enfoque siempre ha sido no desviarse de hacer lo correcto y apegarse a la ley. Surge como una iniciativa limpia, genuina y con convicciones democráticas.

¿Cuáles son los retos ahora?
JW: Uno de los retos que tiene el sistema son los procesos democráticos dentro de los partidos políticos en donde hemos visto que los actores tradicionales han tenido mucha dificultad, que ha habido un aprendizaje pero que ha sido cuesta arriba, en algunas instancias altamente cuestionado y la democracia puede ser de fachada o genuina.

En estos momentos en los que estamos hemos puesto mucho énfasis en nuestros procesos… cómo vamos a proponer políticas públicas y cuáles son los ciudadanos que queremos que se involucren en nuestro proyecto.

¿Cuándo harían elecciones internas?
JW: En un principio dependía del calendario electoral y de la decisión del Tribunal de programar la fecha de elecciones. Hay unos plazos que de rigor establecerá el Tribunal para 2020 que es donde tenemos proyectado definir esos procesos. Previo a la elección hay que procurar tener a las mejores personas que vayan a correr en los diferentes cargos y ahorita esa estrategia está en desarrollo.

¿Con su incorporación podría haber algún interés de aspirar a un cargo público?
JV: El partido es un instrumento por medio del cual uno sirve a las personas. Mi esperanza es poder hacer de Nuestro Tiempo un partido que tenga la incidencia necesaria en el país para cambiar el servicio público. Esperamos nosotros estar listos para ofrecer a los ciudadanos a las mejores personas, las más honestas y más capaces al servicio público. Tenemos que alejarnos de la política clientelar.

Foto EDH / Jessica Orellana

¿Se ve en un cargo público más adelante?
JV: Me han dado el honor de ocupar la dirección de asuntos políticos. Agradezco a Johnny y a todo el equipo que me hayan abierto las puertas para contribuir a este proyecto y espero estar donde más se me necesite.

JW: Nuestros estatutos establecen que en caso de que alguien que ocupe un cargo de dirección quisiera correr para un cargo de elección popular ambos cargos no son compatibles; tendría que dejar uno para participar en el otro, porque creemos que el partido debe jugar un rol contralor de sus funcionarios públicos.

En mi caso, si optase por un cargo de elección popular, implicaría que tendría que renunciar a la presidencial del partido. De momento es prematuro tomar una decisión, pero al igual que Juan donde más me necesiten allí voy a estar.

¿Hay otros interesados en querer incorporarse a Nuestro Tiempo que vengan de otros partidos o que hayan estado en cargos públicos?
JV: Recientemente se ha comunicado la incorporación de Celina Palomo, como directora ejecutiva, y David Falkenstein, como director de financiamiento. He recibido algunas muestras de interés de varias personas y así estamos todos ahora que empezamos las actividades más públicas; esperamos que haya más gente que se vaya incorporando.

JW: También hemos identificado liderazgos no muy conocidos, que quizá hasta ahora no han tenido un perfil muy público o un rol de cargo público pero sí un liderazgo muy importante dentro de su comunidad o de su industria, de mujeres que consideramos parte de nuestro compromiso que entren a la política y a la función pública, y de otros liderazgos que quizá no sean conocidos pero son potenciales cuadros de Nuestro Tiempo que tendremos que ir apoyando. Hemos puesto mucho esfuerzo en reclutar a las personas correctas.

¿Dónde creen que estará el potencial para ir a pescar votos en la próxima elección?
JW: Si tomamos en cuenta la elección de febrero la mitad de las personas que pueden votar no votaron. Muchos creen que esto se trata de un esfuerzo de canibalizar en cancha ajena y eso ni es prioritario para nosotros ni creo que sea necesario para que Nuestro Tiempo empiece a agarrar tracción dentro de la política. No nos hemos planteado ser sustitutos de una vía política o de una ideología, sino que nos consideramos algo diferente.

¿Pero cómo se definen políticamente?
JW: Nuestra definición de estatuto y de fundación es: centro humanista, por tanto el primer componente es porque rechazamos los extremos políticos de derecha e izquierda, y el componente humanista quiere decir que ponemos al ser humano al centro de la toma de decisiones, de diálogo y discusión de las políticas públicas. El único dogma sea que todo lo discutimos y debatimos, no hay nada escrito en piedra.

JV: Hay un gran segmento de la población que está harta de la política o de los partidos tradicionales y que está buscando porque no ha tenido un partido con el cual se sienta representado, entonces nosotros esperamos ser una alternativa política para todos aquellos que han estado hartos de la política y para todos aquellos que han participado pero han votado por el menos peor. No queremos que voten por el menos peor si no por el más correcto.

¿Creen que la participación de este nuevo partido pueda dividir a la derecha, como algunos opinan?
JW: Nunca nos hemos planteado ser agentes de la división ni promoverla, ni creemos que sea sano en la democracia. Creemos en la diversidad y en la pluralidad que debe existir en un sistema democrático y que hay espacio suficiente para todos. No nos creemos dueños de la verdad absoluta. Creemos que nuestras propuestas, ideas y el proyecto va a tener propuestas en materia de políticas públicas diferentes a las que ya hemos visto en el pasado.

En el proceso cuando fuimos a buscar las firmas partimos de una realidad urbana… pero también fuimos a zonas rurales. Pero dada la penetración de redes sociales en las zonas urbanas allí es donde hemos podido ganar más reconocimiento en un menor plazo y el crecimiento a futuro también tendrá sus retos, porque la realidad en las zonas rurales es diferente, mucho más compleja.

Siendo realistas y viendo las limitaciones de este proyecto vemos que se empezó algo de cero, pero ya tenemos un avance importantísimo. Ya tenemos la formalidad de un partido político, con participación en la Junta de Vigilancia dentro del Tribunal Supremo Electoral…

¿Ustedes se plantean dejar atrás el bipartidismo en el país?
JW: Es un seudobipartidismo; creo que fracasó por sus propios méritos. Hay quienes abogan que el bipartidismo se conformará de una nueva manera y que surgirán dos nuevos partidos. Es un poco impredecible en este momento (decirlo) o que ese sea el planteamiento nuestro.

Creemos que no solo tenemos que involucrar a los ciudadanos, pero nos llena de satisfacción que muchos queriendo servir al país han querido participar de la política pero no veían en los partidos tradicionales una posibilidad, sino que veían el riesgo de manchar su reputación y veían barreras de entrada; ahora ven en nosotros una oportunidad de participar.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad