Política: Presupuesto 2022 Destitución jueces: Golpe al órgano judicial SALUD: Covid en El Salvador NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador

Rosa, una mujer ejemplo de fortaleza, pero que necesita de una mano amiga

La prótesi que tiene desde hace 17 años ya no le funcionan, todas las actividades de su casa las hace sentada, desde cocinar hasta rajar leña.

Por Nancy Hernández | Jul 19, 2021- 21:23

Rosalina es una mujer independiente que está acostumbrada ha realizar los trabajos del hogar por sí misma, por eso la falta de su prótesis le representa un reto. Video EDH.

Rosa Sánchez de Ayala no puede caminar, necesita de prótesis y muletas para movilizarse, pero los aparatos que usa en la actualidad no le funcionan, es por eso que todas las labores del hogar las hace sentada y así se moviliza por toda su casa.

Las prótesis y muletas que tiene se las regalaron hace 17 años, ya estaban usadas y ahora parecen haber concluido su vida útil.

“Necesito una prótesis, zapatos y muletas porque se me dificulta mucho arrastrarme para hacer las cosas. Las que tengo (prótesis) se les han acabado las correas, los seguros ya no sirven, están desgastados, se suben y ahí es cuando me caigo. Me los pongo por la necesidad cuando voy a la iglesia o salgo porque no puedo andar sentada. Tengo que andar caminando”, dice sentada sobre el lavadero y con un promontorio de ropa que está a punto de lavar.

PODRÍAS LEER: FOTOS: El largo recorrido de un exsoldado en silla de ruedas desde Soyapango hasta el Hospital Militar

Por fortuna, su pila está llena y eso le dificulta menos la lavada, a veces, cuando no le cae agua debe de ir hasta un río y dedicar más de ocho horas a la lavada.

Las correas y los seguros del aparato ya no funcionan. Foto Eduardo Alvarenga

Ella reside en Las Marías 2 de Nejapa, tiene 45 años y vive con su esposo, sus dos hijos, su padre y su suegro, ambos de la tercera edad. A pesar de la discapacidad física, es la única que se encarga de las labores del hogar.

“No tengo fuerza en una pierna y en la otra es poca. No puedo subir gradas porque no tengo fuerzas, si me agacho no me puedo levantar, es difícil para mí” cuenta.

Ella espera que haya una persona o institución que le pueda ayudar con los aparatos que necesita porque en la familia el único ingreso que tiene lo facilita su esposo y no es suficiente ni para la comida. Él se dedica a la siembra y riego de los cañales.

TE PUEDE INTERESAR: VIDEO: Mauricio quedó ciego hace 10 años, ahora pedaleó para exigir cumplimiento de sus derechos

Asegura que una silla de ruedas no le funciona porque sería demasiado difícil moverse por la casa para hacer los oficios diarios.

Rosa cuenta que cuando tenía dos años le dio una fiebre y después ya no se pudo sentar, a los diez años sus piernas se estaban encogiendo y fue intervenida en el Hospital Bloom.

Los zapatos que incluyen el aparato están despegados y en mal estado. Foto Eduardo Alvarenga

“Mi mamá dice que no volví a caminar, que después de esa fiebre quedé gateando y me arrastraba. El caminar ha sido bien difícil, con esfuerzo, mi mamá me compró un aparato usado y empecé a caminar. No fue fácil porque siempre me caía porque no tenía la fuerza ni el equilibrio porque nunca caminé de pequeña”.

Es probable que la parálisis de Rosa haya sido causada por poliomielitis, un virus que llega al cuerpo a través de agua o alimentos contaminados y con el contacto de una persona infectada.

Las personas que adquieren el virus sufren parálisis y a veces puede llegar a ser mortal.

Ella asegura que su discapacidad física no le impide cumplir con los oficios de la casa, pero sí se le dificultan más: “Ya me acostumbré a que la barrida la hago sentada, así rajo leña, lavo la ropa y cocino”.

RECOMENDAMOS: Wendy Caishpal: “No es un secreto que la población con discapacidad es un sector vulnerable y olvidado”

A pesar de las dificultades que día a día enfrenta, dice sentirse feliz de estar viva y al menos poder moverse sentada sobre el suelo de tierra de su casa.

Rosa, es el pilar de la familia, quien se encarga de dar ánimos a sus hijos, esposo y los dos ancianos que viven con ella. Asegura que día a día trata de mostrarles sus fortalezas porque considera que si ella con su discapacidad puede ser independiente, las otras personas también.

Si desea comunicarse con Rosa y ayudar de alguna forma, puede hacerlo a través del número de su esposo: +503 7222 2040

La Organización Mundial para la Salud estima que en El Salvador el 10% de la población tiene algún tipo de discapacidad, no se tienen datos actualizados sobre el número de personas con discapacidad.

En junio del año pasado se aprobó la  “Ley Especial de Inclusión para personas con Discapacidad” que según el exdiputado David Reyes, beneficiaría a cerca de  700,000 personas con algún tipo de discapacidad.

La prótesis fue donada hace 17 años, ahora ya no funcionan los seguros y esto provoca que Rosa se caiga cuando los usa. Foto Eduardo Alvarenga.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Comunidades Economía Agraria Economía Familiar Historias Humanas Nejapa Personas Con Discapacidad Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad