Familias de Moncagua huyen por violaciones a niñas y amenazas de pandilleros de la MS

Los municipios de Lolotique, Moncagua y Chapeltique han sido escenarios de violaciones a niñas y asesinatos de mujeres y hombres en los últimos meses, lo que ha generado éxodos masivos.

Fotos EDH/Óscar Iraheta

Por Iliana Ávila/ Óscar Iraheta

Jun 27, 2018- 08:29

Una estructura de una de las principales clicas de la Mara Salvatrucha que opera en San Miguel, se afincó desde hace tres años en los municipios de Moncagua, Lolotique y Chapeltique, generando una espiral de homicidios y violaciones de niñas que obligó a que muchas familias dejaran sus viviendas por las constantes amenazas de los pandilleros.

En esa triada territorial de la clica Saylor Locos Salvatruchos (SLS) tiene un dominio casi absoluto; es decir, que no hay pandillas rivales y, por consiguiente, el control territorial que ejercen es fuerte, tan fuerte que obligó al Gobierno del FMLN a implementar el Plan 10, que no es más que desplazar de manera permanente a dos o tres grupos de soldados y policías en los cantones con más incidencia delincuencial.

Fotos EDH/Óscar Iraheta

El grupo de mareros de la referida clica dirigido durante un tiempo por Luis Alberto Aguirre Castillo, alias Thunder, utilizó un corredor que abarca cantones como Valencia, Platanar, Tangolona, entre otros. Las fuentes policiales afirman que los sujetos mueven fusiles y droga en las zonas de las montañas y calles desoladas.

TE RECOMENDAMOS:

Las niñas abusadas por pandilleros fueron sacadas de sus casas

El Thuner, El Chiqui y El Callado son los pandilleros que abusaron sexualmente de muchas niñas en San Miguel. Dos de ellos se encuentran presos, mientras que otro más está prófugo, según la Policía.

Tras la espiral de la violencia en el lugar, el alcalde del municipio de Moncagua, Sergio Solórzano, denunció recientemente que entre 30 a 50 familias residentes en el cantón El Platanar, de Moncagua, abandonaron sus casas y pertenencias, debido a los indices delictivos que han azotado la zona en los últimos tres años.

“Entre el 2017 y 2018, unas 50 familias han migrado. En estos últimos dos meses ha sido más fuerte la migración a países centroamericanos pero en su mayoría a Estados Unidos. Esto es por el incremento de asesinatos que hemos tenido en este municipio”, declaró el edil.

Muchos de estos vecinos son residentes en los sectores conocidos como Puente Roto y La Pista.
“Algunas personas se han ido por temor a las pandillas, otros han sufrido perdidas de familiares y últimamente se ha visto una camioneta de lujo blanca merodeando el sector, que no se sabe si son buenos o malos”, comentó un habitante de la zona.

TE RECOMENDAMOS:

El infierno que viven las niñas esclavas sexuales de la pandilla MS en El Salvador

Fuentes policiales y civiles calculan que de las 180 niñas que entre el 2016 y 2017 se convirtieron en madres, seis o siete de cada 10 fueron embarazadas por pandilleros de la Saylor Locos Salvatruchos (SLS).

El último hecho de violencia que se perpetró en el sector de Moncagua fue el asesinato de una mujer que fue identificada como Elvira Cruz Iglesia, de 46 años. El ataque se cometió el lunes pasado. (Ver nota aparte).

Los habitantes de los municipios afectados por la operatividad de los pandilleros relatan que en pocas ocasiones observan unidades especializadas para patrullar el sector de Moncagua y Chapeltique; sin embargo es notable el descuido del puesto policial de ese municipio, que desde hace un par de meses está a cargo de un sargento, debido a que el oficial fue trasladado a la delegación de San Miguel. Además, el puesto carece de una patrulla asignada, usan una prestada.

El alcalde Solórzano dice que “no pierde las esperanzas de que su municipio reciba un refuerzo policial en todos los sentidos”.
“Me informaron, mediante una llamada telefónica, que asignaron siete elementos policiales más, y con la patrulla le han dicho a los agentes y fuerzas vivas que lo más pronto posible, al parecer, les van a signar una patrulla nueva”, dijo el edil de Moncagua.

El referido puesto policial tiene la patrulla prestada en buen estado para cumplir con sus tareas, luego de pasar al rededor de siete meses sin vehículo policial.
“Al parecer han ingresado 300 patrullas al país y esperamos que de esas le asignen una al puesto de Moncagua, eso ayudara a dar un mejor servicio a la población”, sostuvo el edil Solórzano.

El Diario de Hoy solicitó una entrevista con el jefe de la delegación de San Miguel, William Padilla, sobre las necesidades del puesto de Moncagua, pero no fue concedida.

Cementerio clandestino

A inicios de junio las autoridades policiales iniciaron una serie de excavaciones en diversos terrenos del sector conocido como la Montañita, en El Platanar, dónde encontraron cuatro cadáveres. Además, en el sector conocido como la Fragua, localizaron los cadáveres de dos mujeres.

TE RECOMENDAMOS:

Encapuchados antes de asesinarla: “Qué ojazos los que tenés, bicha”

Fue sacada de su casa donde dormía con sus padres y hermanos. A pocas cuadras la ejecutaron con un disparo en la frente.

En Lolotique, Moncagua y Chapeltique, la mayoría de los pobladores viven de la agricultura, la crianza de animales y comercio de ganado. Otras personas trabajan muchos la teja y productos de barro. También existe el comercio en pequeño en el casco urbano de cada lugar.

Desde 1962, en el corazón del cantón El Platanar, en Moncagua, se encuentra la fabrica de sacos de kenaf, yute y henequén, Agave s.a. de c.v., que genera cerca de 350 a 400 empleos que en su mayoría son residentes del lugar.

A pesar del ambiente de violencia que le rodea, la fábrica en los últimos tres años ha logrado aumentar su producción al igual que el número de empleados y las horas laborales, distribuidos en cuatro turnos para poder generar el empleo necesario para los residentes de la zona.

“Antes eran la época de la guerra, y hoy estamos ante otro evento que es el problema social, pero hemos logrado exponer la idea de que se esta generando empleo y generando un benéfico a la comunidad y de hacerle daño a la fabrica le harían un daño estrictamente a la comunidad”, comentó un empleado de la fábrica que lamentó el deceso de dos de sus compañeros de trabajo, que al parecer tenían familiares involucrados con las pandillas.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad