Familiares de soldados asesinados con lujo de barbarie en Vista al Lago reciben sus cadáveres tres años después

El 10 de octubre de 2016 pandilleros bajaron de un microbús a las víctimas, los obligaron a caminar por veredas en Changallo, después los asesinaron con un corvo y los enterraron en fosas.

Foto EDH Mauricio Castro

Por Óscar Iraheta

Sep 04, 2019- 09:57

Las familias de dos de los cuatro militares asesinados con lujo de barbarie el 10 de octubre de 2016, en la residencial Vista al Lago, en Ilopango, recibieron esta mañana los cadáveres de los soldados Saul Humberto Turbín Gómez, de 24 años y Nelson Omar Díaz López de 26, que fueron recuperados de un cementerio clandestino hace dos meses.

La entrega de los cuerpos se realizó en el Instituto de Medicina Legal y estuvo liderada por el Fiscal General, Raúl Melara y autoridades del mismo Instituto.

Los dolientes viajaron desde temprano de sus casas en el occidente del país. Los dos soldados estaban destacados en la Segunda Brigada de Infantería.

 

Madres, esposas, padres y hermanos llevaron los cadáveres de sus seres queridos en vehículos militares hasta las modestas viviendas.

Los restos de Leonidas Enrique Morales Morán, de 22 años y Wilfredo Pérez López aún no serán entregados a sus familiares porque se encuentran en Medicina Legal.

Los cuatro soldados viajaban hacia la Fuerza Aérea en un microbús de la ruta 29 y fueron raptados por un grupo de pandilleros en la residencial Vista al Lago, ya que los militares se equivocaron de ruta.

El pasado 28 de mayo, los acusados de la desaparición de soldados fueron enviados a prisión por el Juzgado Especializado de Instrucción A de San Salvador.

Las detenciones de los mareros se hicieron efectivas en el marco de un operativo que realizó la División Central de Investigaciones (DCI) en distintas colonias y comunidades de Ilopango. Según Fiscalía, todos los acusados pertenecen a la pandilla MS, específicamente a la clica Tecolotes Locos Salvatruchos.

Esta es la forma en que un grupo de pandilleros de la colonia Vista Al Lago asesinó a cuatro soldados que perdieron el rumbo en la zona.

Se equivocaron de ruta y encontraron la muerte 

Ese lunes 10 de octubre, en la buseta donde  iban los cuatro soldados, también se subieron varios pandilleros: Henry Alonso Romero Rosales, alias “Adicrimen o pulga”, Numan Ariel Rodríguez Villanueva, alias “Maligno” y José David Ortiz Rodríguez alias “Dawn o Macaco”.

En el trayecto, los pasajeros se fueron bajando de la unidad y desaparecían entre los muchos pasajes de la colonia, pero al llegar hasta la casa comunal de la residencial situada en la tercera etapa, sólo los cuatro hombres, no se bajaron de la unidad de transporte.

Los soldados, campesinos e hijos de familias muy pobres, se dirigían hacia las instalaciones del Comando de Fuerza Aérea Salvadoreña (FAS) donde desde el 25 de septiembre estaban integrando un curso en esa unidad militar.

“¿De dónde son ustedes?, no son de acá verdad, ¿porqué no se bajaron?”, los cuestionó “Adicrimen”.

En ese momento, uno de los soldados sacó una especie de corvo pequeño e intentó amedrentar a los pandilleros, pero inmediatamente el pandillero “El Maligno” se acercó por atrás con un arma en la mano. Otros dos mareros también sacaron sus armas.

El soldado bajó el corvo y en ese momento los mareros les exigieron que tiraran sus mochilas al suelo. Luego obligaron a los militares a bajar por el lado de atrás con las manos en el cuello y los introdujeron en la casa comunal que está abandonada.

En el lugar los delincuentes hincaron a los soldados con los pies cruzados y otros revisaban sus mochilas. Les robaron cadenas, relojes, sus billeteras, teléfonos, anillos y pulseras. En ese momento, uno de los militares expresó que “eran soldados y que andaban perdidos en el bus”.

Al lugar llegaron otros pandilleros, uno de ellos “El Black” expresó que “como barrio no podemos matarlos, porque está prohibido, ya que no hay pase del barrio para matar a soldados y policías”.

Sin embargo, otro que tenía poder de mando dentro de la MS, identificado como Miguel Antonio Díaz Saravia, alias “Cartoon”, ordenó que mataran a los soldados.

Luego los pandilleros llevaron a los soldados al sector del molino. En ese último lugar los introdujeron por veredas. Después de caminar y al llegar a una barranca conde pasan las aguas lluvias, se detuvieron y les quitaron las cintas de los zapatos, los amarraron de las manos y los golpearon mientras otros mareros llevaran piochas, palas y corvos.

Después de varios minutos, “El Maligno” mató con lujo de barbarie con un corvo a uno de los soldados. Así “El Dawn”, “El Goody”, “El Black” hicieron lo mismo con los otros tres soldados.

Luego cavaron tres fosas clandestinas donde enterraron a los militares y luego destruyeron sus celulares y los lanzaron al fondo de la barranca.

GALERÍA DE FOTOS:

Tres años después son entregados los cadáveres de soldados asesinados con lujo de barbarie en Vista Lago

Las familias de dos de los cuatro militares asesinados con lujo de barbarie el 10 de octubre de 2016, en la residencial Vista al Lago, en Ilopango, recibieron esta mañana los cadáveres de los soldados.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones