Fallece joven médico altruista en La Unión

Según familiares, la muerte del doctor Ricardo García Arbaiza no fue por COVID-19.

Por Insy Mendoza/ L. Alas

Jul 13, 2020- 06:46

Familiares y amistades dieron a conocer el domingo por la noche sobre el deceso del doctor Ricardo García Arbaiza, de 30 años, originario de Yucuaiquín, La Unión; quien se destacó por su labor altruista a favor de las familias de escasos recursos económicos.

De acuerdo con familiares, el médico murió en un hospital y su muerte fue por causas no relacionadas con el COVID-19.

García Arbaiza, trabajaba en su clínica particular en la localidad. Era el menor de seis hermanos, hijo de madre soltera agricultora quien le enseñó todo lo necesario para trabajar en el campo. Con mucho sacrificio económico logró graduarse hace un año como médico general.

El doctor junto a varios amigos fundó hace dos años el proyecto “Una consulta por un hermano”, que consiste en realizar campañas médicas con el apoyo de jóvenes de la comunidad y especialistas en diversas áreas de la Medicina que residen en San Salvador o San Miguel.

El Diario de Hoy dio a conocer su labor altruista en una publicación en la edición del domingo 19 de abril de este año.

El doctor Ricardo García Arbaiza se caracterizó por asistir a las personas de escasos recursos. Foto Cortesía

Tras el inicio de la emergencia nacional por el COVID-19, el médico se organizó y con el apoyo de residentes en el extranjero logró entregar mascarillas, alcohol gel, solución detergente quirúrgico, víveres, charlas de prevención del virus y consultas médicas a las comunidades del municipio.

A título personal, García Arbaiza ofrecía consultas gratuitas a las personas que no habían podido continuar sus tratamientos en el sistema regular debido a la crisis que se vive a nivel nacional por el COVID-19 y que no cuentan con los recursos necesarios para pagar una consulta privada.

TE PUEDE INTERESAR: Personal del Rosales lamentó la muerte de cuatro compañeros en un lapso de tres días

El joven reconocía que tenía limitantes en su área, ya que solo era médico general y para atender a algunos de sus pacientes con enfermedades crónicas tuvo que buscar el consejo de otros de sus colegas.

Las diferentes comunidades de Yucuaiquín, los grupos de jóvenes, y el puesto policial manifestaron que García Arbaiza siempre fue atento y estuvo pendiente de la salud de ellos, dándoles consultas y medicinas gratis.

De agricultor a médico

Aunque García Arbaiza manejaba muy bien las labores de agricultura que aprendió de su madre, él soñaba con algo más que la cuma y el campo.

“Cuando estudiaba bachillerato le dije a mi madre que quería estudiar Medicina y ella me dijo que no podía porque la carrera era cara, pero una tía me ofreció su ayuda, luego ella enfermo y murió, yo me puse a trabajar aun más duro y estudiaba en la Universidad Nacional pero faltaba mucho a clases por el trabajo, luego me fui a estudiar a la Universidad Masferrer para poder estudiar y trabajar de lo que fuera como bartender, cocinero, limpieza, vendí jugos… de todo”, expresó en abril pasado.

El joven médico no solo tuvo que luchar contra los problemas económico y los comentarios negativos de algunas personas. “Mucha gente me desinfló, (decían) que cómo una persona pobre iba a ser médico, incluida familia y compañeros de clases”.

Sin embargo, con mucho esfuerzo, sacrificio y el apoyo de algunos parientes, el joven logró graduarse como médico general.

“Para entrar al internado un tío me ayudó a comprar una moto, llegaba al hospital Saldaña con mi moto y ahí llevaba pizza y cruasán para vender, y con eso me sostenía económicamente, el año social lo hice en Uluazapa (San Miguel) y cuando llegaba a casa ya tenía algunos pacientes esperando”, contó en aquella ocasión.

Una promesa que lo motivó a impulsar un proyecto altruista

“Una Consulta por un Hermano” nació como el cumplimiento de una promesa que el doctor García Arbaiza realizara a su madre en un momento en que su salud se vio quebrantada, y el joven estudiante de Medicina había abandonado sus estudios por falta de recursos económicos.

“En cuarto año de universalidad me desinflé por todas las responsabilidades de la carrera, no me permitían trabajar, así deje de estudiar un año; ese año mi madre enfermó y me pidió que regresara a la universidad, me entregó un dinero que tenía ahorrado, pero me pidió algo a cambio, que si alguien viene a consulta y no tiene para pagar debía de hacerlo como que era para ella. En ese momento decidí estudiar como correspondía y trabajar”, señaló el médico a El Diario de Hoy en abril pasado.

El médico anhelaba que su proyecto no quedara a nivel local sino que creciera como una ONG para atender a diversas comunidades. “Tener la oportunidad de poner esto legal para que las personas nos ayuden nos aporten con los medicamentos, nosotros queremos ayudar, y hacer la diferencia”, relató en abril pasado.

LEA ADEMÁS: Paciente pide ayuda para comprar medicina porque no había en el hospital

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones