En El Salvador 2.6 millones tienen sobrepeso u obesidad

El Ministerio de Salud reportó 18,000 muertes por enfermedades originadas por estas condiciones.

En 2018, unas 18 mil personas fallecieron a causa de enfermedades crónicas no transmisibles como cáncer, diabetes, problemas cardiovasculares o deficiencia renal, propiciadas por la obesidad y el sobrepeso

Por Evelia Hernández

Mar 27, 2019- 22:48

En la actualidad 7 de cada 10 muertes en el mundo son causadas por Enfermedades No Transmisibles (ENT), principalmente los padecimientos cardiovasculares, respiratorios, cáncer y diabetes, la mayoría ocasionadas por malos hábitos alimenticios.

La ministra de Salud, Violeta Menjívar, indicó ayer que este tipo de enfermedades están apareciendo a una edad más temprana, además de manifestar preocupación por la población con obesidad y sobrepeso, debido a que estos son considerados como una patología que incrementa el riesgo de padecer enfermedades crónicas.

“La obesidad es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad, y si unimos en El Salvador a las personas que tienen sobrepeso y obesidad llegamos a 2.6 millones, que significan cerca del 40 % de las personas arriba de 20 años” que están en riesgo, dijo la funcionaria.

A nivel mundial, las ENT como diabetes, hipertensión arterial, enfermedad renal crónica, cáncer, enfermedades crónicas respiratorias, entre otras, cobran cada año la vida de 41 millones de personas.

“En nuestro país y en el mundo, una de las principales causas de carga de enfermedad y muerte son estas enfermedades no transmisibles”, expresó Menjívar.

Según María Argelia Dubón, directora Nacional de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud, el año pasado se registraron 18,000 muertes por enfermedades crónicas no transmisibles.

“Nosotros tenemos muertes en cinco patologías, las que causan mayor densidad de muertes son las enfermedades cardiovasculares, cáncer, insuficiencia renal crónica, diabetes mellitus y enfermedad respiratorio crónica”, enumeró Dubón. Dentro de los datos están contemplados las personas que fallecen en casa y en hospitales.

Para bajar las tasas de mortalidad se requiere de un trabajo multisectorial que dará resultados de un mediano a largo plazo, y mediante el cual se ha creado la Política Nacional para el Abordaje Integral de las Enfermedades No Transmisibles.

Esta política, lanzada ayer, tiene por objetivo tratar, dentro de la agenda nacional, la atención de las personas con enfermedades no transmisibles y los determinantes sociales que las acompañan.

Esto implica que las instituciones de gobierno están comprometidas a promover la adopción de modos y estilos de vida saludables e implementar mecanismos regulatorios en productos comestibles no saludables, medicamentos y agrotóxicos, explicaron los funcionarios del Ministerio de Salud.

Así, se crearán estrategias y acciones integrales e integradas dirigidas a fortalecer la promoción de la salud, prevención, detección, rehabilitación, cuidados paliativos, vigilancia y control de las ENT.

Desde el año 2018, el Minsal, en conjunto con el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología (Mineducyt), iniciaron con la normativa para regular la venta de comida en cafetines, incremento de actividad física en escuelas y una propuesta para reforma de la currícula para incidir desde la primera infancia hasta educación media, todo como parte de las estrategias encaminadas a la prevención de enfermedades crónicas no transmisibles.

Para Carlos Garzón, representante de la OMS/OPS, las enfermedades no transmisibles son un problema de salud muy grande para todo el mundo, debido a la alta demanda en salud, carga social y económica, especialmente en los gastos de tratamiento y la pérdida de productividad que deteriora el bienestar individual, familiar y comunitario, amenazando con obstaculizar el desarrollo social y económico.

Las enfermedades que serán priorizadas dentro de la política son el sobrepeso y la obesidad, padecimientos cardiovasculares, diabetes mellitus, enfermedades renales crónicas y el consumo de sustancias adictivas como tabaco y alcohol.

“El 30 % de esas muertes están ocurriendo en personas que no deberían de morir por esas enfermedades, es decir personas entre los 30 y 69 años. Son personas que están enfermando de manera precoz y son enfermedades que generan mucha discapacidad y altísimos costos de salud, que generan invalidez, hospitalizaciones prolongadas”, indicó Garzón.

Según la OPS, la tasa de mortalidad de enfermedades no transmisibles es de 450 personas por 100,000 habitantes cada año.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad