SELECTA: 100 años de una pasión INTERNACIONAL: Caos en Afganistán POLÍTICA: Reformas a la Constitución NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador

Jairo Brenes, el comunicador que tras perder su trabajo encontró una oportunidad como repartidor de comida

"Siempre pensé que no iba a pasar mucho tiempo esperando un empleo, para mí esto es una oportunidad temporal que me permite generar ingresos y ayudar a mi familia. Mientras soy repartidor sigo buscando trabajo dentro de mi profesión". Jairo asegura que lo más difícil ha sido dejar a un lado "el qué dirán".

Por Xiomara Alfaro | May 26, 2021- 21:00

En su tiempo libre Jairo se sigue especializando en el área de Marketíng Digital. Actualmente cursa algunos diplomados virtuales para enriquecer su perfil profesional. Foto Cortesía.

Jairo Funes Brenes es un especialista en comunicaciones y marketing digital que se ha desempeñado desde 2016 en varias agencias de publicidad, no obstante tras haber perdido su último empleo, luego de un recorte de personal, ha encontrado una oportunidad de generar ingresos como repartidor de comida y pedidos a domicilio.

Este joven de 25 años comenta que después de tocar puertas y enviar su hoja de vida a varias empresas se dio cuenta que quedarse esperando por mucho tiempo a que surgiera una nueva oportunidad dentro de su profesión no era una opción para él pues su madre, de 45 años, está sin trabajo y su hermano menor aún cursa la universidad.

VER: “Somos pupuseros y con mucho orgullo”. Familia salvadoreña migró a España y emprendió su negocio para subsistir

Jairo quedó desempleado en abril, luego en mayo, para el Día de las Madres, se dio cuenta que estaban necesitando repartidores en Simoon Dice Delivery, un emprendimiento local de entregas a domicilio que también nació durante la pandemia.

Jairo es licenciado en Comunicaciones y Técnico en Multimedia, graduado de la Universidad Don Bosco. Foto cortesía
Junto a sus compañeros de Simoon Dice en su primer día de trabajo como repartidor. Foto cortesía. Imagen de carácter ilustrativo y no comercial

Y sin pensarlo mucho, Jairo echó mano de su motocicleta para iniciar esta nueva “aventura”. Luego de varias semanas en este oficio señala que lo más difícil fue perderle el miedo a la opinión de la gente, “al que dirán”.

“Muchas veces la gente te dice ‘¿para eso estudiante tanto?’ o ‘¿sos un profesional, cómo vas a trabajar de eso?’, pero para mi es una oportunidad de ayudar a mi familia; en ese momento solo pensé que de lo que diga la gente no iba a comer, no se iban a pagar los recibos de la casa, no se iba a hacer el super”, comenta.

TAMBIÉN: Jorge Herrera, el joven de 23 años que dejó su empleo y ahora se gana la vida vendiendo sándwich en el Parque Infantil

Jairo es el primero de dos hermanos, desde que era muy pequeño su madre emigró a Italia donde trabajó durante 9 años, luego regresó a El Salvador; su buen dominio del italiano le ayudó para encontrar trabajo en un call center del que fue despedida en 2019, luego con la pandemia del Covid-19 le ha sido difícil volver a colocarse en el este medio por lo que también se especializa en otras áreas para tener otras oportunidades de trabajo.

Su hermano, de 21 años, tiene una beca en una universidad privada y actualmente cursa el tercer año de la carrera. “Eso nos ha ayudado para que él pueda seguir estudiando”, agrega este joven que hoy por hoy es el soporte económico en su casa, donde también viven sus abuelos.

Jairo se graduó en 2016 como licenciado en Comunicaciones con Cum Laude. Foto cortesía. Imagen de carácter ilustrativo y no comercial

En 2018, Jairo obtuvo su título como licenciado en Comunicaciones de la Universidad Don Bosco donde se graduó con Cum Laude,  y en 2016 también se recibió como Técnico Multimedia. Su crecimiento profesional lo ha llevado en los últimos cinco años a buscar siempre mejores oportunidades. Actualmente también lleva algunos cursos en línea enfocados al Marketing Digital.

“Trato de aprovechar el tiempo que tengo libre para seguir especializándome y ampliar mi perfil y así poder tener mejores oportunidades laborales. Por las noches, que es cuando no tengo nada que hacer tomo mis clases”, añade.

En 2017 este comunicador se desempeñó además como editor de videos en Maltés Film, y como Community Manager en Ninja Web, entre otros. Sus inicios en las comunicaciones fueron en canal 10, en el noticiero Panorama.

El ciclismo y altruismo dos pasiones que lleva en la sangre

Durante toda su vida Jairo ha sido una persona muy activa, su tiempo libre lo distribuye siempre entre sus estudios, su bicicleta, el gimnasio y un grupo de ayuda a los más necesitados que formó junto a dos de sus mejores amigos.

Junto a compañeros de Ciclistas Urbanos. Foto cortesía. Imagen de carácter ilustrativo y no comercial

Todos los días, antes de iniciar la jornada, va al gimnasio para mantenerse siempre en forma. También es integrante del grupo Ciclistas Urbanos con quienes sale a “pedalear” todos los jueves por la noche. Los domingos dice son dedicados a la natación.

El año pasado durante la cuarentena junto a Erick Portillo y Oscar Garay crearon el grupo “Animo” a través del cual llevan ayuda (víveres, medicinas, sillas de ruedas y otros artículos de primera necesidad) a familias que estuvieran pasando por situaciones difíciles. También visitan los orfanatos y los asilos de ancianos. “Por ahora por la pandemia hemos disminuido las actividades pues no nos permiten la entrada en los asilos, por ejemplo”, acotó.

Jairo también es el creador de la fanpage El Nuegado, la cual tiene más de 21,000 seguidores en Facebook, en la que aborda desde un enfoque cómico temas cotidianos del diario vivir así como del acontecer nacional y mundial.

“Me dedico al humor nada más, a veces hacemos gameplays. Hablo salvadoreño nivel avanzado”, se lee en el muro. También tiene su canal de Youtube con 1,720 suscriptores hasta el 26 de mayo.

“Cuando uno está en este tipo de trabajo empiezas a valorar mucho más este oficio”, relata al referirse a su actual ocupación como repartidor. Y agrega: “Empiezas a entender más el tema del tráfico, el querer llegar rápido para que al cliente no le llegue fría la comida o que el cliente no se enoje. El tema de las propinas también… ahora yo sé que esos $0.50 del vuelto le sirven al repartidor para la gasolina o para suplir otras cosas”, sentencia.

Y continúa: “muchas veces en este medio hay injusticias y ser más empáticos con quien te entrega el pedido puede significar algo positivo después de una jornada de trabajo”, concluye mientras relata algunas de las anécdotas que le ha tocado vivir como repartidor.

Te puede interesar: Los sacrificios y el esfuerzo de Ana Cecilia, la madre que llegó hasta la UES en su silla de ruedas para recibir el título de su hijo Leonel

“Creo que trabajo si hay, pero a veces no en el área que esperamos. Al inicio yo pensé ‘si en dos meses no encuentro trabajo de mi profesión ahí afuera hay restaurantes, hay cines, hay muchos lugares donde puedo buscar opciones'”, sentencia.

Jairo es de la idea que la mejor manera de triunfar es perder el miedo. “Muchas personas no se atreven a buscar ese trabajo temporal por el tema del qué dirán, pero creo que solo son burbujas en las que te encierras. Para mi fue una decisión que me llevó a pensar más que todo en mi familia, esa fue mi motivación principal”, concluye.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Comunidades El Salvador Empleo Y Desempleo Emprendedores Jóvenes Redes Sociales Salvadoreños Destacados Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad